ACNUR trabaja con el Líbano para ayudar a las personas que huyen de Siria

UNHCR takes part in efforts to help hundreds of Syrians who have fled violence in their country and escaped to border areas of north Lebanon. [for translation]

Miembros de una familia siria llegan a la región de Wadi Khaled, en el norte del Líbano, acarreando todas las pertenencias que han podido llevar consigo.  © ACNUR/Omar Ibrahim

BEIRUT, Líbano, 20 de mayo (ACNUR) – ACNUR y sus socios están trabajando con el gobierno libanés en las regiones fronterizas de Wadi Khaled y Tall Bire, en el norte del país, para ayudar a las familias que han huido de la violencia en Siria en las últimas semanas.

Según líderes locales libaneses, cerca de 1.400 personas han atravesado la frontera esta semana desde la ciudad siria de Tall Kalakh y se encuentran en este momento en las regiones de Wadi Khaled y Tall Bire. Esta cifra se suma a la de aquellos que han atravesado la frontera de Siria desde finales de abril. Las autoridades locales estiman que en torno a 4.000 sirios han llegado recientemente a Líbano. Es difícil confirmar el número exacto.

La semana pasada, el Primer Ministro interino libanés, Saad Hariri, hizo un llamamiento a la organización gubernamental High Relief Committee para que supervise y coordine la respuesta a las necesidades humanitarias de las personas desplazadas en el norte. La actitud pro-activa que están demostrando las autoridades libanesas para asegurar la asistencia a las nuevas llegadas resulta alentadora.

Muchas de las personas que han cruzado la frontera recientemente han llegado sin pertenencias, ya que han huido de lo que describen como intensos bombardeos militares sobre Tall Kalakh y sus alrededores. La mayoría han encontrado cobijo en casas de parientes o de familias locales de acogida, mientras que otros están alojados temporalmente en una escuela en Tall Biri.

ACNUR ha participado en varias distribuciones de colchones, mantas y alimentos para prestar asistencia a los recién llegados. Hasta la fecha se han repartido cerca de 3.500 colchones y 1.600 mantas, así como más de 500 paquetes de alimentos – cada paquete puede alimentar a una familia de cuatro personas durante un mes.

La mayoría de las personas que han cruzado la frontera en las últimas semanas son mujeres y niños. Además de la necesidad inmediata de alimentos, cobijo y asistencia médica, estas personas también requieren apoyo psico-social. Esta última necesidad está siendo satisfecha por el Ministeriolibanés de Asuntos Sociales. ACNUR está apoyando estos esfuerzos y ha establecido una presencia sobre el terreno en el norte del Líbano, trabajando en estrecha colaboración con el ministerio para evaluar y proporcionar intervenciones necesarias en materia de protección.

ACNUR está dando seguimiento directamente con el gobierno a las informes preocupantes que señalan que se estaría deteniendo a personas por estancia o entrada ilegal y que otras habrían sido devueltas a Siria.