ACNUR completa la repatriación de más de 24 mil mauritanos

En Mauritania Guterres asistió a la ceremonia de cierre de un programa de repatriación voluntaria desde Senegal y visitó los campamentos de refugiados malienses en el sudeste del país.

Refugiados retornados en la ceremonia de repatriación en Rosso, Mauritania.  © ACNUR/E.Villechalane

ROSSO, Mauritania, 27 de marzo (ACNUR) – El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, terminó su misión en Mauritania tras asistir a la ceremonia de cierre de un programa para la repatriación voluntaria de más de 24 mil ciudadanos mauritanos refugiados en Senegal, y realizar una visita a los miles de refugiados que han salido recientemente de Malí.

El domingo, Guterres y el Presidente mauritano Mohamed Ould Abdel Aziz participaron en una ceremonia de bienvenida para un grupo de 277 refugiados que habían llegado al país el día anterior, en el último convoy organizado por el ACNUR bajo un programa de repatriación voluntaria iniciado en enero de 2008.

"La razón principal de mi visita es felicitarle al Gobierno y al pueblo de Mauritania por el rotundo éxito de esta operación. Tuvieron la sabiduría y la responsabilidad de abrir las puertas del país a sus hermanos y hermanas, de hacerlos retornar en patria, de hacerlos participar en el futuro común de este glorioso país", dijo el Alto Comisionado.

Los refugiados habían salido de un centro de tránsito en la ciudad senegalesa de Richard Toll. el sábado, dirigiéndose hacia el río Senegal, que cruzaron a bordo de un ferry para llegar a la cuidad de Rosso, en Mauritania. Con su llegada, el total de los refugiados repatriados de Senegal a Mauritania con el apoyo del ACNUR llegó a 24.272 personas.

Muchos de los repatriados no vivía en el país desde hace dos décadas, mientras otros nacieron en el exilio. En abril de 1989, una antigua disputa fronteriza entre Mauritania y Senegal se convirtió en violencia étnica, provocando la huida de 60.000 ciudadanos mauritanos hacia Senegal y Malí.

El ACNUR proporcionó asistencia a los refugiados mauritanos en el norte de Senegal hasta 1995 y facilitó la reintegración de unas 35.000 personas que decidieron espontáneamente retornar a Mauritania entre 1996 y 1998. El programa de repatriación voluntaria se lanzó en 2008.

Las personas que llegaron en el último convoy organizado por el ACNUR recibieron un control médico dos días antes de su partida y a su llegada en el centro de tránsito de Richard Toll se les distribuyó agua y raciones de comida. Al llegar en Mauritania, fueron registradas por las autoridades y les fueron entregados formularios para el censo. Estos Formularios de Repatriación Voluntaria les permitirán moverse sin restricciones en el país hasta que se les entreguen sus documentos de identidad.

El ACNUR está contribuyendo al programa de reintegración para los retornados en Mauritania con diferentes actividades que abarcan proyectos de vivienda, agua, producción agroalimentaria y generación de ingresos.

Unos 14.000 refugiados mauritanos han decidido quedarse en Senegal y adherirse a un programa de integración local apoyado por el ACNUR y sus socios. Estas personas recibirán lotes de terreno y otro tipo de ayuda.

Algunos de los retornados del último convoy tenían sentimientos encontrados sobre volver a Mauritania después de tantos años en Senegal. Momodou trabajaba para una empresa estatal cuando se fue en 1989. "Es muy difícil recordar esos hechos", dijo. "Espero que estas situaciones jamás vuelvan a ocurrir".

Momodou, que ahora tiene 53 años, se casó con una mujer senegalesa durante el exilio y tiene dos hijos. La familia vivía en Thiès, a 70 kilómetros de Dakar, donde él era comerciante. "Me asusta un poco retornar pero es un desafío que hay que enfrentar, especialmente por mis hijos, que actualmente no tienen una nacionalidad", dijo. "Estaré mejor en Mauritania porque por lo menos puedo reivindicar mis derechos", agregó.

El ACNUR seguirá apoyando el retorno de los refugiados cuyos trámites de repatriación todavía están en curso hasta el 30 de abril.

El lunes, Guterres viajó al sudeste del país, en la zona de frontera con Malí, donde visitó el campamento de refugiados de M'Bera, que acoge actualmente a unos 44.000 refugiados malienses. Estas personas han huido de Malí desde mediados de enero de este año, para escapar de los enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes tuareg.

Guterres hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que muestre su solidaridad con los refugiados malienses y responda a la situación de emergencia que se ha venido a crear con su desplazamiento.

Durante su visita, el Alto Comisionado ha tenido conversaciones con altos funcionarios gubernamentales, entre ellos los ministros de interiores y de asuntos extranjeros. Guterres también agradeció las autoridades de Mauritania por la fructuosa colaboración con el ACNUR en la elaboración del sistema nacional de asilo.

Por Elise Villechalane en Rosso, Mauritania, y Mariama Mary Fall Diaw en Richard Toll, Senegal