Conferencia de Sharjah: ACNUR insta a proteger a los niños refugiados

En la sesión inaugural de la conferencia de Sharjah el Alto Comisionado António Guterres llamó a adoptar acciones urgentes para fortalecer la protección de millones de niños refugiados.

El Alto Comisionado António Guterres pronuncia su discurso en la sesión inaugural de la Conferencia "Invertir en el futuro" iniciada hoy en Sharjah.  © ACNUR/A.Kahel

SHARJAH, Emiratos Árabes Unidos, 16 de octubre (ACNUR) – El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres llamó a adoptar acciones urgentes para fortalecer la protección de millones de niños refugiados en el discurso que pronunció este miércoles en la sesión inaugural de la conferencia de Sharjah.

"Proteger a los niños refugiados es una de las prioridades centrales del trabajo del ACNUR, y para hacerlo bien es necesario contar con la estrecha colaboración de todos los actores involucrados", señaló Guterres a los delegados al dar inicio la conferencia de dos días "Invertir en el futuro", que está auspiciando el gobernante de Sharjah, el Jeque Sultán Bin Muhammad Al Qasimi, que también se dirigió a los participantes. La conferencia se centrará en el Medio Oriente y el Norte de África.

"Debemos trabajar mejor para mantener seguros a los niños refugiados, dándoles acceso a educación de calidad, cuidados psicosociales y apoyo dirigido a quienes tengan necesidades especiales, y garantizando la inscripción de los niños en el momento del nacimiento". Pero es igualmente importante brindar apoyo a sus familias y comunidades para que los puedan proteger mejor", añadió el Alto Comisionado.

Guterres destacó que la conferencia de Sharjah brinda una oportunidad para "trabajar en conjunto para mejorar la protección de los niños refugiados en la región. Espero que esta reunión ayude a aumentar y fortalecer las alianzas entre los gobiernos, la sociedad civil, las organizaciones internacionales y el sector privado, y que nuestras discusiones nos permitan identificar acciones específicas para asegurar que los niños y los adolescentes refugiados reciban una mejor protección y se les pueda dar esperanza de un futuro mejor".

Guterres señaló a los delegados presentes que los niños, el grupo demográfico más vulnerable durante los conflictos y el desplazamiento, constituyen ahora la mitad de los refugiados del mundo, la proporción más alta en más de una década. En estos momentos la situación en el Medio Oriente es especialmente grave, con crisis en Siria e Irak. "En esta región cada minuto que pasa un niño se ve forzado a abandonar su país", reveló.

"El impacto del desplazamiento forzado en los niños es enorme", señaló Guterres. "Muchos de los niños refugiados con quienes me he reunido han debido experimentar la violencia y brutalidad de la guerra, la pérdida de sus seres queridos o resultaron heridos".

Sus vidas en el exilio están dominadas por la incertidumbre y los desafíos diarios. "Muchos se han separado de sus familias, tienen dificultades para acceder a servicios básicos y viven en una pobreza cada vez mayor. Sólo uno de cada dos niños refugiados sirios está recibiendo educación en los países vecinos a los que arribaron", añadió Guterres.

"Sabemos que los niños refugiados están en mayor riesgo de ser víctimas del trabajo infantil y del reclutamiento, más vulnerables a la violencia en sus hogares, comunidades o escuelas, incluyendo la violencia sexual y por motivos de género. Esta es una de las razones, junto a las dificultades financieras, por las cada vez más padres refugiados acceden a casar a sus hijas mientras son niñas".

El Alto Comisionado señaló que las consecuencias de la violencia contra los niños son "serias, a largo plazo y costosas", tanto para los niños afectados como para las sociedades. "A medida que el desplazamiento se hace más prolongado, es necesario más dinero para ayudar a los sistemas y servicios nacionales de protección de menores ofrecidos tanto por los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil".

Guterres señaló: "No debemos permitir que estos niños se conviertan en una generación perdida. Si no los protegemos de la explotación y el abuso, si permitimos que no reciban educación y capacitación vocacional, la recuperación y el desarrollo de sus países sufrirá un retroceso de muchos años".

Durante su presentación La Reina Rania de Jordania describió el desplazamiento masivo en Siria como un "golpe a la cara de la humanidad". Ella instó a mantener el apoyo internacional para los países de acogida como Jordania, y añadió que "las necesidades son mucho mayores al apoyo ofrecido".

Más de 300 delegados, incluyendo funcionarios de gobierno, trabajadores humanitarios y expertos en temas de refugiados y protección de menores están analizando un amplio rango de temas en esta reunión. Los temas incluyen la violencia sexual y de género; protección de niños afectados por los conflictos armados; inscripción de nacimientos y documentación legal para los bebés que nacen mientras sus padres son refugiados; explotación y separación; educación y empoderamiento de los jóvenes para convertirlos en agentes de cambio.

La Jequesa Jawaher Bint Mohammed Al Qasimi, esposa del gobernante de Sharjah y Promotora Eminente del ACNUR, ayudó a organizar la conferencia, la primera de este tipo en la región. Se espera que la conferencia emita una serie de principios para la protección de niños refugiados antes de que concluya este jueves en la tarde.

Por Mohammed Abu Asaker en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos