El número de refugiados sirios en países vecinos se triplica en tres meses

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

El número de refugiados sirios registrados o esperando ser registrados en Jordania, el Líbano, Turquía e Irak ya ha sobrepasado las 300.000 personas, el triple que hace tres meses. Las últimas cifras muestran que la población total de refugiados registrados en los cuatro países es de 311.500 sirios, frente a los 100.000 que había en junio.

El rápido y continuo incremento en el número de refugiados pone de manifiesto la urgencia del Plan de Respuesta Regional para Siria revisado la semana pasada en el cual se determina que son necesarios 487,9 millones de dólares para asistir a unos 710.000 refugiados sirios en los países vecinos hasta finales de año. La generosidad y hospitalidad mostrada por estos países, que tienen importantes dificultades a la hora de acoger a un número cada vez más elevado de refugiados, hace que sea indispensable un mayor apoyo por parte de la comunidad internacional. Muchos refugiados, y las comunidades que los acogen, están ya al límite de sus recursos.

El invierno agravará esta emergencia a medida que las temperaturas desciendan en la región, en menos de 10 semanas. La Agencia de la ONU para los Refugiados está trabajando contrarreloj. En Jordania, por ejemplo, donde miles de personas están viviendo en tiendas de campaña, el promedio de la temperatura mínima entre mediados de noviembre y mediados de marzo ronda los dos grados. ACNUR está desarrollando un plan de respuesta para hacer frente al invierno pero esto también requiere de apoyo y financiación.

JORDANIA:

103.488 sirios han sido registrados en Jordania o están a la espera, cuatro veces más que el pasado mes de junio. El nuevo plan de respuesta de emergencia estima que unos 250.000 refugiados sirios necesitarán asistencia en Jordania a finales de año. Alrededor del 65 % de estos refugiados están actualmente recibiendo asistencia en zonas urbanas en Jordania, mientras que el 35% restante se encuentra en el campo de refugiados de Za'atri y en otras instalaciones más pequeñas (el Parque del rey Abdullah y el complejo industrial Cyber City). Desde su apertura hace apenas dos meses, Za'atri ha recibido a más de 30.000 personas.

En muchos casos las personas que subsisten gracias a la economía local están teniendo cada vez más problemas medida que sus recursos son cada vez más limitados. La oficina de ACNUR en Jordania ha observado un notable aumento en el número de sirios que viven en zonas urbanas y que acuden a los servicios de asistencia de la Agencia en Irbid, Ramtha, Mafraq y Zarqa, la mayor parte preocupados por los posibles desahucios. La gran mayoría de los recién llegados son personas pobres que necesitan algún tipo de asistencia humanitaria. ACNUR y sus socios están ofreciendo una gran variedad de programas para asistir a los refugiados urbanos necesitados, incluyendo la asistencia mediante ayudas económicas en efectivo y la entrega de paquetes de artículos domésticos básicos que van desde utensilios de cocina hasta colchones pasando por artículos de higiene. Desde el mes de marzo, unos 55.000 sirios han recibido materiales de asistencia humanitaria, mientras que más de 2.600 familias pobres han sido beneficiarias de ayudas económicas.

LÍBANO:

El número de refugiados sirios registrados y a la espera de registro en el Líbano alcanza las 80.800 personas, mientras que el gobierno libanés estima que hay además decenas de miles de sirios que han entrado en el país este año y aún no han regresado a Siria. Registrados o no, todos ellos viven de la economía local, a menudo dependientes de parientes o de sus propios ahorros. Se prevé que cada vez más refugiados soliciten asistencia en los próximos meses, según se vayan agotando sus recursos y los de las familias que los acogen. Así pues, el Plan revisado de respuesta para Siria estima que la población de refugiados sirios registrados podría llegar a 120.000 personas a finales de 2012.

La dispersión de los refugiados sirios en diferentes zonas de Líbano está planteando un reto a la hora de ofrecerles asistencia, ubicados a menudo en zonas remotas. Aproximadamente el 56 % residen en el norte del país, un 41 % en el valle de Bekaa y un 3 % en Beirut y el sur. Muchas de las comunidades de acogida se encuentran entre las más deprimidas económicamente en el Líbano. Conforme se incrementa el número de refugiados y el invierno se aproxima, las necesidades van en aumento y las necesidades se agravan. ACNUR y las agencias socias han puesto en marcha un plan de respuesta para este invierno con el fin de proporcionar a las familias refugiadas más vulnerables combustible para calefacción, así como mantas, colchones y ropa de abrigo. Asimismo se están llevando a cabo reformas en viviendas con vistas a los meses más fríos.

TURQUÍA:

Basándose en las cifras proporcionadas por el gobierno turco, el número de refugiados sirios registrados y asistidos por el gobierno en los campos era de 93.576 a fecha de 1 de octubre. Asimismo, hay varios miles de refugiados sirios viviendo en las afueras de los 13 campos, por lo que está prevista la apertura de otros tres campamentos en el país. En el marco del plan revisado de respuesta regional, se calcula que Turquía podría acoger hasta 280.000 refugiados sirios a finales de año.

Además del flujo de la llegada de refugiados sirios, Turquía también ha registrado un incremento en el número de solicitantes de asilo en las ciudades durante los últimos 15 meses, muchos de ellos relacionados con la crisis en Siria. Los recién llegados son principalmente iraquíes, iraníes, afganos y de otras nacionalidades que han cruzado a Turquía en busca de protección.

IRAK:

33.704 sirios han sido registrados en Irak, entre ellos 4.263 llegados durante la semana pasada. Más de 28.000 son sirios de origen kurdo que han llegado a la región del Kurdistán (Dohuk, Erbil y Sulaimaniya). Más al sur, en Al-Qaem, en la gobernación de Anbar, más de 5.600 ciudadanos sirios han solicitado asilo desde que el gobierno de Bagdad abrió las fronteras del país a finales de julio.

Al principio muchos de los que huían hacia la región kurda de Irak eran refugiados sin cargas familiares, pero recientemente se ha detectado un incremento de familias entre los recién llegados.

El plan revisado de respuesta regional estima que hasta 60.000 sirios podrían necesitar protección y asistencia en Irak para finales de año.