Ban Ki-moon exhorta a ocuparse de los derechos de los desplazados

El Secretario General de la ONU hizo un llamamiento a todos los países para que en estos tiempos de múltiples crisis hagan más por evitar los desplazamientos forzosos.

El Secretario General de la ONU habla ante el Comité Ejecutivo de ACNUR durante su sesión anual en Ginebra.  © ACNUR/J.-M.Ferré

GINEBRA, 1 de octubre de 2014 (ACNUR) – El Secretario General de la ONU Ban Ki-moon hizo hoy un llamamiento a todos los países para que en estos tiempos de múltiples crisis hagan más por evitar los desplazamientos forzosos, aborden las causas del desplazamiento y aporten soluciones en beneficio de los afectados.

"Todo ello requiere más recursos y más liderazgo político, pero también un grado de cooperación sin precedentes por parte de la comunidad internacional", reconoció ante el Comité Ejecutivo (ExCom) de ACNUR durante su sesión anual en Ginebra.

En un panorama plagado de retos, especialmente en Oriente Medio y África, la comunidad internacional necesita estar más unida que nunca.

"Jamás en la historia de las Naciones Unidas habíamos visto tantos refugiados, desplazados y solicitantes de asilo. Jamás se había demandado a las Naciones Unidas tanta ayuda alimentaria y tanto apoyo de emergencia para salvar vidas", insistió.

"Algunos retos salen en primera plana, otros no llegan nunca a los titulares . . . En Siria y en Iraq cada día que pasa se abren nuevos abismos de barbarie cuyos efectos devastadores salpican a toda la región", dijo Ban Ki-moon, mientras que en África, "desde la República Centroafricana al norte de Nigeria, desde el Cuerno de África al Sahel", más de 2 millones de personas han sido obligadas por guerras y conflictos civiles a abandonar sus hogares.

Ban Ki-moon, el primer secretario general en dirigirse al ExCom en los últimos diez años, exhortó a ocuparse sobre todo y desde el primer momento de los derechos humanos: "La iniciativa 'Rights Up Front' que he lanzado el año pasado apunta a colocar los derechos humanos en el centro de nuestro pensamiento y de nuestros esfuerzos en el terreno" y resaltó que ACNUR la ha sostenido desde el principio.

'Rights Up Front' fue lanzada el pasado diciembre con el fin de mejorar la actuación de la ONU en salvaguardia de los derechos humanos en el mundo. "Con su liderazgo en la protección de los refugiados, ACNUR ha aportado importantes competencias en el contexto de los escenarios humanitarios y de las actuales situaciones de conflicto. Con su cultura de la protección, ACNUR representa un modelo para el sistema en general", reconoció el Secretario General.

Ban Ki-moon citó la protección ofrecida este año a casi 100.000 casos indicados por las Naciones Unidas en Sudán del Sur "como la primera piedra en la construcción del nuevo enfoque". Y en relación con la actuación de la ONU en Ruanda, recordó que "sin esa política de puertas abiertas miles de personas habrían muerto".

Insistió en la necesidad de trabajar unidos desde el primer momento para identificar soluciones duraderas para los desplazados forzosos, cuyas demandas y potencial "deben reflejarse en los planes nacionales al cabo de un análisis conjunto".

El Secretario General se dijo favorable al plan de ACNUR de lanzar antes de finales de año una campaña mundial para acabar con la apatridia en 2024 e invitó a todos los estados miembros del ExCom a apoyarla: "Los próximos años deben ver iniciativas concretas para modificar las leyes de ciudadanía, para dar respuestas a los apátridas, para que ningún niño nazca privado de ciudadanía".

"Como tantas otras violaciones de los derechos humanos, la apatridia suele arraigarse en prácticas y creencias discriminatorias. Unámonos contra todas las formas de racismo, xenofobia o manipulación, generadoras de odio, exclusión y discriminación. Y levantemos la voz cuando se despoja a las personas de la nacionalidad".

El problema de la apatridia afecta a más de 10 millones de personas en el mundo. Quienes no tienen nacionalidad deben enfrentar innumerables dificultades a la hora de insertarse en la sociedad y gozar de pleno acceso a los derechos humanos, sobre todo a la educación, la salud, el empleo o los desplazamientos. Hay personas encarceladas por el hecho de ser apátridas.

Ban Ki-moon evocó su experiencia personal de niño desplazado durante la guerra de Corea (1950-1953), vivencia que en parte explica su compromiso con la labor de ACNUR.

"Uno de mis primeros recuerdos es la huida con mi familia hacia los montes que rodeaban nuestra aldea. Hacía frío, llovía y me paré a mirar atrás. Las llamas estaban devorando el único mundo que conocía, el sitio donde solíamos jugar, donde iba a la escuela, donde vivía mi familia. Nuestras vidas se estaban haciendo literalmente humo".

Entonces las Naciones Unidas y la comunidad internacional no tardaron en intervenir. "Nos dieron comida, libros, lápices. Nos ayudaron a reconstruirnos y nos devolvieron la esperanza".

Por eso, cada vez que visita a los refugiados, el Secretario General les lleva un mensaje sencillo: "El mundo está junto a ustedes y yo también lo estoy. En parte sé lo que están viviendo porque yo también lo he vivido. Y a pesar de las dificultades, de la oscuridad, he logrado salir adelante, y ustedes también lo harán". Con la ayuda de ACNUR y otros grupos humanitarios.

Este año el ExCom está presidido por un compatriota de Ban Ki-moon, el diplomático surcoreano Choi Seokyoung.

Por Leo Dobbs desde Ginebra.

Gracias a la Voluntaria en Línea Delia Tasso por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.