ACNUR refuerza sus operaciones en el interior de Somalia

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR está reforzando su presencia en las regiones fronterizas de Somalia y en Mogadiscio, donde las evaluaciones de la situación de seguridad están mostrando que ésta ha mejorado levemente en algunas zonas. Un equipo de ACNUR emprendió ayer una misión a Liboi (Kenia) y a Dobley (Bajo Juba, Somalia), que es el principal punto de tránsito en la ruta hacia los campos de refugiados de Dadaab, con el fin de ultimar los preparativos para el establecimiento de una oficina y de las instalaciones de alojamiento en Dobley.

Una vez se obtenga la autorización de seguridad, las instalaciones se pondrán a disposición de otras agencias de la ONU y ONGs internacionales, tal y como ya se hace en la práctica en otras oficinas de terreno de ACNUR en otras zonas de Somalia. De esta forma se sigue la línea de los acuerdos alcanzados en la instalaciones en Dollow (en la región de Gedo) y en Mogadiscio, donde ACNUR también está proporcionando los locales. En este momento, tenemos personal nacional en Dollow y en Dobley, mientras que en la capital, Mogadiscio, contamos con personal local e internacional.

La misión a Dobley, localidad situada a unos 20 kilómetros de la frontera entre Somalia y Kenia, estuvo encabezada por el nuevo Coordinador de ACNUR de la Emergencia en Somalia para las regiones de Gedo y Juba. Nuestro equipo se reunió con las autoridades locales, quienes destacaron las necesidades prioritarias, concretamente comida, agua y atención sanitaria. También identificaron tres grupos que especialmente necesitan ayuda: los desplazados internos (IDPs por sus siglas en inglés) de las zonas del sur de Somalia (Mogadiscio, Kismaayo, Bay y Bakool), los granjeros desplazados de las zonas situadas en los alrededores de Dobley, y las familias vulnerables de entre los 3.500 hogares de Dobley.

Varias agencias humanitarias están ofreciendo asistencia en Dobley, mediante la distribución de comida caliente, raciones de comida deshidratada y vales de dinero, así como un apoyo médico limitado. Sin embargo, las necesidades siguen siendo enormes y es necesario aumentar la respuesta humanitaria. ACNUR dará asistencia en la coordinación de las acciones humanitarias durante las próximas semanas, mientras llega a la ciudad más personal de otras agencias de la ONU.

Las contrapartes de ACNUR en el seguimiento de movimientos de población en el interior de Somalia han informado de que hasta 65 familias recorren cada día el trayecto entre Dobley y Liboi en su camino hacia Dadaab. Muchos utilizan rutas alternativas, atravesando Diif y Degelema, en el lado somalí, y Dhadag Bulla, en Kenia. Un número significativo de desplazados internos en ambos lugares en el lado somalí de la frontera necesitan asistencia.

Nuestra misión mantuvo encuentros en Dobley con agencias y ONGs locales e internacionales, que confirmaron que durante las últimas semanas más de 1.200 personas estaban cruzando diariamente la frontera con Kenia. Los últimos que han llegado a Dobley, principalmente desde ciudades de las regiones de Medio y Bajo Juba, han expresado su deseo de regresar a sus lugares de origen, siempre y cuando puedan recibir alguna ayuda. Muchas familias locales están acogiendo a los recién llegados. En algunos casos incluso llegan a dar cobijo a seis o siete familias en un único hogar. Los limitados recursos de estas familias de acogida se están viendo sobrepasados, poniendo de relieve la necesidad de una respuesta humanitaria más rápida y masiva en las zonas fronterizas.

Mientras, decenas de somalíes recién llegados fueron vistos en la ciudad fronteriza de Liboi, en Kenia, donde aguardaban para ser trasladados a los campos de refugiados de Dadaab, situados a unos 80 kilómetros de distancia.