Última hora: más de 20.000 refugiados congoleños en Angola

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Mujeres y niños de RDC llegan al punto fronterizo en Chissanda, Lunda Norte, Angola, después de huir de los ataques de los grupos armados en Kasai, República Democrática del Congo. Trabajadores del ACNUR esperaban para registrarles y organizar el transporte a los campamentos o asentamientos de refugiados.  © ACNUR/Pumla Rulashe

Unos 20.563 refugiados han llegado a Angola desde principios de abril huyendo de la inseguridad y la violencia en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo. Asimismo, se sigue registrando un flujo constante de refugiados a Dundo, en la provincia de Lunda Norte. Tan sólo en los últimos días han llegado más de 3.000.

Por su parte, el ejército de Angola está trasladando a los recién llegados desde la frontera hasta los dos centros de recepción en Cacanda y Moussunge.

Entre los refugiados recién llegados hay personas heridas de gravedad o con quemaduras, que han sido transferidas a hospitales locales para que reciban atención médica urgente. Uno de los hospitales locales está atendiendo a alrededor de 70 personas con heridas graves y quemaduras.

Los centros de recepción en Angola ya están saturados y tienen serias dificultades para poder acomodar a las nuevas llegadas diarias. ACNUR está actualmente ayudando a las autoridades angoleñas a identificar un lugar adecuado en el que reubicar a los refugiados desde los centros de recepción temporal. ACNUR aboga por que el espacio se encuentre a una distancia de al menos 50 kilómetros de la frontera.

ACNUR continúa proporcionando comida y materiales de primera necesidad a los recién llegados. Los socios de ACNUR están levantando tiendas de campaña y distribuyendo láminas de plástico para proporcionar albergue adecuado, dando prioridad a las personas más vulnerables.

ACNUR y sus socios, para ayudar a las autoridades angoleñas, han pre-registrado a alrededor de 11.000 personas, el 70% de las cuales son mujeres y niños. ACNUR, en coordinación con UNICEF, está respondiendo al creciente número de menores no acompañados o separados que requieren atención inmediata.

El pasado 8 de mayo llegó un segundo avión de ACNUR con 1.200 tiendas de campaña de tamaño familiar, 1.500 láminas plásticas, 500 rollos de plástico y 3.000 lámparas solares, materiales que están siendo preparados para su distribución.

ACNUR está solicitando 6,5 millones de dólares para poder proporcionar asistencia de manera inmediata que permita salvar vidas, y que incluye aspectos como alimentación, nutrición, atención sanitaria y artículos de primera necesidad para refugiados.