ACNUR evacúa 146 refugiados de Libia a Italia en medio de las hostilidades

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Mohamed Bade, de 43 años, explica que huyó con su familia de la guerra en Siria, pero que en Libia se encontró en una situación igualmente dramática. Mohamed y su mujer Eied fueron evacuados a Italia junto a sus tres hijos (de izquierda a derecha, Abdulrahman, Rania y Cedra).

Mohamed Bade, de 43 años, explica que huyó con su familia de la guerra en Siria, pero que en Libia se encontró en una situación igualmente dramática. Mohamed y su mujer Eied fueron evacuados a Italia junto a sus tres hijos (de izquierda a derecha, Abdulrahman, Rania y Cedra).   © ACNUR/Mohamed Alalem

146 refugiados fueron evacuados hoy desde Libia hasta Italia en una operación conjunta entre ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y las autoridades italianas y libias .Italia es el primer país que ha dado un paso adelante para recibir personas evacuadas de Libia desde el comienzo de la reciente oleada de violencia. La evacuación se ha llevado a cabo en colaboración con el Ministerio del Interior de Libia.

El grupo, en el que se encuentran 46 niños que se han visto separados de sus familias, aterrizó hoy en Roma procedente del aeropuerto libio de Misrata y serán acogidos en centros de alojamiento de emergencia.

“Esta evacuación es una vía esencial para salvar la vida de quienes se enfrentan a serias amenazas y peligros dentro de Libia”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. "Ahora es crucial que otros Estados lleven a cabo gestos similares ofreciendo plazas de evacuación para refugiados atrapados en el conflicto; mirar para otro lado tendrá consecuencias trágicas".

La situación de seguridad dentro de Trípoli continúa empeorando con las fuerzas rivales protagonizando enfrentamientos y combates por toda la ciudad. En los últimos días los bombardeos aéreos se han cobrado las vidas de civiles y han destrozado infraestructuras comunitarias.

Miles de refugiados y migrantes continúan en centros de detención en los que, incluso antes de los últimos brotes de violencia, ya se encontraban en condiciones infrahumanas. Estas personas temen por sus vidas ya que están escuchando tiroteos y bombardeos aéreos cercanos y corren el peligro de quedar abandonados o atrapados en el conflicto si los combates llegan hasta el lugar donde se encuentran.

ACNUR pide con urgencia a la comunidad internacional que evacúe a todos los refugiados que permanecen dentro de los centros de detención en Trípoli y los ponga a salvo. Con los enfrentamientos en marcha, el tiempo es crucial.

Más de 3.300 personas se encuentran en situación de especial riesgo en los centros de detención cerca de zonas donde se están librando los combates. ACNUR ha estado evacuando a refugiados y migrantes en peligro inminente, entre ellos a 500 personas desde su centro de reunión y salidas en Trípoli y a 163 a través del mecanismo de tránsito para emergencias en Níger. Sin embargo, con ambos centros casi al límite de su capacidad, poder realizar evacuaciones directamente desde Libia se va a convertir pronto en la única vía para poner a salvo a refugiados vulnerables. Las condiciones de seguridad además dificultan los esfuerzos de ACNUR para acceder algunos centros de detención y estas limitaciones empeorarán si se expande la violencia.