Fuego en Sitio de Recepción en la isla griega Lesbos

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

El lunes por la tarde, se produjo un incendio en el centro de recepción Moria en la isla griega de Lesbos, seguido por enfrentamientos entre residentes. Un gran número de refugiados y migrantes fueron forzados a dejar el lugar que es operado por el gobierno. Unas 4.400 personas fueron acomodadas en las instalaciones a tiempo. Alrededor de 95 niños y niñas no acompañados fueron transferidos al cercano campamento Pikpa. Basados en reportes iniciales, el fuego no ocasionó pérdidas pero al menos 30 personas han sido reportadas con heridas y han sido llevadas a un hospital. Más de 50 unidades de alojamiento del ACNUR, que acomodaban a 800 personas, fueron completamente destruidas. Hubo otros daños materiales en el sitio, incluyendo la destrucción de tiendas de campaña.

ACNUR está presente en Moria y en los otros centros de recepción de las islas griegas. Tenemos un equipo evaluando el daño y pondremos tiendas de campaña familiares como una medida de alojamiento de emergencia para aquellos afectados por el incendio. Organizaciones no gubernamentales proveerán carpas, colchones, cobijas y agua.

Mientras la causa del incendio aún no ha sido determinada, el incidente confirma la situación crítica de seguridad en Moria y otros centros de recepción. El ACNUR ha hecho llamados en repetidas ocasiones a las autoridades para el refuerzo de la seguridad y de la ley para aumentar la seguridad en la protección de refugiados, migrantes, trabajadores humanitarios y servidores públicos que trabajan en estos sitios. El aumento de la seguridad también ayudaría a reducir el miedo a la inseguridad de la población griega de los alrededores.

Las precarias condiciones de vida, combinadas con un sentimiento prevaleciente de incertidumbre, con frecuencia aumentan la desesperanza y la frustración entre los solicitantes de asilo en Grecia. En islas como Lesbos, las capacidades para albergar refugiados y migrantes están desbordadas. Lesbos aloja a más de 5.300 personas y tiene capacidad para solo 3.500. Para reducir tensiones y aglomeraciones, el ACNUR está trabajando con las autoridades y solicita el urgente traslado de los niños, niñas y adolescentes no acompañados o separados, uno de los grupos más vulnerables, al continente, periodos más cortos para las solicitudes de asilo, particularmente en las islas, registros más rápidos y procesamiento de casos para todas las nacionalidades, y pronto retorno para aquellos que no están en necesidad de protección internacional.

El ACNUR continuará apoyando a las autoridades para encontrar soluciones al hacinamiento. El personal del ACNUR ayuda a identificar, informar y transferir a solicitantes de asilo en ferry y autobús al continente. En el caso de niños y niñas no acompañados, estamos ayudando a encontrar alojamiento apropiado para que puedan ser trasladados al continente.