Llegadas por el Mediterráneo sobrepasan las 300.000, 200.000 de las cuales a Grecia

The Mediterranean Sea continues to be the deadliest route for refugees and migrants. [for translation]

Un grupo de afganos llegó recientemente a la isla de Lesbos, tras viajar en una balsa hinchable desde Turquía hasta Grecia. En lo que va de año, más de 300.000 refugiados y migrantes han utilizado la peligrosa ruta marítima que cruza el Mediterráneo.  © ACNUR/A.McConnell

GINEBRA, 28 de agosto de 2015 (ACNUR) – En lo que va de año, más de 300.000 refugiados y migrantes han utilizado la peligrosa ruta marítima que cruza el Mediterráneo, con casi 200.000 arribando a Grecia y 110.000 más a Italia.

La agencia de la ONU para los refugiados, dando a conocer las estadísticas más recientes en Ginebra el viernes, dijo que estas cifras representan un gran incremento respecto al último año, cuando cerca de 219.000 personas cruzaron el Mediterráneo durante todo el 2014.

"Al mismo tiempo, se calcula que unos 2.500 refugiados y migrantes han perecido o desaparecido en su intento de llegar a Europa. Este número de víctimas no incluye a las que fallecieron en la tragedia ocurrida ayer frente a las costas de Libia, donde el número de fallecidos aún no se ha confirmado", dijo Melissa Fleming, portavoz de ACNUR, en una rueda de prensa en Ginebra.

El año pasado, unas 3.500 personas murieron o fueron contabilizadas como desaparecidas en el Mar Mediterráneo.

Fleming dijo que a pesar de los esfuerzos coordinados de la operación europea conjunta de búsqueda y rescate bajo el programa FRONTEX, que ha salvado decenas de miles de vidas este año, el Mar Mediterráneo continúa siendo "la ruta más mortífera para refugiados y migrantes".

Añadió, que en los últimos días, más personas habían perdido la vida en tres incidentes distintos.

El servicio de guardacostas libio llevó a cabo dos operaciones de rescate el jueves por la mañana, a siete millas mar adentro frente a la costa de la ciudad portuaria de Zwara. En ellas, interceptó a dos embarcaciones con un total de unos 500 refugiados y migrantes y los supervivientes fueron llevados a tierra firme en Libia.

"Se estiman en unas 200 las personas desaparecidas y se teme que hayan muerto. Un número aún indeterminado de cuerpos fueron recuperados y llevados a tierra. La Media Luna Roja libia ha estado ayudando en la recuperación de los cadáveres", añadió Fleming.

El miércoles (26 de agosto), los equipos de rescate que acudieron en ayuda de otra embarcación en frente de las costas de Libia encontraron a 51 personas muertas por asfixia en la bodega.

"Según los supervivientes, los traficantes de personas exigían dinero a los ocupantes del barco por dejarlos salir de la bodega a respirar", detalló Fleming.

Fleming citó a un superviviente, Abdel, de 25 años y de Sudán, que dijo: "Nosotros no queríamos bajar [a la bodega] pero nos golpearon con palos para obligarnos a hacerlo. Allí no teníamos aire, así es que intentábamos volver a subir por la escotilla y respirar a través de las grietas en el techo. Pero los otros pasajeros temían que el barco zozobrara, así es que nos empujaban hacia abajo y también nos golpeaban. Algunos nos pisaban las manos".

Fleming dijo que la semana anterior (15 de agosto), se encontraron los cuerpos de 49 personas en la bodega de otro barco en un incidente similar, pero independiente del anterior. Se cree que fallecieron tras inhalar gases tóxicos.

También esa semana, un bote inflable con unos 145 refugiados y migrantes tuvo problemas cuando la persona que la pilotaba hizo una maniobra que provocó que se inclinara peligrosamente hacia uno de sus costados.

"Algunas personas cayeron al mar y dos hombres se lanzaron al agua para ayudarlas. Entonces se desató el pánico y la gente empezó a agolparse y empujarse y, como consecuencia de ello, tres mujeres perecieron aplastadas en el bote", explicó Fleming.

De los que cayeron al agua, 18 personas continúan desaparecidas y se cree que se ahogaron. Los supervivientes fueron rescatados y conducidos a Lampedusa. Entre ellos había un bebé de dos meses, hijo de una de las mujeres fallecidas. La mayoría de los supervivientes se encuentran en estado crítico, a consecuencia del shock, cortes y contusiones.

Muchas de las personas que llegan por mar al sur de Europa, sobre todo a Grecia, provienen de países afectados por la violencia y los conflictos, como Siria, Irak y Afganistán. Estas personas necesitan protección internacional y, a menudo, están físicamente exhaustas y psicológicamente traumatizadas.

ACNUR hace un llamamiento a todos los gobiernos implicados a que faciliten respuestas integrales y a que actúen con humanidad y de acuerdo con sus obligaciones internacionales.

Todos los países europeos, así como la UE deben actuar juntos en respuesta a la creciente emergencia y demostrar responsabilidad y solidaridad.

Por Melissa Fleming, en Ginebra.

Gracias a la Voluntaria en Línea Esperanza Escalona Reyes por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.