Reunión ministerial revisa los avances en la solución de la situación de los refugiados ruandeses

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Los países africanos que acogen gran número de refugiados ruandeses y la propia Ruanda han reiterado su compromiso para resolver la situación de larga data de los refugiados ruandeses, de acuerdo con la Estrategia Global que fue anunciada por el ACNUR en octubre de 2009.

En una reunión ministerial en Pretoria, delegaciones de Burundi, la República Democrática del Congo, Kenia, Malawi, Mozambique, la República del Congo, Ruanda, Sudáfrica, Uganda, Zambia y Zimbabwe revisaron el progreso en la promoción de la repatriación voluntaria y la reintegración de los refugiados ruandeses. En la discusión se incluyó la posibilidad de integración local o un estatus legal alternativo en el país de asilo, los componentes clave de la Estrategia Global.

La Estrategia también estipula el cese del estatus de refugiado para los refugiados ruandeses que permanecen en el exilo, y que huyeron de su país antes del 31 de diciembre de 1998.

La reunión fue copresidida por el director de la oficina del ACNUR para África, George Okoth-Obbo y Volker Türk, el director de la división de protección internacional de la agencia para los refugiados.

La primera reunión ministerial sobre la Estrategia, el 9 de diciembre de 2011 en Ginebra, había acordado una recomendación a los Estados para que consideraran la entrada en vigor de las llamadas cláusulas de cesación del estatus del refugiado para el 30 de junio de 2013. Las cláusulas de cesación están integradas en la Convención sobre Refugiados de 1951 y la Convención sobre Refugiados de 1969 de la Organización de la Unidad Africana. Ambas estipulan que el estatus de refugiado termina una vez que en el país de origen han tenido lugar cambios fundamentales y permanentes y que las circunstancias que motivaron la huída ya no existen.

El genocidio de Ruanda de 1994 y sus secuelas y choques armados en el noroeste de Ruanda en 1997 y 1998 – la última vez que el país sufrió una violencia generalizada – produjeron más de 3,5 millones de refugiados ruandeses.

La mayoría han retornado desde entonces a Ruanda, incluyendo recientemente 12.000 personas, en su mayor parte desde la República Democrática del Congo. Se estima que 100.000 refugiados ruandeses permanecen en el exilio.

Destacando los distintos progresos y los desafíos que aun existen, los gobiernos en la reunión confirmaron unánimemente su compromiso para resolver esta situación de refugiados de larga data, sobre todo incrementando esfuerzos para promover la repatriación que hasta ahora han sido muy limitados. También acordaron buscar oportunidades de integración local viables, incluyendo facilitar que los refugiados logren un estatus alternativo en sus países de asilo, inclusive la ciudadanía a través de la nacionalización.

Con la cesación del estatus de refugiado – el tema que atrajo más debate – se hizo evidente durante la reunión que no todos los Estados estaban preparados para invocar una aplicación general de las cláusulas de cesación para el 30 de junio de 2013 en consonancia con la recomendación de la estrategia.

Algunos Estados han estado implementado medidas para la aplicación de las cláusulas de cesación a finales de junio o indicaron que están en condiciones de hacerlo, y que seguirán trabajando para lograr ese objetivo suponiendo que se cumplan las condiciones necesarias.

Otros subrayaron que por distintos motivos legales, de acceso, logísticos, prácticos u otros, no están en condiciones de aplicar las cláusulas de cesación a finales de junio o que, en cualquier caso, no lo harán.

Otros especificaron que por el momento se concentrarán en llevar adelante otros componentes de la estrategia, como la repatriación voluntaria y la integración local.

Ya sea en los casos en que uno o más estados avancen en la invocación de las cláusulas de cese o sigan considerando la aplicación de las mismas, es claro que esto se hará en base a "caso por caso" o por enfoque "diferenciado".

Todos los Estados confirmaron que antes y después de ese momento, seguirán trabajando para ayudar a los que quieren repatriarse. Los que opten por repatriarse pero puedan permanecer legalmente en sus actuales países de asilo mediante un estatus legal alternativo, incluyendo la naturalización, también se verán favorecidos.

La delegación de Ruanda destacó una serie de medidas que ha adoptado y seguirá llevando a cabo para apoyar las respectivas soluciones. Estas incluyen la emisión de pasaportes nacionales para los ruandeses que opten por permanecer en sus países de acogida actuales.

Durante los últimos cinco años el ACNUR ha estado trabajando para resolver situaciones prolongadas de refugiados en África. La cesación del estatus de refugiado para los refugiados de Sierra Leona tuvo lugar en 2008 y para los refugiados de Angola y Liberia el 30 de junio del año pasado.

Gracias al voluntaria de UNV Online José Carlos López por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.