El ACNUR hace hincapié en el derecho de asilo de los mozambiqueños que huyen a Malawi

More than 6,000 have arrived in Malawi since mid-December, citing clashes between armed elements of the opposition RENAMO and government forces. [for translation]

El personal del ACNUR informa de la incorporación de nuevos refugiados procedentes de Mozambique al proceso de registro en la aldea de Kapise, en el distrito de Mwanza.  © ACNUR/V.Selin

GINEBRA, 18 de febrero de 2016 (ACNUR) – Ante el creciente aumento del número de refugiados de Mozambique que huyen a Malawi, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) insta a todas las partes a que respeten el derecho de asilo de estos refugiados, dado que existen indicios de que están siendo objeto de presión para que regresen a su país.

Desde mediados del mes de diciembre han llegado a Malawi más de 6.000 refugiados, que hablan de enfrentamientos entre elementos armados de la oposición de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (RENAMO) y las fuerzas gubernamentales. Casi todos los recién llegados han sido alojados en un asentamiento de la aldea de Kapise, en el distrito de Mwanza, a unos 100 kilómetros al sur de Lilongwe, la capital de Malawi, mientras que otros se encuentran dispersos en el distrito vecino de Chikwawa.

Según una declaración del ACNUR formulada el jueves en Ginebra, desde mediados de enero los funcionarios del Gobierno de Mozambique han visitado Kapise al menos tres veces para preguntar a los refugiados por qué habían huido, para examinar la posibilidad de que regresen a sus lugares de origen y para comprobar la situación humanitaria de sus compatriotas. El Gobierno mozambiqueño se ha ofrecido a prestar asistencia socioeconómica a los que decidan regresar.

El ACNUR ha expresado directamente a ambos Gobiernos su preocupación por la posibilidad de que se vean comprometidos el derecho a solicitar asilo y el principio de repatriación voluntaria, consagrados en las convenciones sobre los refugiados de las Naciones Unidas de 1951 y de la Organización para la Unidad Africana (OUA) de 1969. Ha recordado a los dos Gobiernos sus obligaciones internacionales para con los refugiados y solicitantes de asilo y los principios de repatriación voluntaria en relación con estos casos de refugiados.

En su comunicado de prensa, el ACNUR insta a todas las partes a que respeten la naturaleza humanitaria de la afluencia de refugiados de Mozambique a Malawi.

El ACNUR y sus socios están ayudando al Gobierno de Malawi a brindar protección y asistencia humanitaria a estos refugiados mozambiqueños. Tras aumentar su capacidad de registro, la Agencia ha registrado a todos los refugiados recién llegados a Kapise, cuyo número asciende actualmente a 6.013, la mayoría mujeres y niños.

El Programa Mundial de Alimentos ha distribuido raciones de alimentos suficientes para dos meses a todas las familias alojadas en Kapise. También se les han suministrado revestimientos de plástico, esteras para dormir, mosquiteros, mantas, utensilios de cocina, lonas y artículos de higiene.

El UNICEF ha financiado la construcción de duchas y letrinas en una zona en la que la malaria y el cólera constituyen un motivo de preocupación. Un gran número de mozambiqueños han visitado el dispensario de Kapise, regentado por Médicos sin Fronteras, que están organizando campañas de sensibilización sobre la prevención de la malaria y la utilización correcta de los mosquiteros. Dos pozos de sondeo perforados por MSF proporcionan un abastecimiento de agua suficiente.

El Gobierno de Malawi ha decidido que los nuevos refugiados deberán permanecer en Kapise con la esperanza de que los combates cesen en breve y puedan regresar a Mozambique. Los jefes de las aldeas y las autoridades de los distritos han asignado nuevas tierras para dar cabida a los recién llegados.

Sin embargo, la aldea está abarrotada y el ACNUR está elaborando planes para descongestionar el asentamiento según los cuales se requerirían más tierras para alojar al creciente número de nuevos refugiados. Según una declaración del ACNUR, la Agencia ha pedido al Gobierno que elija un nuevo emplazamiento más alejado de la frontera con extensión adecuada para descongestionar Kapise.

Malawi ya aloja a aproximadamente a 25.000 refugiados y solicitantes de asilo, casi todos procedentes de la región de los Grandes Lagos y el Cuerno de África, en el campamento de Dzaleka, sito a unos 35 km de Lilongwe. Este campamento está al máximo de su capacidad y, pese a que las raciones de alimentos se han reducido un 50% desde el mes de octubre pasado, los recursos de que dispone para atender a los refugiados son limitados.

Gracias a la Voluntaria en Línea Luisa Merchán por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.