El Congreso de los Refugiados contribuye al debate sobre las políticas de asilo en EE.UU.

Los 48 delegados firmaron una carta pidiendo a las autoridades de los Estados Unidos que inviten a los refugiados y otras personas afectadas a participar de manera significativa en las discusiones sobre la política de asilo.

La subsecretaria de Estado para asuntos de Población, Refugiados y Migración, Anne Richard, en su discurso de apertura en el Congreso de los Refugiados 2013.  © ACNUR

WASHINGTON DC, Estados Unidos, 13 de diciembre (ACNUR) – Durante esta semana en Washington DC, refugiados y solicitantes de asilo procedentes de Siria, Sudán y otras 20 naciones, han dado los pasos necesarios para asegurar que sus voces formen parte integral en el debate relativo a las políticas de los Estados Unidos sobre cómo proteger mejor a las personas que huyen de la violencia y la persecución en todo el mundo.

Al término del Congreso de los Refugiados 2013 (celebrado el lunes y el martes y organizado por ACNUR) cada uno de los 48 delegados firmó una carta solicitando a las autoridades de los Estados Unidos "invitar a los refugiados y a otras personas afectadas a participar de manera significativa en los debates" sobre cuestiones relativas a las políticas sobre refugiados y asilo.

La carta fue entregada por los delegados a sus representantes en el Congreso de los EE.UU. durante las charlas sobre el "Día de la Abogacía" realizadas en los días siguientes. Una acción que, según indicaron los participantes, acentuó la unidad para dar impulso a la defensa de los refugiados desde lo conceptual hacia lo práctico.

"ACNUR apoya el Congreso de los Refugiados como una vía para que los refugiados y los solicitantes de asilo en los Estados Unidos puedan ayudarse entre sí y para desarrollar una voz creíble para la abogacía", dijo Shelly Pitterman, representante regional de ACNUR. "Creo que el Congreso de los Refugiados de este año ha dado un paso importante en la dirección correcta", añadió.

Los delegados también se mostraron satisfechos con los resultados. "Hemos viajado desde tan lejos", dijo Ayman Okar, delegado de Siria en el Congreso inaugurado el lunes por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, y la subsecretaria de Estado de EE.UU. para asuntos sobre Población, Refugiados y Migración, Anne Richard. "Esto es algo que he estado esperando desde hace mucho tiempo", añadió el refugiado sirio, que huyó de su país el año pasado y ahora vive bajo protección temporal en el estado de Michigan, EE.UU.

La gratitud de Okar por la seguridad que él y su familia encontraron en los Estados Unidos y el deseo de trabajar con el gobierno y las ONG asociadas en la mejora del proceso de reasentamiento, se hizo eco entre muchos de los delegados en medio de un consenso sobre la necesidad de los refugiados de disponer de un espacio en los debates sobre la adopción de políticas.

"Esta es la razón por la que estoy aquí: para asegurarme de que mi voz sea parte de ese proceso, porque creo que es un proceso de gran alcance", dijo Sigga Jagne, el delegado de Kentucky, que huyó de Gambia después del golpe de Estado en 1994. "El mensaje que quiero hacer llegar al Capitolio es que nuestros senadores y representantes sepan que este es un tema que atañe a los EE.UU., y que de esto se trata ser estadounidense".

La subsecretaria de Estado, Richard, en su discurso en el Congreso, apuntó que la historia de valentía y resistencia de los refugiados es la quintaesencia del ser estadounidense. "Ustedes no son forasteros. ¡Ustedes pertenecen a este lugar!", subrayó.

Los participantes en el Congreso coincidieron en que fortalecer esa realidad de pertenencia debe ser central en su trabajo futuro. Esto significa no solo sentirse seguros de su condición de miembros de pleno derecho de la sociedad estadounidense, sino de ejercer esa condición de manera práctica para abogar por un tema que conocen mejor que nadie.

Durante los dos días que duró el Congreso se celebraron de forma alternativa reuniones plenarias y sesiones de talleres en pequeños grupos. Los participantes elogiaron los meses de trabajo de la dirección del Consejo Asesor del Congreso de los Refugiados y del personal de ACNUR, que hicieron posible la realización del evento.

Fidel Nshombo, un poeta originario de la República Democrática del Congo, señaló que "el empoderamiento es la clave" para hacer del Congreso de los Refugiados un vehículo práctico y sostenible para la representación de las inquietudes de decenas de miles de refugiados y solicitantes de asilo que viven en los Estados Unidos.

En un discurso conmovedor, el primer día del Congreso, Frank Sharry, director ejecutivo de la organización America's Voice para la defensa de la Reforma Migratoria, hizo hincapié en la necesidad de que todas las personas en los Estados Unidos entiendan que los refugiados y los solicitantes de asilo forman parte del tejido de la sociedad estadounidense tanto como cualquier otro grupo del país.

"Mi visión de la América que amo y por la que voy a luchar, es una América que da la bienvenida a los refugiados", dijo Sharry, antes de convocar a los refugiados y solicitantes de asilo a tomar la iniciativa por esta causa: "¡Apresúrense y háganse cargo!", exclamó.

Por Chris Boian en Washington DC, Estados Unidos

Gracias a la Voluntaria en Línea Laura Salguero por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.