Georgia: Después de 23 años, aún con esperanzas de un futuro mejor

ACNUR encargó una encuesta de intenciones entre personas desplazadas internas en Georgia para recoger sus opiniones y aspiraciones en tema de soluciones duraderas.

Dalia Kalandia, de Abjasia, es una de las aproximadamente 260.000 personas desplazadas internas en Georgia.  © ACNUR/I.Pirveli

TIFLIS, Georgia, 30 de junio de 2015 (ACNUR) – Con el objetivo de asegurar que puedan oírse las voces e impresiones de personas desplazadas internas sobre el tema del retorno voluntario y otras soluciones a largo plazo, ACNUR encargó una encuesta de intenciones entre personas desplazadas internas en Georgia. Esta encuesta la llevó a cabo el Institute of Social Studies and Analysis (ISSA). El ISSA entrevistó a dos mil una (2.001) personas desplazadas internas entre octubre y diciembre de 2014 en Tiflis y 10 regiones de Georgia. La encuesta se realizó entre personas desplazadas internas originarias de todos los distritos de Abjasia y de Osetia del sur que ahora viven desplazadas en diferentes ubicaciones, como centros colectivos, asentamientos rurales, y casas privadas.

Encargando esta encuesta, el objetivo de ACNUR es desmitificar el tema del retorno voluntario de personas desplazadas internas en Georgia y ponerlo en el contexto de la integración local y la reubicación como soluciones duraderas. Los resultados de la encuesta facilitan una base de datos para acciones futuras. ACNUR sugiere que los resultados de la encuesta no se analicen utilizando un prisma político, sino que se utilicen para ayudar a centrarse en lo que las personas desplazadas quieren realmente. Sus deseos y propósitos son diversos y por eso la respuesta debe ser polifacética para tener en cuenta las complejas consideraciones que impulsan la cerca de los desplazados internos en Georgia, y poder así encontrar la solución duradera más adecuada.

Vincent Cochetel, Director de la Oficina Regional de ACNUR para Europa, explica el propósito de la encuesta: "Muchos años después del conflicto, a las personas les resulta siempre muy difícil decidirse por el retorno voluntario o no. Se trata de una decisión que las personas afectadas por un conflicto no toman a la ligera. Las personas que han sido desplazadas fuera o dentro de su país necesitan siempre información precisa. Un prerequisito fundamental para que las personas tomen una decisión informada es que puedan trasladarse sin ningún obstáculo al lugar del que han sido desplazadas. Cuando se examina el tema del retorno voluntario, es importante centrarse en los hechos y en las necesidades de las personas, no en consideraciones teóricas o en mitos. También es importante entender las inquietudes de cada uno, así como sus miedos potenciales, en particular de las personas afectadas, no solo de las desplazadas, sino también de los miembros de las comunidades de acogida a las que algunas personas retornarán de forma voluntaria.

Una encuesta de intenciones es una herramienta estándar que se utiliza para evaluar quién tiene la intención de retornar voluntariamente a su área de origen y quién quiere permanecer donde se encuentra. La encuesta incluye el tipo de información que las personas desplazadas internas tienen o no tienen para tomar una decisión. También incluirá información sobre las que se sienten integradas en su nuevo entorno. ¿Por qué utilizamos esta herramienta? Por una razón muy sencilla: no deberíamos ser nosotros los que decidamos por las personas desplazadas cuál es la mejor solución para ellas. Espero que esta encuesta de intenciones nos ayude a escuchar su voz y sus propósitos".

Dali Kalandia, de 60 años, es una de las aproximadamente 260.000 personas desplazadas internas que fueron obligadas a huir de Abjasia y Osetia del Sur durante los conflictos armados de principios de la década de 1990 y de 2008. Participó en la encuesta con la esperanza de que se oyera su voz. Esposa del famoso poeta Rene Kalandia (ya fallecido) dejó atrás una vida digna, familiares, amigos y su hogar en Sukhumi. Ha pasado los últimos 23 años viviendo en situación de desplazada con su familia en una habitación minúscula de un centro colectivo en Tiflis, creyendo que tenía a su alcance un futuro mejor: "para nosotros, desplazados internos, es muy importante que se nos pregunte cómo vemos nuestros futuro, qué queremos. Todas esas cosas importan y las personas que realmente pueden hacer que las cosas cambien, las tendrán en cuenta. Estoy segura de que nuestros hermanos y hermanas en Abjasia y en Osetia del Sur piensan lo mismo: que todo el mundo tiene derecho a vivir en su tierra y en su hogar. Durante los últimos 23 años, solo he tenido un sueño: volver a mi Sukhumi. Ya saben: la esperanza es lo último que se pierde . . . ", dice Dali Kalanda, tras responder a todas las preguntas de la encuesta.

Las preguntas que se plantearon a los encuestados se enmarcaban en las tres soluciones principales y de carácter duradero para personas desplazadas internas: (i) retorno voluntario: retorno sostenible y voluntario al área de origen; (ii) integración: integración local sostenible en las áreas donde las personas desplazadas internas han encontrado refugio; (iii) reubicación: asentamiento/ integración sostenible en otra parte del país.

Si les dieran la oportunidad y bajo condiciones percibidas como favorables, el 88,3% de las personas que contestaron a la encuesta quieren regresar voluntariamente a su área de origen. El 2,6% de los desplazados internos entrevistados indicaron que están preparados para retornar voluntariamente bajo las circunstancias actuales. Las personas desplazadas internas citaron como razones importantes para querer retornar voluntariamente a Abjasia y Osetia del Sur lazos emocionales, posesión de propiedades, así como la posibilidad de estar con sus parientes y amigos y visitar sepulturas.

Más de la mitad de los encuestados (el 57,3%) se sienten totalmente integrados en el lugar donde viven actualmente. Un tercio (el 33,3%) se sienten parcialmente integrados, mientras el 8,3% no se sienten integrados. Los desplazados internos que viven en Tiflis declaran un nivel más alto de integración que los que viven en otras ciudades o en pueblos. En general, parece que los entornos urbanos son más favorables para la integración de los desplazados internos que las zonas rurales. Según las personas desplazadas internas, la integración completa es posible si se les facilita, en primer lugar, medios de subsistencia (46,3%) y una casa o apartamento en buenas condiciones (20,4%) y asistencia médica (10,7%). Uno de los problemas más acuciantes entre los desplazados es la imposibilidad de visitar a miembros de su familia, parientes, amigos y conocidos en su área de origen.

El 50,9% de los encuestados son ahora propietarios de una casa, un apartamento o una parcela de tierra en el territorio controlado por Georgia. El 57,1% afirma que no quiere trasladarse a vivir a otra zona dentro del territorio controlado por Georgia. La mayoría de los que querrían trasladarse desearían hacerlo a una gran ciudad. Las personas desplazadas internas que viven en Tiflis son los que expresaron menor deseo de trasladarse a otro lugar.

"Dos mil una (2.001) personas desplazadas internas en Georgia han compartido sus anhelos, sus pensamientos y sus sentimientos sobre su futuro. Para muchos de ellos, se trata de un paso importante en su propio proceso de reflexión sobre el retorno a casa, la integración y la reubicación en el desplazamiento. Si bien llevar a cabo una encuesta parece un ejercicio muy técnico, para las personas desplazadas internas implicadas, se trató de un viaje emocional a medida que los entrevistadores guiaban a mujeres, hombres, chicas y chicos a través de las 63 preguntas del cuestionario de seis páginas. Los desplazados internos confiaron en el proceso de las encuestas y abrieron sus puertas, sus corazones y sus mentes para asegurarse de que los resultados de la encuesta ayuden a dar forma a su destino futuro de una manera que refleje sus deseos", dice Simone Wolken, hablando en nombre de ACNUR en el sur del Cáucaso.

El hecho mismo de que se llevara a cabo esta encuesta, la metodología empleada, cómo se realizó y la forma en que se compilaron y presentaron sus resultados en este informe, reflejan los estándares de mejores prácticas globales usados por ACNUR.

A través de esta encuesta y de este informe, las personas desplazadas internas han hablado, Ahora, está en manos de todas las partes interesadas apoyar la materialización de soluciones duraderas.

Gracias a la Voluntaria en Línea Esperanza Escalona Reyes por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.