Vietnam pone fin a la situación de apatridia de 2300 ex camboyanos

Former refugees who have lived in Viet Nam for as long as 35 years get valuable documents – and the right to have rights. [for translation]

Algunos de los ex refugiados camboyanos presentes en la ceremonia celebrada el viernes en la ciudad de Ho Chi Minh muestran con orgullo sus certificados de naturalización.  © ACNUR

CIUDAD DE HO CHI MINH, Vietnam, 19 de julio (ACNUR) – En una festiva ceremonia de naturalización, Vietnam dio un paso innovador para cerrar el último capítulo de una saga de apatridia que duró 35 años para unos 2.300 ex camboyanos.

"Estoy muy feliz", dijo radiante Loung Ve, de 77 años, la persona de mayor edad entre los 287 ex refugiados que recibieron el certificado de ciudadanía vietnamita el pasado viernes, un valioso documento que a partir de ahora les permitirá acceder a una gran cantidad de derechos que otras personas dan por hecho.

Este acontecimiento representa la culminación de los esfuerzos de ACNUR y del gobierno vietnamita para resolver uno de los legados pendientes del sangriento régimen de Pol Pot que vivió Camboya desde 1970 hasta 1975. Los 2.375 ex camboyanos que recibirán la ciudadanía huyeron a Vietnam en 1975, aprendiendo el idioma e integrándose completamente a su nuevo país.

Las 287 personas que el día viernes recibieron sus certificados de ciudadanía en la ciudad del sur de Vietnam antes conocida como Saigón, viven en lo que solían ser dos campos de refugiados creados por ACNUR en 1980. El resto se encuentra en proceso de conseguir sus papeles para finales de este año.

"Este es un excelente ejemplo en la región para resolver la apatridia y es una gran forma de empezar a conmemorar el 50 aniversario de la Convención de 1961 sobre la reducción de la Apatridia", dijo Thomas Vargas, asesor de protección regional de ACNUR que participó de la ceremonia y alentó a otros países asiáticos a seguir el ejemplo de Vietnam para encontrar soluciones a esta situación.

El año pasado Vietnam promulgó, además, una nueva ley para llenar el vacío normativo que dejaba a miles de mujeres apátridas, tras casarse y divorciarse de hombres extranjeros.

Los valiosos nuevos documentos de ciudadanía, entregados en un escenario adornado con el pabellón nacional en el Departamento de justicia de la ciudad de Ho Chi Minh, conferirán el fundamental registro en el libro de familia y documentos de identidad que abrirán las puerta al seguro médico y social, la adquisición de una casa, el acceso a la educación superior así como a mejores oportunidades de empleo.

Ho Manh Cong, cuya familia vino a Vietnam en 1975, nació en Ho Chi Minh hace 28 años pero nunca pudo tener una motocicleta por no ser ciudadano del país.

"Carecer de la ciudadanía vietnamita ha creado muchos problemas en mi vida cotidiana", comentó. "Desde hace más de 5 años trabajo para una empresa, pero aún no puedo disfrutar del seguro social".

Para Vu Anh Son, director de operaciones de ACNUR en Vietnam, la ceremonia fue casi tan emotiva como lo fue para las 287 personas que recibieron sus certificados.

"Conozco a la mayoría de estas personas desde hace 10 años", dijo. "Todo lo que querían eran que ACNUR los ayudara a legalizar su situación para poder vivir permanentemente en Vietnam, ya que no contaban con otra solución que les ofreciera un futuro promisorio".

"Esto es en lo que he estado trabajando junto con el gobierno de Viet Nam durante 5 años. Me alegra compartir la felicidad con todas las personas que tienen el certificado de ciudadanía en sus manos".