Con la última tragedia frente a las costas de Libia aumenta el número de víctimas en el Mediterráneo

UNHCR says governments must do better, as more than 500 people have died this year trying to reach Europe in often dangerous boats. [for translation]

Decenas de miles de personas desesperadas intentan llegar a Europa en barcos destartalados como estos.  © ACNUR/F.Noy

GINEBRA, 8 de Julio de 2014 (ACNUR) – Una madre siria y sus dos pequeños hijos se encuentran entre los 12 cuerpos recuperados ayer luego del hundimiento más reciente que ha afectado a las miles de personas que intentan cruzar el Mediterráneo desde Libia, señaló este jueves el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

ACNUR señaló a los reporteros que en lo que va de este año se sabe de más de 500 personas fallecidas intentando cruzar el mar desde África y Asia hacia varios países en Europa. Sólo a Italia ha llegado este año un número récord de 64.000 personas viajando en pequeñas embarcaciones desde el norte de África, más del total de las llegadas del año 2013.

La guardia costera de Libia informó al ACNUR el lunes que entre las personas fallecidas en este último accidente había tres sirios, incluyendo una madre y sus hijos de tres y seis años de edad; tres ciudadanos de Eritrea y seis personas de otras nacionalidades africanas que aún no se han podido determinar, señaló el vocero Adrian Edwards durante la rueda de prensa.

La embarcación, que naufragó frente a la costa de Trípoli, tenía capacidad para cerca de 200 pasajeros y puede haber estado transportando muchas personas más, señaló Edwards. Si bien continúan las operaciones de búsqueda y rescate, no se tiene información sobre el número de personas que pueden haber estado a bordo.

Se cree que en lo que va de 2014 han muerto ahogadas 217 personas al intentar cruzar el Mediterráneo. Se ha informado además de la muerte o desaparición de otras 290 personas a causa de accidentes en las costas de Italia, Turquía y Grecia, incrementando el número de fallecimientos en el Mediterráneo en lo que va del año a más de 500 personas.

"ACNUR agradece que las autoridades gubernamentales realicen operaciones de búsqueda y rescate, pero solicita que tales operaciones sean fortalecidas, especialmente en áreas con altos índices de cruces de embarcaciones", señaló Edwards.

"Además instamos a todos los Estados del mundo a brindar alternativas legales a estos peligrosos viajes marítimos, tales como aumentar los casos de reunificación familiar, facilitar y acelerar el reasentamiento y los ingresos por motivos humanitarios", señaló. "Se insta adicionalmente a los gobiernos a no implementar medidas de castigo o dirigidas a desincentivar los ingresos, tales como la detención de personas que buscan protección".

Las oficinas del ACNUR en Trípoli y Bengazi han registrado a cerca de 37.000 solicitantes de asilo y refugiados. Las personas de nacionalidad siria constituyen el grupo más grande (18.655), seguidos de los eritreos (4.673), somalíes (2.380) e iraquíes (3.105).

"No todos los solicitantes de asilo han sido registrados", señaló Edwards. "Muchos solicitantes de asilo viven en condiciones precarias, por ejemplo en condiciones de hacinamiento, con escaso acceso legal a fuentes de trabajo y han sido afectados y desplazados nuevamente por la actual inestabilidad que afecta a Libia".