ACNUR insta a Hungría a no modificar sistema de asilo de manera precipitada

ACNUR expresó su "profunda preocupación" por un conjunto de propuestas para modificar la ley de asilo de Hungría que ha sido presentado a debate en el Parlamento húngaro.

Sophie, 30, fled her native Togo in West Africa to avoid forced female genital mutilation. She was recognized as a refugee in 2004 and has twin boys, aged 10, and a daughter, seven, all born in Hungary. She says she has lost all touch with her family in Togo and would like to become a Hungarian citizen – but her application has been rejected twice. [for translation]  © ACNUR/A.Stiller

BUDAPEST, Hungría, 3 de julio de 2015 (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados expresó su "profunda preocupación" por un conjunto de propuestas para modificar la ley de asilo de Hungría que ha sido presentado a debate esta semana en el Parlamento húngaro.

ACNUR instó al Gobierno húngaro a no precipitar el proceso sin la debida consulta con la sociedad civil y la agencia de la ONU para los refugiados sobre la legalidad de las propuestas y sus consecuencias para las personas que huyen de la guerra y el conflicto.

"La adopción de estas propuestas tendría consecuencias devastadoras para miles de personas que buscan seguridad en Hungría", dijo Montserrat Feixas Vihé, representante regional de ACNUR para Europa Central.

"Estamos pidiendo que el Gobierno húngaro y los representantes públicos garanticen que cualquier modificación de las leyes nacionales de asilo esté conforme a las normas internacionales y regionales de protección, y no sea contraria a tales normas".

El Parlamento húngaro tiene previsto reunirse el viernes (3 de julio de 2015) para ver si el cambio propuesto se puede adoptar por la vía rápida, antes de que se tome un descanso de dos semanas a mediados de julio.

La controvertida propuesta incluye el estudio por la vía rápida de las solicitudes de asilo sin el debido proceso; el envío de los solicitantes de asilo de vuelta a terceros países que pueden no ser seguros para ellos; permitir la detención prolongada de los solicitantes de asilo – incluyendo mujeres, niños y personas con necesidades especiales.

"Incluso antes de las nuevas propuestas, el sistema de asilo de Hungría se estaba volviendo cada vez más restrictivo. Tememos que la nuevas reformas hagan imposible que las personas que huyen de la guerra y la persecución busquen seguridad en este país", añadió la Sra. Feixas Vihé. "Entendemos las preocupaciones de seguridad nacional de Hungría, pero esto no debería victimizar a las víctimas".

El Gobierno húngaro recientemente ha anunciado la construcción de un muro en la frontera serbia. Aunque ACNUR reconoce que los Estados tienen el derecho de gestionar sus fronteras, incluyendo el control de la entrada no autorizada y la lucha contra el tráfico y la trata de personas, esto tiene que ser hecho de una manera que ayude a proteger los derechos de los refugiados y coherente con las responsabilidades de los países, de conformidad con el derecho nacional, europeo e internacional, incluido el derecho a solicitar asilo.

De hecho, ACNUR teme que la valla solo sirva para empujar a la gente en manos de traficantes y tratantes de personas.

Hungría ha recibido unas 61.000 solicitudes de asilo en los primeros seis meses de 2015. En la actualidad, alrededor del 80% de los solicitantes de asilo proceden de zonas de conflicto – Siria, Afganistán e Irak – y es probable que muchos estén en necesidad de protección internacional.

Por Babar Baloch, Hungría.

Gracias a la Voluntaria en Línea Gema Atencia Ruiz por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.