Barbara Hendricks hace un llamamiento a la responsabilidad colectiva en la crisis de los refugiados

Barbara Hendricks, Embajadora de Buena Voluntad Honoraria y Vitalicia de ACNUR, urgió a la Unión Europea a recordar sus valores fundacionales.

La Embajadora de Buena Voluntad Honoraria y Vitalicia de ACNUR Barbara Hendricks habla ante el Parlamento Europeo en el 60 aniversario del Tratado de Roma, haciendo un llamamiento a los países miembros a "cumplir con sus "obligaciones" en respuesta a la crisis global de refugiados.  © ACNUR/G. Kovacs

PARIS, Francia, 30 de marzo de 2017 (ACNUR) -- La Embajadora de Buena Voluntad Honoraria y Vitalicia de ACNUR, Barbara Hendricks, pronunció un discurso ante el Parlamento Europeo en el 60 aniversario del Tratado de Roma, haciendo un llamamiento a los países miembros a "cumplir con sus "obligaciones" en respuesta a la crisis global de refugiados".

Ante un escenario global de crisis humanitarias a una escala sin precedentes, provocado por los conflictos, y con más de 65 millones de personas desplazadas, la cantante clásica, nacida en Estados Unidos, aprovechó la oportunidad para reflexionar sobre sus propias experiencias en los últimos 30 años y reiterar la urgente necesidad de una "respuesta colectiva" a los desafíos en Europa.

"He conocido a demasiadas madres con el corazón roto, algunas han tenido que enterrar a sus hijos", dijo Hendricks a los delegados, que la ovacionaron en pie. "En Grecia, el año pasado, una madre no podía contener sus lágrimas mientras contaba su peligroso viaje y la vida que se había visto obligada a dejar atrás. Muchos niños sirios ya han perdido cinco años de escuela debido a esta tragedia".

Hendricks, la embajadora más veterana en activo de ACNUR, advirtió que no permitiría que "los mercaderes del temor, el odio y la exclusión" hablaran más alto que nadie y definieran las identidades nacionales.

La Embajadora de Buena Voluntad Honoraria y Vitalicia de ACNUR Barbara Hendricks conoce a familias refugiadas en CONVIVIAL, una ONG creada para ayudar a los refugiados a comenzar de nuevo sus vidas en Bélgica.  © ACNUR/Marc Deville

Sin embargo, también expresó su confianza en el poder colectivo de la Unión Europea para hacer frente a estos desafíos, casi 25 años después de elegir participar en lo que ella denominó "esta aventura difícil, compleja y a la vez maravillosa".

"Se fundó en los valores de la dignidad humana, la democracia, la solidaridad, la libertad y la igualdad", dijo sobre la UE. "Debemos ser audaces, atrevernos a mirar al individuo al que llamamos el otro y decir mi hermana, mi hermano, mi niño."

"No puedo mirar a la cara de un niño refugiado que sufre sin ver la cara de mis propios hijos y nietos. Como Embajadora de ACNUR, les pido que demuestren la misma solidaridad que ustedes desearían para su familia si se vieran forzados a huir".