Más de 100.000 libios huyen de los enfrentamientos en el país

The stepped up conflict is centred on Benghazi and Derna in the east, in the country's south-east at Ubari and in the west at Kikla. The insecurity is hampering aid operations. [for translation]

A group of Tawerghan men displaced after the fighting in Libya in 2011. UNHCR is concerned about the situation of some 2,500 Tawerghans who fled their camp in Benghazi in mid-October to escape fighting that has forced more than 100,000 to flee their homes in the past month. [for translation]  © ACNUR/L.Dobbs

GINEBRA, 14 de noviembre de 2014 (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados informó el pasado viernes que los intensos enfrentamientos entre grupos armados rivales en el oeste, este y sureste de Libia han obligado a más de 100.000 personas a abandonar sus hogares en el último mes.

El cada vez más intenso conflicto se enfoca en las ciudades de Bengasi y Derna, en el este del país, Ubari, que se encuentra al sureste, y Kikla, en el oeste. La inseguridad está obstaculizando las operaciones humanitarias.

Las agencias de ayuda todavía tratan de calcular la magnitud de los desplazamientos internos. "Hemos recibido informes de nuestras ONG socias que indican que unas 56.500 personas han abandonado Bengasi en las últimas semanas", declaró el portavoz del ACNUR Adrian Edwars en Ginebra. Añadió Edwards que se han incluido cerca de 2.500 personas que ya son desplazadas internas y provienen de la desierta ciudad norteña de Tawergha.

Asimismo, muchas otras personas han abandonado la ciudad oriental costera de Derna, sin embargo el ACNUR no puede confirmar su número todavía. Por otra parte, los comités de crisis locales del sudeste del país han confirmado que más de 11.280 personas han huido de los enfrentamientos en Ubari, al tiempo que grupos de la sociedad civil en el oeste del país reportan que 38.640 personas han sido desplazadas por los enfrentamientos en Kikla, incluyendo a muchas mujeres y niños.

"En total, se estima que, desde que la violencia se intensificó en mayo, más de 393.420 personas se han convertido en desplazados internos en Libia. Este gran número de personas se encuentra diseminado por 35 pueblos y ciudades soportando situaciones de extrema necesidad de vivienda, atención en salud, alimentación, agua y otros bienes básicos", dijo Edwards.

Los enfrentamientos han sido especialmente violentos en Bengasi, provocando que los residentes se hayan visto obligados a huir a las vecinas Al Marj, Ajdabiya, Al Bayda y Misrata. Esta situación ha provocado que estas ciudades estén sobrepasando límites en cuanto a capacidad de ayuda para los desplazados.

Al Marj ha tenido que cerrar sus escuelas para acomodar a todas aquellas personas que no pueden quedarse con familias de acogida. Por su parte, Al Bayda y Tobruk se han visto forzadas a acomodar a la creciente ola de desplazados que buscan refugio allí (procedentes de Derna y Bengasi) y las escuelas del este de Tobruk también se cerrarán con el fin de acoger a más desplazados.

De particular preocupación para el ACNUR es la situación de los 2.500 ciudadanos de Tawergha que huyeron de su campamento en Bengasi a mediados de octubre y que actualmente permanecen en parques, escuelas y estacionamientos en Ajdabiya y ciudades vecinas, con la sola protección de finas lonas de plástico y algunas tiendas de campaña para abrigarse.

Los vientos y lluvias de los próximos meses de invierno dificultarán todavía más la situación para las mujeres, niños y adultos mayores que carecen de ropa de abrigo, estufas, tiendas de campaña o refugios.

Los convoyes de ayuda transfronterizos son la única vía para conseguir suministros. Si bien el ACNUR y sus socios han ayudado ya a unas 19.000 personas desplazadas mediante convoyes transfronterizos en agosto y septiembre, la agencia de la ONU para los refugiados se enfrenta a grandes limitaciones con respecto a la financiación y el acceso.

El ACNUR está preocupado también por el bienestar de unos 14.000 de los 37.000 refugiados y solicitantes de asilo (casi la mitad procedentes de Siria) en Libia que se encuentran varados en zonas de conflicto o que no pueden proporcionar alimentos para sí mismos y sus familias.

En tiempos de conflicto, los refugiados, los solicitantes de asilo y los migrantes a menudo son mirados con sospecha y sufren las consecuencias de la hostilidad hacia los extranjeros. En este sentido, las escasas alternativas han hecho que muchos hayan partido hacia Europa en barcos de traficantes. En lo que va de año, más de 156.000 personas han llegado a Italia – más del 85 por ciento procedentes de Libia.

El ACNUR lanzó el pasado jueves su último documento de posición sobre los retornos a Libia, en el cual se hace un llamamiento a todos los países para que permitan a los civiles que huyen de Libia el libre acceso a sus territorios y se insta a todos los Estados a suspender las devoluciones a Libia hasta que la situación de seguridad y de derechos humanos haya mejorado considerablemente. El Informe se encuentra disponible en http://www.refworld.org/docid/54646a494.html.

Gracias a la Voluntaria en Línea Maripaz Arenas por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.