Alto Comisionado promete más apoyo para la respuesta a la situación de los refugiados en Turquía

Durante su visita a Ankara, Filippo Grandi dice que continuará abogando por más respaldo internacional, incluyendo más fondos y reasentamiento de refugiados.

Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados saluda a un chico durante una visita a la Asociación para la solidaridad con los solicitantes de asilo y migrantes en Ankara, Turquía.  © ACNUR/Ali Unal

ANKARA, Turquía, 1 de septiembre de 2016 (ACNUR) – Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, expresó su compromiso con reforzar el apoyo del ACNUR con los sistemas de asistencia y protección de refugiados en Turquía, el jueves en su segundo y último día de visita en el país.

Turquía acoge a la población más grande de refugiados en el mundo. Grandi uso su visita, la segunda a Turquía en ocho meses, para expresar sus condolencias por las vidas perdidas durante el fallido intento de golpe de Estado, así como los repetidos ataques terroristas en el pasado año.

Durante su tour en el edificio dañado del Parlamento, que fue golpeado por bombas durante la noche del 15 de julio, Grandi expresó su agradecimiento con Turquía por su apoyo a los refugiados inclusive en momentos difíciles.

En su reunión con el Presidente Recep Tayyip Erdogan reconoció a Turquía su generosidad al acoger a tres millones de refugiados, incluyendo 2,7 millones sirios. Él además recalcó los grandes gastos financieros que hace Turquía para proteger a esta población, así como por la hospitalidad de los turcos al recibirlos en sus comunidades.

Él se comprometió a continuar abogando por más apoyo internacional, incluyendo un aumento en los fondos y los casos de reasentamiento. Además expresó su esperanza de que la Cumbre de la ONU sobre Refugiados y Migrantes del 19 de septiembre resulte en un mayor compromiso mundial con las responsabilidades compartidas con los países de acogida como Turquía.

"Turquía no puede acarrear la responsabilidad tan pesada solo. Esta debe ser compartida internacionalmente"

"Turquía no puede acarrear la responsabilidad tan pesada solo", le dijo Grandi a los reporteros en una conferencia de prensa en Ankara. "Esta debe ser compartida internacionalmente. No es solo un problema financiero. Es una responsabilidad moral internacional".

Con más del 60 por ciento de los niños sirios refugiados fuera de las escuelas en Turquía, el Alto Comisionado concordó con Binali Yildirim, Primer Ministro de Turquía, que prevenir una generación perdida debe ser una prioridad.

"Todo empieza con la educación", dijo Grandi al Ministro de Educación, Ismet Yilmaz, destacando el compromiso de la Agencia de la ONU con los Refugiados para ayudar a superar las barreras que mantienen a los niños fuera de las escuelas, brindando información específica, programas de capacitación en turco, capacitación de habilidades y un mejor acceso a la educación.

Él ofreció el apoyo del ACNUR para la campaña de Turquía que busca darles acceso a los sistemas de educación a más niños refugiados Estuvo complacido al saber del aumento del 50 por ciento de los niños están en la educación formal en el año pasado, y reconoció la garantía de Turquía con que todos los niños puedan tener acceso a la educación.

Antes de la guerra, 20 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 25 años en Siria estaba en la universidad. Actualmente, solo un poco más del 2 por ciento de los jóvenes de esa edad asisten a la universidad en Turquía.

Para ahondar su comprensión de los desafíos que enfrentan los estudiantes refugiados, Grandi se reunió con 10 estudiantes beneficiarios de la beca "DAFI" del ACNUR, que les permite asistir a la universidad. Ellos se encuentran entre los 6.500 solicitantes, de los cuales únicamente 700 la recibieron en 2016.

Durante una visita a Turquía, Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados se reunió con 10 estudiantes que recibieron la beca "DAFI" del ACNUR, que les permite asistir a la universidad.  © ACNUR/Ali Unal

Muchos de los estudiantes realizaban trabajos misceláneos para poder mantenerse antes de recibir la beca, y la mayoría de sus amigos salieron de Turquía hacia Europa. Los estudiantes le dijeron a Grandi que su meta era completar su educación y poder retribuir, ya sea como profesionales en Turquía, o como ingenieros, expertos médicos, o periodistas para la reconstrucción de su hogar destruido por la guerra.

En su reunión con el Ministro de Familia y Políticas Sociales, Fatma Betul Sayan Kaya, Grandi abordó los desafíos que enfrenta el 80 por ciento de los refugiados, que son mujeres y niños, incluyendo un creciente número de niños no acompañados o separados. Él elogió los esfuerzos del Ministro por ofrecer servicios sociales a todos los refugiados vulnerables, incluyendo discapacitados y personas mayores. "Vemos a los sirios como miembros de nuestra propia familia".

Los niveles de fondos internacionales para los refugiados son insuficientes para satisfacer las necesidades de las familias, por esto, Grandi destacó la importancia de la nueva legislación en Turquía que permite que los refugiados accedan al mercado laboral. Desde que la nueva ley entró en vigencia en enero del año anterior, 10.000 pudieron obtener permisos de trabajo.

Noventa por ciento de los refugiados en Turquía viven en zonas urbanas, y lograr sobrevivir se está convirtiendo en algo muy difícil para ellos, obligándolos a recurrir a métodos de sobrevivencia negativos. El ACNUR está trabajando con el Gobierno de Turquía en una serie de proyectos de auto suficiencia para promover la capacitación de habilidades y crear más oportunidades laborales.

Una solución política al conflicto en Siria "es la manera de detener los flujos de refugiados"

Mientras que la violencia en Siria continúa, Grandi reconoció las preocupaciones sobre seguridad de Turquía y expresó su agradecimiento con el Gobierno por el compromiso de continuar admitiendo personas en necesidades humanitarias desesperantes. Él también reconoció que hay un gran número de no sirios llegando a Turquía todos los días, principalmente de Afganistán e Irak, así como una significativa cantidad de Irán y Somalia.

El ACNUR trabaja para brindar soluciones duraderas a estos grupos, y ha reasentado a 18.898 personas a otros países durante el 2016. Más de 270.000 refugiados y solicitantes de asilo no sirios continúan en Turquía.

Además, Grandi elogió los esfuerzos de Turquía, y los alentó a seguir luchando contra el negocio de tráfico de personas, el cual lo describió como una explotación criminal de los refugiados.

Para formalizar la cooperación de Turquía en relación con los temas de refugiados y asilo, el Ministro de Exterior, Mevlüt Çavu?o?lu y Grandi firmaron hoy un Acuerdo de País de Asilo.

El acuerdo mejorará la capacidad del ACNUR para apoyar al Gobierno de Turquía en entregar asistencia y protección a los refugiados. El ACNUR ha operado en Turquía durante 56 años, y sirve de enlace con el Gobierno para encontrar soluciones duraderas y protección para 10.000 refugiados y solicitantes de asilo. Así mismo, lidera y coordina los esfuerzos de las Agencias de la ONU para apoyar la respuesta del país para los refugiados de la crisis de Siria.

En una declaración a la prensa posterior a la ceremonia de la firma, Grandi dijo que esperaba que Turquía continuara apoyando los esfuerzos por encontrar una solución política al conflicto de Siria. "Esa es la forma de detener los flujos de refugiados. No construyendo muros, sino encontrando la paz".