ACNUR pide un paso seguro para los civiles en el sur de Siria y afirma que es indispensable que se cumplan los estándares internacionales sobre retornos de refugiados

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Los equipos de protección de ACNUR están sobre el terreno acompañando a un convoy interinstitucional de las Naciones Unidas y la Media Luna Roja Árabe Siria que prestó asistencia humanitaria a 19.500 personas necesitadas a Beit Jan y las zonas circundantes, al suroeste de la gobernación Rural de Damasco. El equipo realizó una evaluación de necesidades durante la entrega para informar mejor la respuesta futura.   © ACNUR / Ghaida Abou Sikkeh

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, insta a la todas las partes en Siria a proteger y proporcionar un paso seguro los civiles desplazados por los recientes enfrentamientos en el sur del país. Unas 140.000 personas siguen desplazadas en el suroeste y necesitan un paso seguro para salir de la zona, así como asistencia humanitaria, protección y cobijo. ACNUR también ha observado el retorno de decenas de miles de desplazados internos tras los acuerdos alcanzados a nivel local en zonas que están retornando bajo control del Gobierno de Siria.

Junto con otras agencias de la ONU y otros socios humanitarios, ACNUR ha movilizado una firme respuesta de ayuda humanitaria en Siria, alcanzando a decenas de miles de personas. No obstante ACNUR reclama un incremento de la asistencia y sigue abogando por un acceso humanitario permanente.

En este contexto de constantes combates y nuevos desplazamientos, durante el primer semestre de 2018 se calcula que cerca de 13.000 refugiados en países vecinos y 750.000 desplazados internos han retornado a sus hogares en Alepo, Homs, Hama, zonas rurales de Damasco y Damasco, así como al suroeste y noreste de Siria. Ya en 2017, previendo y observando esta dinámica, ACNUR reforzó su capacidad en Siria para dar apoyo a los refugiados y desplazados internos que retornaban de manera espontánea. ACNUR ha seguido trabajando para aumentar la respuesta a las necesidades humanitarias y de protección de desplazados internos, retornados y otras personas afectadas por la crisis.

ACNUR ha tomado nota del anuncio del miércoles por parte de las autoridades sirias y rusas sobre el establecimiento de un centro en Siria para ayudar a las personas refugiadas que quieren regresar a sus hogares. Si bien ACNUR aún conoce los detalles de este plan, está a disposición para dialogar sobre estos planes con los Gobiernos de Siria y la Federación Rusa.

Los refugiados siempre tienen el derecho al retorno. No obstante, ACNUR recalca que cualquier plan cuyo objetivo sea permitir a los refugiados ejercer este derecho debe ajustarse a las normas internacionales, es decir, los retornos deben ser voluntarios, realizarse en condiciones dignas y seguras, y han de ser sostenibles.

Es fundamental que los retornos de refugiados y desplazados internos no sean precipitados ni prematuros, ni se realicen bajo presiones. Los refugiados deben poder tomar la decisión sobre su futuro de manera libre y con conocimiento de causa, al tiempo que deben darse los elementos básicos para afianzar los retornos voluntarios y que sean duraderos.

ACNUR está a disposición para trabajar con los Gobiernos sirio y ruso para alcanzar soluciones para los refugiados y desplazados sirios de conformidad con la legislación internacional en materia de derechos humanos y refugiados.

Para mayor informacion sobre el tema, por favor contacte: