Refugiada siria usa sus habilidades de natación para rescatar a otros

Las nadadoras Sarah y Yusra Mardini ayudaron a salvar a 18 refugiados cuando su bote se descompuso camino a Grecia. Ahora Sarah es salvavidas voluntaria en esas mismas aguas.

Sarah Mardini huyó de la guerra en Siria y cruzó el mar Egeo.
© ACNUR/Achilleas Zavallis

A bordo de un bote de búsqueda y rescate en el mar Egeo, la salvavidas Sarah Mardini escanea el horizonte con sus binoculares, buscando botes que transporten refugiados desde Turquía.


En agosto de 2015, ella y su hermana menor Yusra tomaron la misma ruta peligrosa a Lesbos, siendo refugiadas que huían de la guerra en su natal Siria.

Las mujeres, que son nadadoras de élite entrenadas, cautivaron a audiencias alrededor del mundo, primero por rescatar a sus 18 compañeros de viaje después de que el motor de su bote fallara, y posteriormente cuando Yusra de 18 años hizo historia, compitiendo en Río este año como parte del primer Equipo Olímpico de Refugiados.

Este otoño, Sarah, de 21 años de edad, regresó a Lesbos como socorrista voluntaria con el Centro Internacional de Respuesta a Emergencias (ERCI), una organización humanitaria griega sin fines de lucro que ayuda a los refugiados en peligro mientras intentan llegar a la isla.

"Yo les hablo. Les digo: Sé lo que sientes porque lo he pasado"

Ella trabaja en un equipo de cuatro personas: rescatista, capitán, médico y traductor. En el agua, Sarah es a menudo la que calma a los refugiados, muchos de los cuales no saben nadar.

"Yo les hablo. Les digo: Sé lo que sientes porque lo he pasado. Lo viví y sobreviví", dice. "Y se sienten mejor porque yo soy un refugiada, igual que ellos".

Este año ha sido el más letal registrado para los refugiados y migrantes que cruzan el Mediterráneo, según el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Se han perdido más de 5.000 vidas, sobre todo en la ruta del Mediterráneo Central.

El número de muertos resalta la importancia de los equipos de búsqueda y rescate como ERCI.

  • Al haber huido de la guerra en Siria y cruzado el mar Egeo, ella quiere ayudar a otros refugiados desesperados que intentan el mismo viaje peligroso.
    Al haber huido de la guerra en Siria y cruzado el mar Egeo, ella quiere ayudar a otros refugiados desesperados que intentan el mismo viaje peligroso. © ACNUR/Achilleas Zavallis
  • Sarah Mardini mira hacia el mar en Lesbos.
    Sarah Mardini mira hacia el mar en Lesbos. © ACNUR/Achilleas Zavallis
  • Sarah desembarca una embarcación después de una operación de búsqueda y rescate en la isla de Lesbos.
    Sarah desembarca una embarcación después de una operación de búsqueda y rescate en la isla de Lesbos. © ACNUR/Achilleas Zavallis
  • Sarah toma parte de una operación de búsqueda y rescate.
    Sarah toma parte de una operación de búsqueda y rescate. © ACNUR/Achilleas Zavallis

ERCI trabaja con la Guardia Costera griega y la agencia fronteriza de la UE Frontex para salvar las vidas de las personas en peligro una vez que han alcanzado las aguas griegas. Grecia ha recibido más de 172.800 refugiados y migrantes este año, en comparación con casi 857.000 el año pasado. Unas pocas docenas siguen llegando a Lesbos cada semana.

Sarah y Yusra crecieron en Damasco, donde aprendieron a nadar antes de que siquiera pudieran caminar. Entrenadas por su padre, un entrenador de natación profesional, compitieron en todo Siria y el mundo árabe como miembros de los mejores equipos, así como el equipo de natación nacional sirio.

A medida que la guerra empeoraba, la familia se trasladaba de casa en casa para tratar de mantenerse a salvo. Su hogar de infancia quedó destruido. El verano pasado, la familia decidió pasar a Sarah y Yusra con traficantes a Turquía, luego a Europa, junto con dos parientes varones.

No tenían miedo de cruzar, dice Sarah, ni siquiera la noche en que estuvieron en la orilla turca, cuando 20 personas intentaron meterse en un bote inflable construido para no más de ocho.

  • Sarah revisa los trajes y el equipo en la organización de búsqueda y rescate donde ella trabaja en Grecia.
    Sarah revisa los trajes y el equipo en la organización de búsqueda y rescate donde ella trabaja en Grecia. © ACNUR/Achilleas Zavallis
  • Sarah revisa su teléfono después de un día de voluntariado.
    Sarah revisa su teléfono después de un día de voluntariado. © ACNUR/Achilleas Zavallis
  • Sarah enseña árabe a voluntarios en la organización de búsqueda y rescate.
    Sarah enseña árabe a voluntarios en la organización de búsqueda y rescate. © ACNUR/Achilleas Zavallis
  • Sarah habla con otros voluntarios de la organización de búsqueda y rescate.
    Sarah habla con otros voluntarios de la organización de búsqueda y rescate. © ACNUR/Achilleas Zavallis

"No estábamos asustadas porque estábamos juntas", dice Sarah. "Cada vez que mi hermana y yo estamos juntas, no importa si es difícil, encontramos una manera de hacerlo divertido. Si yo hubiera estado sola o si ella hubiera estado sola, no lo habríamos logrado. Lo hicimos porque estábamos juntas".

El problema se produjo poco después de haber zarpado. El motor falló, dejando la embarcación a la deriva e inundándose. Sarah estaba decidida a que nadie se ahogara. Bajó al agua, seguida por Yusra. Ellas empujaron el bote durante tres horas y media, eventualmente llevando a todos a la seguridad.

"Cuando llegamos a la orilla, todo el mundo nos agradecía", dice. Pero ella les dijo: "Somos nadadoras, soy un salvavidas. Este es nuestro trabajo. Es natural que hagamos esto".

Ella describe la noche como surreal. "Incluso ahora, cuando digo mi historia, no lo creo", dice. "No me parece que me hubiera pasado. No siento que sea real, incluso después de un año. Se siente como una película".

"Incluso ahora, cuando digo mi historia, no lo creo"

Les llevó 25 días llegar a Alemania, a pie, en tren y en autobús. Poco después, una organización benéfica de Berlín las remitió al club de natación Wasserfreunde Spandau 04, y el camino de Yusra hacia los Juegos Olímpicos de 2016 comenzó. Sarah dejó de nadar competitivamente porque una lesión en el hombro se había agravado la noche que cruzaron el mar. Trajeron a sus padres y a su hermana menor a Berlín unos meses más tarde a través de la reunificación familiar.

Sarah había planeado visitar Lesbos el 18 de agosto, el primer aniversario de la fecha en la que ellas llegaron. Sin embargo, la pareja estaba en Río de Janeiro, donde Sarah animó a su hermana en la piscina olímpica.

Al mismo tiempo, Sarah recibió un mensaje en Facebook de Erik Gerhardsson, un voluntario sueco con ERCI. "Él me decía cómo éramos una inspiración para ellos, y cómo nuestra historia era tan increíble, y cómo los niños refugiados en la isla hablan de nosotras como si fuéramos heroínas", dice.

"Y en ese momento dije que iba para allá, y él dijo: ¿Qué? ¿Vas a venir? ¿Estás loca? Y le dije: Sí, yo voy".

"Ella está aquí para asegurarse de que no se perderán más vidas en este peligroso viaje"

Ella se reportó para su primer turno con ERCI unas semanas más tarde, uniéndose a un equipo de 20 voluntarios de todo el mundo.

"Sarah es una verdadera heroína", dice el fundador de ERCI, Panos Moraitis. "Después de arriesgar su propia vida para salvar a 18 personas a bordo del barco en el que se encontraba mientras trataba de llegar a Grecia, no sólo volvió al punto cero, sino que está aquí para asegurarse de que no se perderán más vidas en este peligroso viaje".

Estar de vuelta en Lesbos es difícil para ella a veces. Las mañanas tempranas en el agua con ERCI son un recordatorio constante de esa noche terrible.

Sarah encontró difícil su primer día de voluntariado. "Pensaba para mí misma: '¿Por qué los sirios terminamos así?", Dice. "Nosotros [ERCI] estábamos de pie para ayudar y yo los miraba. Fue muy doloroso para mí ver a mi gente así".

Ella espera que su historia ayude a cambiar cómo se percibe a los refugiados. Ella ha hablado ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, así como ante audiencias en Alemania, Francia, Bélgica, República Checa y Bulgaria.

Sarah espera volver a la universidad el próximo otoño para estudiar Derechos Humanos, su campo de estudio en Siria. Su sueño es crear su propia organización no gubernamental. Sobre sí misma dice: "Soy una persona normal que intenta ayudar a cualquiera que la necesite".