La asistencia alimentaria ofrece un salvavidas a los refugiados en confinamiento en Libia

En medio del aumento del precio de los alimentos y la falta de empleo debido a la COVID-19, la asistencia conjunta del ACNUR y el PMA previene que los refugiados vulnerables pasen hambre.

El refugiado sudanés de Darfur, Abdulmajeed, sostiene a su hija recién nacida Afnan en su casa en Trípoli, Libia.
© ACNUR / Mohamed Alalem

Sentados bajo la sombra de un pequeño árbol en el patio cerca de su hogar en el sur de Trípoli, Abdulmajeed y su esposa Halima, ambos refugiados de Darfur, miman a su hija recién nacida.


La pequeña Afnan nació en abril, cuando las restricciones por la COVID-19 estaban en su punto máximo. Los estrictos toques de queda significaban que no podían dejar su hogar para ir al hospital, y en todo caso, no podían costear un taxi. “No teníamos ni un dinar”, dijo Halima.

En su lugar, ella dio a luz con la ayuda de su esposo y su hija de 13 años en su casa, un contenedor prefabricado con dos habitaciones. “La vida en Libia es muy difícil para los refugiados”. Dijo Halima, que fue traficada al país con su hija mayor y su esposo en 2017, y posteriormente estuvo detenida en diferentes campos de traficantes y tratantes de personas antes de lograr establecerse.

Desde el brote de COVID-19, la vida se ha vuelto más difícil para la familia. Abdulmajeed no ha podido encontrar trabajo durante el encierro. Él es un jornalero, principalmente descargando frutas y verduras en un mercado mayorista cercano, pero, agrega, está dispuesto a hacer cualquier trabajo. Antes de la pandemia, podía ganar entre 40 y 50 dinares libios al día (alrededor de 10 dólares estadounidenses), suficiente para sobrevivir.

"No puedo dormir por la noche".

“Este asunto del coronavirus cambió todo. Ya no hay trabajo”, dijo Abdulmajeed, de 34 años. “No hemos podido pagar el alquiler. A veces, no podemos permitirnos ni siquiera comprar comida para comer. No puedo dormir por la noche. Siempre estoy pensando: "¿Cuándo terminará esto, para poder salir a trabajar?"

Amigos y vecinos comprensivos han ayudado, pero la mayor preocupación de la familia es el alquiler. Ahora llevan tres meses de mora y están aterrorizados de que los desalojen. Pidieron prestado algo de dinero y vendieron las joyas de oro de Halima, así como una lata de gas para cocinar, pero todavía no es suficiente.

Recientemente, la familia fue una de las primeras en recibir asistencia a través de un proyecto conjunto del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para proporcionar asistencia alimentaria de emergencia a hasta 10.000 refugiados hasta finales de este año.

  • Entre los artículos entregados a Abdulmajeed y su esposa Halima se incluyeron café y galletas de alto contenido energético.
    Entre los artículos entregados a Abdulmajeed y su esposa Halima se incluyeron café y galletas de alto contenido energético.  © ACNUR / Mohamed Alalem
  • La recién nacida Afnan dormita en brazos de su madre Halima frente a su casa en Trípoli, Libia.
    La recién nacida Afnan dormita en brazos de su madre Halima frente a su casa en Trípoli, Libia.  © ACNUR / Mohamed Alalem
  • La hija adolescente de Abdulmajeed y Halima, Afreh (derecha), se sienta junto a su hermana recién nacida.
    La hija adolescente de Abdulmajeed y Halima, Afreh (derecha), se sienta junto a su hermana recién nacida.  © ACNUR / Mohamed Alalem
  • Afnan en brazos de su padre en su casa en Trípoli, Libia.
    Afnan en brazos de su padre en su casa en Trípoli, Libia.  © ACNUR / Mohamed Alalem

El programa se estableció en respuesta a la terrible situación que enfrentan ahora los refugiados y solicitantes de asilo ya vulnerables en Libia debido a la pandemia de COVID-19. La mayoría de los refugiados en Libia viven en áreas urbanas y dependen del trabajo diario para mantenerse. Pero la mayor parte de este trabajo se ha agotado en los últimos meses debido a las estrictas restricciones de movimiento.

Además de eso, el precio de los alimentos y otros productos básicos ha aumentado drásticamente debido al cierre de fronteras, las restricciones a la importación y la interrupción del movimiento de suministros de alimentos debido al conflicto.

El costo de una canasta de alimentos de gasto mínimo que satisfaría las necesidades básicas de una familia ha aumentado en un promedio de 26,6 por ciento desde la imposición de las restricciones de COVID-19 en marzo. Muchos refugiados dicen que solo pueden permitirse comer una comida básica al día, con frutas, verduras y carne consideradas lujos.

"Ahora, si tenemos hambre, podemos comer".

“No teníamos nada en casa ... yo no tenía comida”, dijo Halima, mientras comenzaba a preparar el almuerzo para la familia con atún y frijoles enlatados de una caja que es parte de la ayuda alimentaria proporcionada por ACNUR y PMA, diseñados para durar un mes. “Gracias a Dios por esto”, agregó, señalando la caja de comida. "Ahora, si tenemos hambre, podemos comer".

Antes de recibir la asistencia, Halima dijo que a menudo se sentía mareada y cansada. Su principal preocupación ahora es cómo se las arreglarán para lidiar con el alquiler impago. “El tema del alquiler es difícil. Incluso si nos vemos obligados a irnos de aquí, no tenemos dinero para alquilar otro lugar; es un problema. Si eliminan el toque de queda y mi esposo puede trabajar, entonces no habrá ningún problema ... podremos vivir como antes ".

Todos los días, Abdulmajeed se pone una camisa y una gorra de béisbol y sale en busca de trabajo. El último trabajo remunerado que logró encontrar fue hace más de una semana. La mala noticia es que los casos de COVID-19 en Libia siguen aumentando, y las autoridades registraron recientemente el aumento diario más alto, por lo que es poco probable que se eliminen los toques de queda en el corto plazo.

La esperanza a largo plazo de Halima, como muchos otros refugiados en Libia, es un futuro mejor fuera del país. Uno, dice, donde sus hijos puedan vivir en paz y seguridad y recibir una educación. “Espero que tengan una vida feliz. Que viven en una situación mejor que esta”, dijo.