ACNUR y sus socios solicitan 1.300 millones de dólares para apoyar a los refugiados de Sudán del Sur

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Una refugiada de Sudán del Sur y su nieta, en una de las ocho unidades sanitarias del asentamiento de Kalobeyei, en Kenia.

Una refugiada de Sudán del Sur y su nieta, en una de las ocho unidades sanitarias del asentamiento de Kalobeyei, en Kenia.  © ACNUR/Pauline Omagwa

Con el objetivo de proteger y asistir a 2,2 millones de personas refugiadas sursudanesas, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, junto con otras 108 organizaciones humanitarias y de desarrollo socias, lanzan hoy un llamamiento para reunir 1.300 millones de dólares (USD). Los fondos estarán destinados a apoyar a las personas refugiadas de Sudán del Sur y a las comunidades locales que las acogen en la República Democrática del Congo (RDC), Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda.

Este llamamiento se produce en medio de un empeoramiento de las perspectivas económicas en toda la región. El impacto a largo plazo de la pandemia de COVID-19, así como los efectos derivados de la guerra en Ucrania han provocado un alza en los precios de los alimentos y el combustible, y un incremento en la tasa de desempleo. Los países que han acogido generosamente a los refugiados sursudaneses están soportando el peso de la crisis en un contexto de déficit de financiación abrumador, prolongada sequía y grave escasez de alimentos, con recortes en las raciones disponibles para los refugiados.  

Con la presentación hoy del Plan de Respuesta para Refugiados de Sudán del Sur, ACNUR insta a la comunidad internacional a aumentar su apoyo a los millones de personas refugiadas que no pueden volver a sus hogares debido a la situación del país. La paz en Sudán del Sur continúa siendo frágil, y el país se enfrenta a un contexto de seguridad marcado por ciclos de violencia esporádica, sumados a la actual crisis climática. Cuatro años de continuas inundaciones han anegado dos tercios del territorio, provocando daños en decenas de miles de viviendas, tierras de labranza y ganado.  

Este apoyo será crucial para responder a las necesidades más inmediatas de los refugiados en los países de acogida, incluyendo alojamiento, educación, salud y asistencia alimentaria. Las mujeres, las niñas y los niños suponen el 80 por ciento de la población refugiada de Sudán del Sur en la región, por lo que financiar programas de prevención y respuesta a la violencia de género debe ser prioritario.

El llamamiento busca además proporcionar ayudas en efectivo digital y otras iniciativas para aumentar la resiliencia, como el acceso a financiación y capacitación, que permitan a personas refugiadas y comunidades locales generar ingresos, complementar sus necesidades y vivir con dignidad.

Los gobiernos de los países de acogida también contarán con apoyo para fortalecer su espacio de asilo y aumentar la protección de los derechos de refugiados y solicitantes de asilo, así como impulsar las perspectivas de soluciones a largo plazo. Esto incluye mejorar el registro y documentación, y avanzar en los actuales esfuerzos para incluir a los refugiados en los sistemas nacionales de protección social y mejorar su acceso a los servicios básicos, lo que también ayudaría a preparar a los refugiados para un eventual retorno.

Asimismo, se reforzarán las intervenciones destinadas a incrementar el uso de energías limpias y renovables en las comunidades de acogida, con el fin de mitigar el impacto medioambiental.

El pasado año solo se cubrió un tercio de la financiación necesaria para los refugiados de Sudán del Sur, haciendo que los mayores países de acogida de la región, la RDC, Etiopía, Sudán y Uganda, estén entre las operaciones más infrafinanciadas de ACNUR.

En las pasadas semanas hemos visto una fuerte movilización internacional en respuesta a los devastadores terremotos que golpearon Türkiye y Siria. Pedimos hacer extensiva esta compasión y compromiso a las personas refugiadas de Sudán del Sur, y a otras forzadas a huir en todo el mundo. Una financiación a tiempo es crucial para asegurar una asistencia y protección adecuadas para los más vulnerables.

Nota para editoras y editores:

El Plan Regional de Respuesta para Refugiados de Sudán del Sur complementa al Plan Humanitario de Respuesta para Sudán del Sur, lanzado en diciembre de 2022.

Accede aquí a Situación de Sudán del Sur: 2023 Plan y Datos Básicos de la Respuesta Regional para los Refugiados.

Para más información sobre este tema, favor de contactar: