ACNUR y la Comunidad de Sant'Egidio firman acuerdo para hacer frente a la crisis mundial de refugiados

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y el profesor Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, sostienen copias firmadas del memorándum de entendimiento.

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y el profesor Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, sostienen copias firmadas del memorándum de entendimiento.  © ACNUR/ Mark Henley

Ginebra – ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y la Comunidad de Sant’Egidio firmaron un memorando de entendimiento cuyo propósito es crear un marco global de cooperación para dar respuesta eficaz y eficiente a las necesidades de las personas refugiadas, así como facilitar las respuestas de emergencia y el acceso humanitario.

El convenio fue firmado por Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, y por el profesor Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de Sant’Egidio, poco después de las Reuniones del Funcionariado de Alto Nivel en Ginebra.

El propósito del memorando de entendimiento es crear un marco para fortalecer la colaboración operativa en situaciones de crisis, así como prevenir y responder a emergencias y políticas de relevancia regional y mundial.

De cualquier forma, continuará la colaboración estrecha y regular en relación con los Corredores Humanitarios, un programa comunitario de patrocinio que permite que la llegada de personas refugiadas a Europa sea regular y segura. Los Corredores Humanitarios recibieron el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR en Europa en 2019. Con el galardón, se reconocieron los logros alcanzados en materia de protección de personas refugiadas, lo cual les permitió construir un futuro seguro y digno sin tener que poner sus vidas en riesgo.

“Con cifras nunca antes vistas de personas desplazadas en el mundo, este convenio con la Comunidad de Sant’Egidio juega un papel de suma importancia y mejorará nuestra colaboración, ya que se fortalecerá la promoción de vías seguras y regulares para recibir asilo, sobre todo por medio del programa de Corredores Humanitarios”, indicó Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

“Durante años de colaboración, hemos confirmado que ACNUR y Sant’Egidio se complementan. En concreto, descubrimos que trabajar en conjunto aumenta nuestra eficiencia. Los Corredores Humanitarios, una buena práctica con la que se busca promover la integración de las personas refugiadas desde la sociedad civil, pueden convertirse en un modelo para toda la Unión Europea”, indicó Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de Sant’Egidio, una organización confesional que se fundó en 1968 y que se encuentra presente en 73 países alrededor del mundo.

Durante décadas, por medio de actividades humanitarias, esta comunidad se ha involucrado en diversas crisis geopolíticas. En concreto, ha buscado prevenir guerras y crisis humanas mediante charlas y negociaciones cuyo objetivo es resolver conflictos a través de la mediación; ha promovido diálogos entre grupos confesionales; y ha abogado por la libertad de culto y por los derechos de las minorías (en especial, personas refugiadas y migrantes).

Contactos para los medios: