Estrasburgo: Mesa redonda sobre integración y reasentamiento de refugiados

La integración de migrantes y refugiados en los países europeos está al centro de un debate acalorado y a veces áspero. Un mesa redonda de expertos examina el tema.

Asistentes escuchando la mesa redonda de expertos en Estrasburgo sobre inmigración y reasentamiento de refugiados en Europa.  © ACNUR/W.Spindler

ESTRASBURGO, Francia, 18 de noviembre (ACNUR) – La integración de los extranjeros en la sociedad está al centro de un debate acalorado y a veces áspero en Europa. El elemento que a menudo falta en estas discusiones es el entendimiento de los retos específicos que los refugiados, al contrario que otros extranjeros, afrontan en su intento de integrarse en esta importante región.

Para contribuir a superar estas barreras y para examinar el papel de la integración local y el reasentamiento como medios para hacer frente a los problemas de los refugiados y encontrar soluciones duraderas, el ACNUR y el Consejo de Europa organizaron un mesa redonda de expertos esta semana en Estrasburgo.

"El objetivo de la mesa redonda era mantener un fructífero intercambio de opiniones e ideas acerca de la mejor manera de alcanzar la integración de los refugiados, muchos de los cuales viven en los márgenes de la sociedad, son víctimas de la discriminación y a menudo son indicados como los responsables de todos los problemas que afectan a Europa", comentó Oliver Beer, representante del ACNUR ante las Instituciones Europeas en Estrasburgo.

"Deberíamos recordar a los Estados miembros del Consejo de Europa que la integración es un proceso que se realiza en dos direcciones y requiere un enfoque basado en los derechos humanos y que Europa debería hacer más en cuanto al reasentamiento de refugiados".

Expertos del sector público, investigadores independientes, académicos y diplomáticos de los 47 Estados miembros que del Consejo de Europa asistieron al encuentro del lunes pasado.

"El Comité Europeo sobre las Migraciones del Consejo de Europa ha recomendado a los ministros europeos la adopción de medidas para una interacción positiva, que ofrezca a migrantes y refugiados un sentimiento de pertenencia, declaró Maria Ochoa Llidó, directora de un departamento que se ocupa de cohesión social y migración en el Consejo de Europa. El enfoque debe ser positivo y beneficioso tanto para el individuo como para la sociedad de acogida. Queremos empoderar a los migrantes en su propio proceso de integración".

Emilie Wiinblad, funcionaria del Buró para Europa del ACNUR que trabaja en políticas públicas, describió algunos de los siguientes retos: "La mayoría de las políticas de los gobiernos están diseñadas para facilitar la integración de todos los inmigrantes, pero sin tener en cuenta que los refugiados tienen necesidades específicas".

Destacó, por ejemplo, que se espera de los refugiados que acudan al Estado para conseguir ayuda, sin considerar que para muchos de ellos el Estado no ha sido una fuente de ayuda o de compasión en su propio país. "Han perdido toda la confianza en las instituciones y necesitan aprender a confiar en el Estado de nuevo. Otra diferencia crucial es que, al contrario de los inmigrantes, los refugiados no tienen la posibilidad de regresar a su país de origen en caso de que encuentren grandes dificultades al integrarse en el nuevo país".

Nancy Polutan, funcionaria regional de la oficina del ACNUR en Budapest que trabaja en la integración de los refugiados, subrayó que la integración consta de varias dimensiones: "La dimensión legal, que incluye el estatus jurídico; la dimensión socioeconómica, que incluye la vivienda, el empleo, la educación y la salud, y la dimensión sociocultural, que incluye la adquisición del idioma, la participación activa en la sociedad, etc."

Para que las autoridades nacionales y otras contrapartes puedan medir el impacto de sus políticas sobre la base de parámetros comunes, el ACNUR ha elaborado un sistema de evaluación analítica en línea, para un análisis cualitativo de las diferentes dimensiones de la integración. El ACNUR está trabajando con varios países centroeuropeos en el desarrollo y la experimentación de esta herramienta de evaluación de los procesos de integración.

Mientras para muchos refugiados la repatriación voluntaria o la integración en el país de asilo constituyen las mejores soluciones duraderas, para algunos el reasentamiento a un tercer país que haya acordado admitirlos es la única opción viable. Sin embargo, hay un abismo importante entre las reales necesidades de reasentamiento y la capacidad de reasentamiento. La Unión Europea, por ejemplo, actualmente suma el 7,5% de los cupos de reasentamiento en todo el mundo. Un programa de reasentamiento más amplio ofrecería soluciones a los refugiados y al mismo tiempo denotaría solidaridad con los grandes países de acogida de refugiados en el mundo en vías de desarrollo.

Entre las iniciativas que recientemente ha puesto en marcha el ACNUR en Europa para impulsar el reasentamiento se encuentra un proyecto conjunto de cooperación, ejecutado con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Comisión Católica para las Migraciones, para el reasentamiento en la UE que está siendo ejecutado en 10 países. Existen planes para extender este proyecto financiado por la UE a la acogida e integración de los refugiados reasentados, a través de un nuevo proyecto conjunto. "La recepción e integración a nivel municipal son fundamentales para la integración exitosa de los refugiados reasentados y el ACNUR está animando a los municipios de los países europeos a intercambiar información y buenas prácticas en estas áreas", afirmó Johannes van Gemund, funcionario del Buró para Europa del ACNUR.

Por William Spindler, en Estrasburgo, Francia