Angoleños se repatrian en tren desde la República Democrática del Congo

Un grupo de 500 ex refugiados angoleños ha empezado un viaje en tren para retornar a su país de origen, gracias a un programa de repatriación voluntaria de ACNUR.

Angoleños esperan abordar el tren en Kinshasa, en la primera etapa de su viaje de regreso a casa, bajo el programa de repatriación voluntaria de ACNUR.  © ACNUR/B.Sokol

KINSHASA, República Democrática del Congo, 19 de agosto de 2014 (ACNUR) – Este martes, un grupo de 500 ex refugiados angoleños ha empezado un viaje en tren para retornar a su país de origen, gracias a un programa de repatriación voluntaria lanzado por el ACNUR para poner fin a una de las situaciones de refugiados de más larga duración en África.

Los refugiados abordaron el tren hacia Kimpese, 220 kilómetros al oeste de Kinshasa en la provincia de Bas-Congo de La República Democrática del Congo, y permanecerán la noche del martes en un centro de tránsito, antes de ser trasladados en autobús el día miércoles en un viaje de 80 km hacia el norte de Angola, donde serán registradas y recibirán asistencia para completar el viaje de retorno a sus lugares de origen.

Los repatriados de este martes se encuentran entre los cerca de 300.000 angoleños que desean retornar a su país a través de esta operación, que constituye el tercer y último programa de repatriación dirigido por el ACNUR desde que terminó la guerra civil de Angola, en 2002.

Los convoyes de retorno serán organizados dos veces por semana desde las provincias de Kinshasa, Bas-Congo y Katanga en los próximos meses, mientras unos 18.000 ex refugiados angoleños expresaron el deseo de permanecer en La República Democrática del Congo (RDC) y se encuentran en proceso de integración local.

Antes de su salida, los repatriados son sometidos a exámenes médicos, vacunación y reciben documentos de viaje, los cuales les servirán como documentos de identidad mientras obtienen una identificación oficial en Angola. El gobierno de Angola ha asegurado que las autoridades ayudarán a las personas repatriadas con su proceso de integración, una vez que regresen al país.

Una bandera de ACNUR cubre la locomotora del tren usado en el programa de repatriación.  © ACNUR/B.Sokol

Desde finales de junio de 2012, cuando se invocó la cláusula de cesación de la condición de refugiado, los angoleños no son reconocidos como refugiados en sus países de acogida, debido a que la situación en su país de origen ya no se considera peligrosa para su seguridad o bienestar.

Más de 78.000 refugiados angoleños se encontraban viviendo en la RDC cuando se declaró la cesación de la condición de refugiado por parte de las autoridades de la RDC.

Durante una reunión tripartita en Angola celebrada el pasado julio, las autoridades angoleñas y de la RDC, así como el ACNUR, acordaron el lanzamiento de la última operación de repatriación voluntaria.

La guerra de independencia de Angola de 1961-1975 y la guerra civil que le siguió produjeron decenas de miles de víctimas y el desplazamiento de cerca de 4 millones de personas, de las cuales 550.000 se convirtieron en refugiados. La mayoría de ellos huyeron hacia los países vecinos como la República Democrática del Congo.

A pesar de que la mayoría de los ex refugiados angoleños en la región han regresado a su país desde 2002, unos 73.000 angoleños permanecen en el exilio en países como la República Democrática del Congo (48.000), Zambia (23.000), Namibia (1.600) y la República del Congo (400). La RDC, Namibia y Zambia han ofrecido oportunidades para la integración local, mientras Sudáfrica ha emitido permisos migratorios especiales para permitir la permanencia de los angoleños en el país.

Gracias a la Voluntaria en Línea Gabriela Rodríguez Clark por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.