Senegal: Cerca de 45.000 personas huyen por la incertidumbre en Gambia

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Mujeres y niños gambianos después de cruzar la frontera hacia Senegal.  © Cortesía de William Diatta/WFP

Hasta Senegal han llegado gambianos, senegaleses (personas con doble nacionalidad), ghaneses, liberianos, libaneses, guineanos y mauritanos, entre otros extranjeros. Adicionalmente, al menos 800 personas han cruzado a Guinea Bissau.

Las llegadas se han producido en las regiones senegalesas de Fatick, Kaolack y Kafrinee -- al norte de Gambia -- y en las próximas a la frontera sur con Gambia de Ziguinchor, Sedhiou y Kolda. Los próximos días serán críticos y es posible que más gente abandone el país si la situación actual no se resuelve de manera pacífica.

Más del 75% de las llegadas corresponden a menores, acompañados sobre todo por mujeres. Se están quedando con parientes, familias de acogida o en hoteles. Algunas familias están acogiendo a entre 40 y 50 personas y necesitarán apoyo dado que podrían quedarse pronto sin recursos.

Las autoridades de Senegal cuentan con planes de distribución de comida y artículos de primera necesidad para 100.000 personas. La comida incluye arroz, aceite y azúcar, y, entre los productos no alimentarios a distribuir, hay colchones, esterillas, mantas, sábanas y jabón. La región de Ziguinchor recibió ayer cuarenta toneladas de comida, cuya distribución a los recién llegados y a las familias de acogida debería empezar en los próximos días.

ACNUR, junto a otros actores humanitarios, está preparado para apoyar a las autoridades y aportar su experiencia en la gestión de poblaciones desplazadas. La Agencia de la ONU para los Refugiados, también se ha puesto a disposición para proporcionar ayuda a las autoridades de cara a establecer un sistema de registro ordenado, así como para formar al personal fronterizo en materia de derechos de refugiados y principios de protección internacional.

ACNUR ha desplegado equipos especializados para analizar la situación en las áreas clave de la frontera entre Senegal y Gambia, que trabajan codo a codo con las autoridades para determinar las necesidades de las personas que llegan. En Dakar, ACNUR está en contacto permanente con el Ministerio del Interior, encargado de coordinar la respuesta humanitaria, y continúa con los preparativos de contingencia en colaboración con otras agencias de Naciones Unidas, ONGs nacionales e internacionales, así como con socios y contrapartes gubernamentales.

Gambia, por su parte, alberga a cerca de 8.000 refugiados, la mayoría senegaleses, que se encuentran preocupados y ansiosos ante los sucesos políticos que están teniendo lugar en el país.