Preocupación del ACNUR por el retorno forzoso de refugiados y solicitantes de asilo desde Sudán

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR está muy preocupado por los recientes retornos forzosos (o refoulement) de eritreos y otros solicitantes de asilo y refugiados desde Sudán. El pasado lunes 30 de junio, en el este de Sudán, 74 eritreos fueron devueltos a su país a través del paso fronterizo de Laffa según información recibida de las autoridades de inmigración.

Los solicitantes de asilo habían sido condenados, según las leyes de inmigración nacionales, por haber entrado ilegalmente en Sudán y no se les dio acceso al procedimiento de asilo para que sus solicitudes pudieran ser evaluadas por las autoridades competentes.

Estas deportaciones de solicitantes de asilo se consideran refoulement y constituyen una grave violación de la Convención de Refugiados de 1951, así como de la ley de asilo sudanesa de 2014.

La Agencia de la ONU para los Refugiados recuerda al Gobierno de Sudán sus obligaciones bajo la ley internacional y sudanesa y pide urgentemente a las autoridades del país que den a todos los solicitantes de asilo acceso inmediato al procedimiento, así como protección frente a devoluciones.

Hay más de 160.000 refugiados y solicitantes de asilo en Sudán, principalmente procedentes de Etiopía, Eritrea, la República Democrática del Congo, Chad y Sudán del Sur.