Acuerdo de los ministros de Asia y el Pacífico para instaurar el registro civil universal en 2024

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados encomió la adopción en el día de hoy, por el Gobierno tailandés, de una declaración ministerial de los países de la región de Asia y el Pacífico en la que se proclama el compromiso conjunto de instaurar el registro civil universal en 2024, incluidos los refugiados, los solicitantes de asilo y las personas apátridas.

La adopción de la declaración se produjo el último día de la Conferencia Ministerial sobre Registro Civil y Censo en Asia y el Pacífico, que ha tenido lugar durante una semana en Bangkok. La Conferencia fue organizada por la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP), el ACNUR y otros asociados para el desarrollo. Ministros y altos funcionarios de 44 países refrendaron también un Marco de Acción Regional con objetivos y metas con plazos concretos, destinado a mejorar los sistemas nacionales de registro y documentación de nacimientos, defunciones y otros actos y hechos de estado civil y para aumentar la cobertura del registro civil en un plazo de 10 años.

Entre otras cosas, en la declaración se reconoce la necesidad de reducir las barreras al registro civil a las que se enfrentan las poblaciones marginadas y los grupos de población con los que es difícil entrar en contacto, incluidos los refugiados, los solicitantes de asilo y las personas apátridas.

"Es la primera vez que los Estados de la región han alcanzado un consenso sobre la inclusión de las personas de la competencia del ACNUR en los sistemas de registro civil y censo", dice James Lynch, representante regional del ACNUR. "Sabemos que el registro de los nacimientos puede contribuir a prevenir la apatridia y esperamos que el registro civil y el censo permitan incluir a las personas desplazadas y apátridas en los procesos de elaboración y planificación de las políticas en el marco de la agenda para el desarrollo después de 2015".

Según las estimaciones, en la región hay 135 millones de niños menores de 5 años no registrados al nacer, mientras tampoco se han registrado otros millones de actos y hechos de estado civil importantes. "El registro de nacimientos de niños apátridas y refugiados les garantizará una personalidad jurídica y aumentará su protección y facilitará las soluciones duraderas", dice Nicholas Oakeshott, oficial de protección del ACNUR.

Además de un importante instrumento de protección, el registro de nacimientos es un elemento del Plan de Acción Mundial del ACNUR para poner fin a la apatridia. Las actas del registro civil generadas a partir de los datos del registro también permitirán incluir a las personas desplazadas y apátridas en los procesos de elaboración y planificación de las políticas en el marco de la agenda para el desarrollo después de 2015.

Esta medida reviste una especial importancia en una región en la que solo unos pocos Estados son parte en la Convención sobre los Refugiados de 1951 o en las convenciones sobre la apatridia de 1954 y 1961.

El Marco de Acción Regional subraya los objetivos de los gobiernos, entre los que cabe señalar una serie de planes para llevar a cabo evaluaciones que servirán de referencia para conocer las disparidades de cobertura registradas actualmente y que formarán parte de las evaluaciones amplias de sus sistemas de registro civil. El ACNUR está dispuesto a prestar la asistencia técnica necesaria para realizar dichas evaluaciones y poner en prácticas los planes mencionados.

Además de su experiencia de trabajo con poblaciones que viven en situaciones de desplazamiento prolongado, el personal del ACNUR tiene experiencia en materia de registro civil en el contexto de situaciones de emergencia. En Filipinas, tras el Tifón Haiyan ocurrido el pasado año, el ACNUR colaboró con las autoridades y la sociedad civil en un proyecto de registro civil móvil y gratuito cuyo objetivo era reconstruir las actas del registro civil que se habían extraviado y facilitar documentación legal. Se expidieron más de 120.000 documentos a la población afectada, incluidos certificados de nacimiento, matrimonio y defunción.

Gracias a la Voluntaria en Línea Luisa Merchán por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.