Myanmar evacua a miles de desplazados ante la llegada del ciclón Mahasen

Mientras el ciclón Mahasen está cada vez más cerca de las costas de Myanmar y Bangladesh, más de 35.000 desplazados en el estado de Rakhine fueron evacuados.

Desplazados en Khaung Doke Khar fueron trasladados de sus tiendas a asentamientos gubernamentales cercanos, a las afueras de Sittwe, en el estado de Rakhine.  © ACNUR/M.Murphy

YANGON, Myanmar, 16 de mayo (ACNUR) – Mientras el ciclón Mahasen está cada vez más cerca de las costas de Myanmar y Bangladesh, más de 35.000 desplazados en el estado de Rakhine fueron evacuados a lugares más seguros de Myanmar en virtud del plan de evacuación puesto en marcha por el gobierno. Muchos otros se trasladaron por iniciativa propia a otros lugares del país huyendo del ciclón, que tocará tierra el jueves por la noche.

El estado de Rakhine acoge ya a unas 140.000 personas que se desplazaron el año pasado a causa de la violencia intercomunitaria. La ONU estima que, de ellas, unas 70.000 establecidas en Sittwe, Pauktaw, Myebon y sus alrededores son especialmente vulnerables frente al impacto del ciclón puesto que sus campamentos, improvisados y poco sólidos, están cerca de la costa, en zonas bajas fácilmente inundables.

La evacuación de emergencia comenzó el lunes, bajo la dirección del gobierno del estado de Rakhine. El miércoles, más de 35.000 desplazados fueron evacuados a edificios públicos, campamentos provisionales o lugares situados a mayor altura. Los traslados continuaban el jueves entre intensas lluvias y fuertes vientos.

"Las autoridades nos aseguraron que todo el que estuviera en riesgo, sin discriminación alguna, será realojado y recibirá asistencia", decía Hans ten Feld, representante de ACNUR en Myanmar. "ACNUR y otras agencias han estado siguiendo el proceso para garantizar que se recibiera el asesoramiento necesario, que se diera prioridad a las personas más vulnerables, que ninguna familia fuera separada durante el proceso y que se respetaran sus derechos", añadía.

Los equipos de ACNUR in situ están ayudando además a aplacar las dudas y la preocupación de algunos desplazados internos que rechazaban trasladarse a los lugares de evacuación designados por el gobierno. En la rural Sittwe, los desplazados de Hmanzi Junction decidieron finalmente el jueves ser evacuados, por lo que los cooperantes tuvieron que buscar camiones para trasladarlos a unas escuelas cercanas. Las autoridades les garantizaron verbalmente que podrían regresar a Hmanzi Junction una vez que el ciclón haya pasado.

Otro grupo de 7.000 desplazados de Nget Chaung, en la localidad de Pauktaw, declinaron el ofrecimiento del gobierno para evacuarlos y prefirieron trasladarse por sí mismos en barco. Después del trágico accidente del lunes, en el que desaparecieron más de 50 personas, las autoridades decidieron facilitar embarcaciones y escoltas para esas evacuaciones alternativas. Esas evacuaciones se prolongaron hasta que las aguas empezaron a estar demasiado revueltas para la navegación. Las 1.000 personas restantes están siendo evacuadas a una mezquita cercana, que podría superar con creces su capacidad.

ACNUR envió a un experimentado coordinador de campamentos para ayudar a evaluar los lugares de reubicación. Junto con otros expertos, está asesorando al gobierno acerca de si los campamentos, alojamientos y servicios son adecuados para el gran número de evacuados.

"El gobierno y la comunidad humanitaria no están escatimando ningún esfuerzo para realojar a tanta gente como sea posible antes de la tormenta", explica Ten Feld. "Se espera la llegada del ciclón hoy mismo, así que muy pronto tendremos que enfocar todos nuestros esfuerzos en las tareas de auxilio y de recuperación", añade.

ACNUR ha echado mano de sus reservas de tiendas, telas plastificadas y otros materiales de ayuda a los damnificados para responder a las necesidades de la población desplazada del estado de Rakhine tras el paso del ciclón.

Entretanto, en Bangladesh el gobierno ordenó la evacuación de un millón de personas de las localidades sureñas que más riesgo corren. ACNUR estima que hay unas 230.000 personas afectadas en esa zona, incluidos 30.000 miembros de la etnia rohingya refugiados en dos campamentos y más de 200.000 rohingyas indocumentados del estado de Rakhine. ACNUR ha llevado a cabo los preparativos en los campamentos de refugiados, localizando edificaciones que puedan servir de alojamiento y llevando material de primer auxilio. El gobierno aseguró que se hará llegar la asistencia a todos los afectados por los efectos del ciclón sin discriminación alguna.

Gracias a la Voluntaria en Línea Eva Milla Grisaleña por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.