Refugiados eritreos en el norte de Etiopía llegan a un nuevo campamento

Para aliviar la presión sobre tres campamentos existentes, el ACNUR abre el campamento de Hitsats que eventualmente puede albergar hasta 20.000 refugiados.

En el centro de recepción de Endabaguna, al norte de Etiopía, refugiados eritreos se suben a un autobús para trasladarse a un nuevo campo de refugiados en Hitsats. La mayoría de los refugiados son hombres jóvenes procedentes de ciudades.  © ACNUR/K.GebreEgziabher

HITSATS, Etiopía, 13 de junio (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados ha abierto un nuevo campamento en el norte de Etiopía para alojar al creciente número de refugiados eritreos que llegan al país. Un total de 776 refugiados eritreos ya han sido trasladados al campamento de Hitsats, cuya capacidad potencial de acogida es de 20.000 refugiados.

"Este es un gran paso adelante en la protección de los refugiados eritreos en la zona", afirmó Michael Owor, jefe de la suboficina del ACNUR en Shire. Dicha suboficina se ha encargado de instalar 200 tiendas de campaña familiares y excavar un pozo comunal para hacer frente a la llegada de nuevos refugiados al campamento, situado en un terreno proporcionado por el Gobierno de Etiopía.

Asimismo, el Gobierno etíope ha habilitado una clínica médica provisional e instalaciones para la acogida de refugiados que llegan al país.

En lo que va de año, el ACNUR y la agencia del Gobierno para los refugiados, la Administración para los Asuntos de Refugiados y Retornados (ARRA, por sus siglas en inglés), han registrado más de 4.000 refugiados eritreos con los que se ha sobrepasado la capacidad de los tres campamentos existentes en la región, cuya capacidad de acogida es de hasta casi 49.000 refugiados. Un gran número de recién llegados son menores no acompañados que necesitan protección especial.

Lo que resulta inusual es que la mayoría de los refugiados eritreos que huyen hacia Etiopía sean hombres jóvenes con estudios, que proceden de ciudades, al contrario de lo que sucede en muchas de las situaciones de refugiados en que las mujeres y los niños representan la mayoría de estas poblaciones.

El predominio de hombres jóvenes es un patrón observado en toda la región, en donde los refugiados eritreos explican al personal del ACNUR que huyen del servicio militar indefinido tanto para hombres como para mujeres.

En el Sudán oriental, la agencia de la ONU para los refugiados también ha visto llegar a un número significativo de niños solos, aunque el número de llegadas de refugiados ha descendido este año entre los 400 y los 600 al mes, desde los 2.000 al mes del año 2012. El total de refugiados eritreos en Sudán es superior a los 114.500.

En Djibouti, las llegadas se mantienen estables en los 112 refugiados durante los primeros cinco meses de este año, cifra que prácticamente coincide con los 110 eritreos que llegaron en el mismo período el año pasado.

Los refugiados eritreos cruzan la frontera a Etiopía a través de 16 puestos fronterizos desde los cuales son recogidos y llevados a un centro de acogida para realizar las entrevistas y el registro. Antes de salir del centro, los refugiados son provistos de artículos básicos de socorro como colchonetas, mantas, bidones, cubos de agua, jabón y mosquiteras. También se les proporcionan tiendas y raciones de comida a su llegada al nuevo campamento.

Desde finales de mayo, Etiopía acoge a 71.833 refugiados eritreos en cuatro campamentos de la región de Tigray y en otros dos de la región de Afar, al noreste de Etiopía. Los traslados al nuevo campamento se realizan cada dos días.

Por Kisut Gebre-Ebziabher en Addis Abeba, Etiopía

Gracias a la Voluntaria en Línea Raquel Pazos Antas por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.