Las personas refugiadas pueden ser impulsoras del desarrollo en Marruecos, afirma el ACNUR

El Alto Comisionado Auxiliar para la Protección del ACNUR elogió los esfuerzos de Marruecos en materia de protección de los refugiados.

Volker Türk, Alto Comisionado Auxiliar para la Protección, se reunió con personas refugiadas y socios del ACNUR.  © ACNUR/Malgorzata Bratkrajc

RABAT, Marruecos – En una visita a Rabat, el Alto Comisionado Auxiliar para la Protección, Volker Türk elogió los esfuerzos de Marruecos en materia de protección de las personas refugiadas.

A pesar de que Marruecos continúa siendo un país de tránsito para las personas refugiadas y migrantes, también se está convirtiendo rápidamente en un país de destino. Este trabaja para ofrecer protección a los refugiados bajo su Política Nacional de Inmigración y Asilo (NPIA, por sus siglas en inglés), la cual fue publicada en septiembre de 2013 por instrucción del Rey Mohamed VI.

"Marruecos fue el primer país del continente africano en firmar la Convención de 1951", dijo Türk en un discurso durante una reunión de instituciones de derechos humanos, la cual fue organizada en conjunto por ACNUR, el Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos, el Instituto Internacional de Derecho Humanitario de San Remo y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). "ACNUR está muy interesado en trabajar en estrecha colaboración con las autoridades marroquíes, que lanzaron una serie de cambios de política sin precedentes desde 2014 en beneficio de los refugiados".

"Se ha avanzado mucho en los últimos cuatro años."

La visita de Türk a la capital marroquí de Rabat coincidió con el cuarto aniversario del lanzamiento de la Política Nacional de Inmigración y Asilo.

"Se ha avanzado mucho en los últimos cuatro años", dijo a los ministros del gobierno durante su visita. "Sin embargo, para ser sostenible, la política de Marruecos ahora debe consagrarse mediante un marco legal pertinente".

Con una tasa de desempleo nacional del 9%, la sociedad marroquí desea crear nuevos empleos. Los refugiados pueden hacer una contribución positiva al mercado laboral creando pequeñas empresas que empleen a nacionales marroquíes.

"Es necesario invertir, a veces con la ayuda de inversores extranjeros, para crear empleos tanto para los refugiados como para la población local", dijo Türk.

"Es importante ver a los refugiados como una oportunidad y un catalizador para el cambio."

Mientras estaba en Rabat, Türk visitó un pequeño restaurante sirio propiedad de Ahmed, un refugiado sirio. El restaurante de Ahmed abrió sus puertas en 2015, con la asistencia del ACNUR y su socio AMAPPE (Asociación Marroquí para la Promoción de Pequeñas Empresas). Ahora emplea a ciudadanos marroquíes junto a refugiados sirios y palestinos. Ahmed le dijo a Türk que está feliz de "retribuir" a Marruecos, el país que lo recibió a él y a su familia, por lo que contrata a nacionales. Sin embargo, sigue con la esperanza de poder regresar a Siria algún día. "Una vez que la paz regrese a mi país, los sirios reconstruirán el país en un año", dijo sonriendo.

Esperanzas similares fueron expresadas por refugiados yemeníes de tres cooperativas que se han lanzado con el apoyo del ACNUR y AMAPPE. El proyecto fue posible gracias a una ley que, luego de ser enmendada, ahora permite a los refugiados crear cooperativas en Marruecos. "Esto no fue fácil", dijeron los empresarios yemeníes. "Pero con determinación, lo logramos".

En otra reunión con refugiados y solicitantes de asilo subsaharianos en un centro comunitario dirigido por la Fundación Orient-Occident, socio de ACNUR en Marruecos, las personas compartieron sus esperanzas y temores con Türk.

"El objetivo de mi visita es escuchar a los refugiados y reiterar a las autoridades marroquíes que ACNUR está dispuesto a seguir trabajando con ellos para que la política nacional de asilo sea un éxito, y que con esto, se pueda inspirar a otros países de la región", dijo Türk.

"Al principio, la sociedad puede ver la llegada de los refugiados como algo nuevo y difícil de gestionar, especialmente en lo que respecta al acceso a los servicios públicos, como la atención médica, el acceso al empleo y la educación. Sin embargo, es importante ver a los refugiados como una oportunidad y un catalizador para el cambio".

Por Malgorzata Bratkrajc