El ACNUR alerta sobre graves deficiencias en el centro de procesamiento de Nauru

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

El ACNUR ha presentado esta mañana en Canberra el informe de una misión de observación en el centro regional de procesamiento de Nauru, en el Pacífico meridional. Nauru es la sede de un centro de procesamiento extraterritorial al que Australia envía los solicitantes de asilo. Si bien nuestra misión observó que se están realizando esfuerzos para mejorar las instalaciones, la situación actual del centro no satisface las normas internacionales de protección. Las condiciones de alojamiento son difíciles, se carece de un marco legal plenamente funcional y la capacidad de evaluar las solicitudes de los refugiados resulta inadecuada.

El equipo del ACNUR visitó Nauru durante 3 días, del 3 al 5 de diciembre. Se reunió con diversos funcionarios del país para discutir sobre las obligaciones de Nauru en virtud de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951. También visitó el centro regional de procesamiento para examinar las condiciones de recepción, y se entrevistó con solicitantes de asilo, proveedores de servicios y funcionarios del Departamento de Inmigración y Ciudadanía de Australia (DIAC).

Estos encuentros desvelaron una falta de claridad en lo referente a las funciones y las responsabilidades legales y operacionales de los dos Estados Partes involucrados en los acuerdos de traslados. A pesar del compromiso y del trabajo notorio de ambas partes, así como de la creación por parte del Gobierno de Nauru de un marco legal para procesar las solicitudes de asilo, aún queda una gran cantidad de trabajo importante si se pretende crear un sistema funcional para determinar de la condición de refugiado. La actual falta de acuerdos claros y efectivos para procesar a las solicitudes de asilo puede resultar incompatible con el propósito de los traslados, especialmente a la hora de abordar la tramitación de refugiados de una forma justa, humana, rápida y oportuna.

Nuestro equipo describió las condiciones del centro de detención, cerrado y abarrotado, como difíciles, con pocos cobijos naturales donde resguardarse del calor durante el día. Además, estas condiciones se veían agravadas por una cantidad significativa de ruido y de polvo proveniente de la construcción de la nueva instalación permanente. El equipo también encontró un grupo de solicitantes de asilo trasladados que padecían traumas previos. Algunos de ellos habían sobrevivido a torturas. Ante esto, cabe preguntarse si la capacidad de los proveedores de servicios de salud en Nauru puede satisfacer adecuadamente este tipo de necesidades específicas. Asimismo, también surgen dudas sobre la eficacia de las evaluaciones previas que realizan las autoridades australianas antes de la selección y el traslado.

El ACNUR teme que la incertidumbre actual con respecto a las responsabilidades en diferentes aspectos de la tramitación, así como las demoras en el comienzo de dicho proceso, pueden llegar a tener, con el paso del tiempo, un impacto negativo en la salud mental y física de los solicitantes de asilo que son trasladados de Australia a Nauru. Si no se toman medidas pronto para solventar esta situación, es probable que el impacto sea aún mayor a causa de las condiciones de recepción insatisfactorias de los lugares de detención en el centro de procesamiento de Nauru.

Las recomendaciones principales del informe del ACNUR plantean la necesidad de aportar más información y más claridad a los solicitantes de asilo en lo referente a su situación, y un mejor asesoramiento sobre los procedimientos y los plazos de los diversos trámites, con arreglo a las normas internacionales. Además, los solicitantes de asilo deberían gozar de unas condiciones de alojamiento adecuadas. Con carácter de urgencia, deberían completarse el marco legal, las normas y los procedimientos para el procesamiento de los solicitantes de asilo trasladados a Nauru. Nuestro informe también solicita una revisión de las evaluaciones previas al traslado realizadas en Australia, con el fin de asegurar que éstas contemplan las vulnerabilidades de las personas que pueden haber padecido torturas o traumas.

El ACNUR no es signatario del acuerdo bilateral entre Australia y Nauru en relación con el procesamiento de los solicitantes de asilo. Siempre hemos defendido un acuerdo que permita que los solicitantes de asilo que lleguen a territorio australiano en embarcaciones sean procesados en Australia. Esto se ajustaría a las prácticas generales.

No obstante, el ACNUR continúa ejerciendo su función de observación y asesoramiento en virtud de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y mantiene su compromiso de apoyar a Nauru en el fortalecimiento de su capacidad para proteger a los solicitantes de asilo y a los refugiados.

El primer traslado de solicitantes de asilo desde Australia hasta Nauru tuvo lugar a mediados de septiembre. Hasta el momento, se ha trasladado a más de 400 personas. Entre enero y octubre de este año, 12.279 personas solicitaron asilo en Australia.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Mariana La Greca por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.