ACNUR finaliza el reasentamiento de refugiados de Myanmar desde Tailandia

Más de 70.000 refugiados de Myanmar se reasentaron a los Estados Unidos de los campamentos de Tailandia al finalizar uno de los mayores programas de reasentamiento del mundo.

Tun Myin y su familia han confirmado su interés por ser reasentados en los Estados Unidos desde el campo Mae La Oon, en el noroeste de Tailandia.  © ACNUR/M.McClellan

MAE SARIANG, Tailandia, 29 de enero de 2014 (ACNUR) -- Uno de los mayores programas de reasentamiento del mundo finalizó recientemente en Tailandia con la confirmación ante ACNUR por parte de refugiados de Myanmar de su deseo de iniciar una nueva vida en Estados Unidos.

Este programa de reasentamiento se inició en 2005 con el apoyo de los gobiernos de Tailandia y Estados Unidos, que ofrecieron una solución duradera para las decenas de miles de refugiados de Myanmar que se encontraban en una situación de refugio prolongada y que dependían de la ayuda internacional en los nueve campos existentes a lo largo de la frontera entre Tailandia y Myanmar.

Anne C. Richard, secretaria asistente de la Oficina de Poblaciones, Refugiados e Inmigración del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo que su país había recibido y acogido a más de 73.000 refugiados de Myanmar desde 2005. "Estados Unidos está orgulloso de haber ofrecido una nueva oportunidad a estos refugiados. Los refugiados reasentados han prosperado en sus nuevos hogares y han enriquecido sus nuevas comunidades. Muchos se han convertido en propietarios de viviendas o de pequeños negocios y en ciudadanos americanos", explicó.

"Tenemos previsto que lleguen varios miles más este año a medida que el programa toca a su fin" añadió. "Este exitoso programa de reasentamiento ha llegado a su fin el 24 de enero de 2014, fecha límite para que los refugiados expresaran al ACNUR su interés de ser reasentados".

El programa de reasentamiento se clausuró en enero de 2013 en el campo de Mae La y a éste le siguieron otros en diferentes etapas. A los refugiados se les dio tres meses para decidir si querían solicitar el reasentamiento en Estados Unidos bajo un procedimiento simplificado.

El proceso finalizó el pasado viernes cuando acabaron los plazos en los tres últimos campos de la provincia de Mae Hong Son, denominados Mae La Oon, Mae Ra Ma Ruang y Ban Mae Surin.

Durante el año pasado cerca de 6.500 refugiados de Myanmar en la frontera entre Tailandia y Myanmar expresaron su interés por el programa de reasentamiento en Estados Unidos, 2.500 personas más que en 2012, lo cual indica que muchos refugiados han estado esperando hasta el final para tomar la decisión.

Tun Myin, de 30 años y padre de tres hijos, es uno de los últimos refugiados del campo de Mae La Oon que ha expresado su interés por el reasentamiento la semana pasada. "Estábamos esperando a ver qué iba a hacer la gente", dice. "Ahora todos mis parientes están reasentados y no queremos quedarnos atrás nosotros en el campo".

Mantener a la familia unida es un factor importante para muchos. "Nuestros padres recientemente han solicitado ir a Estados Unidos y los niños no quieren separarse de los abuelos", dice Aung Mya Khe, de 39 años y también residente en Mae La Oon. Este tipo de decisiones nunca son sencillas y a él le preocupa también que sus hijos puedan olvidar su cultura karen con el paso del tiempo.

El acceso a la educación superior también es otro elemento clave a la hora de decidirse por el reasentamiento. "La vida de nuestros hijos mejorará mucho en los Estados Unidos. En el campo no pueden avanzar más allá del grado 10 en la escuela, y no pueden ir a la universidad en Tailandia", dice Thein Than Aye, un profesor y pastor en el campo de Mae Ra Ma Luang.

Tun Myin está de acuerdo: "Habrá oportunidades educativas para mis hijos y mi mujer en Estados Unidos. Yo trabajaré en lo que pueda".

ACNUR está trabajando conjuntamente con el Centro de Apoyo del Comité Internacional de Rescate y la Organización Internacional para las Migraciones para llevar a cabo el proceso de reasentamiento hasta que todas las solicitudes hayan sido estudiadas y los casos aceptados hayan recibido ayuda para salir de Tailandia.

Además de Estados Unidos, unos 19.000 refugiados de Myanmar en Tailandia han partido en los últimos nueve años hacia otros países de reasentamiento como Australia, Canadá, Finlandia y Japón. "El final de este capítulo no implica que el reasentamiento se acabe completamente", explica Mireille Girard, Representante de ACNUR en Tailandia. "ACNUR seguirá identificando y presentando casos de refugiados con necesidades concretas de protección a nivel individual a varios países. También continuaremos trabajando con el gobierno de Tailandia y con países de reasentamiento para reunificar a las familias y asegurar que los miembros de éstas puedan ser reasentados juntos".

Se estima que hay unos 120.000 refugiados de Myanmar todavía viviendo en los nueve campos de Tailandia, incluyendo a más de 40.000 que no han sido registrados por las autoridades tailandesas.

La Agencia de la ONU para los refugiados ha estado trabajando durante años para garantizar distintas opciones y soluciones para los refugiados. ACNUR está llevando a cabo evaluaciones en los campos para obtener un perfil más claro de los refugiados registrados y no registrados, así como para entender mejor sus planes una vez salgan de los campos.

En los últimos dos años ha habido desarrollos positivos en el sureste de Myanmar, lo cual ha elevado las expectativas de los refugiados de poder regresar a su país en un futuro no muy lejano. Aunque ACNUR considera que las condiciones todavía no son propicias para un retorno organizado en este momento, la Agencia está trabajando con sus socios para prepararse en el caso de que haya refugiados que decidan regresar a Myanmar.

Por Vivian Tan en Bangkok y Max McClellan en Mae Sariang, Tailandia