Llegadas de refugiados sirios a Europa ponen a prueba la capacidad de los centros de recepción de Bulgaria

Bulgaria received about 2,000 Syrians since the start of Syria's conflict in March 2011. Across the EU, some 41,000 Syrians sought asylum in the same period. [for translation]

Solicitantes de asilo sirios en espera de ser registrados por la policía de frontera en Elhovo, cerca de la frontera de Bulgaria con Turquía.  © ACNUR/D.Kashavelov

SOFIA, Bulgaria, 17 de septiembre (ACNUR) – Un creciente número de sirios que huyen de la violencia en su país está llegando a Bulgaria, terminando en centros de recepción que ya están al límite de su capacidad y en condiciones "difíciles", mientras este país de frontera de la Unión Europea está haciendo lo posible para manejar este flujo de personas.

En lo que va de este año, Bulgaria ha recibido cerca de 3.000 solicitudes de asilo, principalmente de Oriente Medio y África. Esto es tres veces el promedio anual de la década pasada. En agosto se produjo un fuerte aumento de cerca de 50 nuevas llegadas (principalmente familias sirias) por día en comparación con cuatro por mes del año anterior.

"Aunque las cifras generales son bajas en relación con otros países europeos, el sistema de asilo de Bulgaria no puede tener el paso de las nuevas llegados", dijo la portavoz del ACNUR Melissa Fleming el martes, añadiendo que los tres centros de recepción existentes gestionados por el Gobierno estaban repletos y las condiciones eran inseguras y difíciles.

Sin embargo, agregó que la agencia de la ONU para refugiados acogió con satisfacción las garantías del Gobierno búlgaro de actuar rápidamente para corregir las difíciles condiciones de los sirios y otros solicitantes de asilo. El pasado viernes, el Representante Regional del ACNUR para Europa Central, Montserrat Feixas Vihe, se reunió con el Primer Ministro búlgaro, Plamen Oresharski, y otros altos funcionarios, para discutir sobre la necesidad de nuevas instalaciones de alojamiento para poder solucionar el problema del hacinamiento y sobre la posibilidad de poner en libertad a los solicitantes de asilo.

En los centros gestionados por la Agencia Estatal búlgara para los Refugiados, la gente duerme en los pasillos y cocina en hornillos precarios en los dormitorios abarrotados de gente. "Todos los espacios disponibles se han convertido en dormitorios, desde las salas de televisión y de Internet, hasta los espacios de cuidado infantil. Las duchas e inodoros no son suficientes para hacer frente a este nivel de llegadas", dijo Roland Weil, representante del ACNUR en Bulgaria, y agregó que hasta 100 personas comparten un solo baño, mientras que las actividades de educación y de esparcimiento son escasas, y cientos de niños no pueden ir a la escuela.

El hacinamiento también pone a prueba las relaciones sociales entre los solicitantes de asilo, que en circunstancias normales tienen que arreglársela con el equivalente a poco más de un euro al día por la comida, ropa, medicinas y otras necesidades.

"Sólo queremos el respeto [de la administración]", dijo una señora siria madre de dos hijos en el Centro Pastrogor. La familia huyó del este de Siria, de la zona de de Hassakeh, en junio y ahora comparten la antigua sala de TV con otras seis familias. "El baño más cercano está abajo", dijo.

Un procedimiento de asilo lento agrava la situación. Las personas suelen permanecer en centros de acogida durante un año, mientras que sus solicitudes de asilo están siendo estudiadas, aunque la ley establece que las solicitudes deben ser examinadas dentro de seis meses.

"El gobierno necesita encontrar alojamientos alternativos lo antes posible, aunque sea temporalmente, para aliviar la presión sobre los centros existentes y permitir a los solicitantes de asilo, quienes están actualmente detenidos, ser puestos en libertad", dijo Weil.

Para hacer frente a la escasez de alojamientos, las autoridades búlgaras hasta la fecha hanpuesto a disposición dos centros de detención destinados a albergar a los inmigrantes irregulares en espera de deportación. En Lyubimets, cerca de la frontera con Turquía, y Busmantsi en las afueras de Sofía, los solicitantes de asilo permanecen detenidos por un máximo de tres meses esperando que las autoridades los trasladen a un centro abierto. Estos centros de detención ya están albergando a un número de personas más allá de su capacidad.

En la reunión del viernes, el ACNUR ofreció aumentar la asistencia técnica a Bulgaria en forma de capacitación y apoyo en todas las etapas del proceso de asilo, desde el registro hasta la toma de decisiones sobre las solicitudes de asilo.

Han llegado a Bulgaria cerca de 2.000 sirios desde el comienzo del conflicto, hace dos años y medio. En toda la Unión Europea, se han registrado 47.000 solicitudes de asilo de sirios en el mismo período.

Por Boris Cheshirkov en Sofia, Bulgaria.

Gracias a la Voluntaria en Línea Gina Patricia Hidalgo Díaz por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.