En São Paulo, Brasil, ACNUR y sus socios preparan el sello de certificación para las Ciudades Solidarias

Representantes de ocho municipalidades de diferentes países del mundo y de organizaciones internacionales definieron los criterios para la certificación de las Ciudades Solidarias.

Representantes de organizaciones internacionales e de diferentes ciudades del mundo em su visita al Centro de Referencia y Atención para Inmigrantes (CRAI) en São Paulo.

Representantes de organizaciones internacionales e de diferentes ciudades del mundo em su visita al Centro de Referencia y Atención para Inmigrantes (CRAI) en São Paulo.  © ACNUR/ Miguel Pachioni

SÃO PAULO, Brasil - Representantes de las municipalidades de ocho países de diferentes partes del mundo y de organizaciones internacionales se reunieron esta semana en São Paulo, Brasil, para discutir la estrategia de ACNUR y sus socios para la certificación de las Ciudades Solidarias. El objetivo de la reunión fue reconocer los esfuerzos realizados y los desafíos enfrentados por diferentes ciudades en todo el mundo y discutir criterios para fortalecer los mecanismos de protección e integración de personas refugiadas, desplazadas y apátridas, facilitando de esa forma la elaboración de directrices para el reconocimiento de Ciudades Solidarias.

La ciudad de São Paulo, donde se realizó la reunión iniciada el pasado martes 25 de septiembre, presentó una serie de iniciativas que incluyen buenas prácticas para el acceso a estructuras públicas de salud y educación, albergue y servicios específicos, como los que brinda el Centro de Referencia y Atención para Inmigrantes (CRAI). Los participantes de la reunión visitaron las estructuras del CRAI para conocer de cerca los servicios de asesoría legal, apoyo psicológico y talleres de capacitación vocacional ofrecidos por el Centro a personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes.

Mensualmente, el Centro atiende a unas 450 personas, muchas de las cuales utilizan más de un servicio de los facilitados por el CRAI, así como otros servicios y estructuras de apoyo de la municipalidad, como los centros de acogida exclusivos, los cursos de portugués y los talleres de capacitación. La Ley 16478/16 define una importante política municipal en beneficio de las personas refugiadas y migrantes, consolidando sus derechos y fortaleciendo la prestación de servicios para la integración de estas personas a la sociedad de acogida.

Para el representante de ACNUR en Brasil, José Egas, las ciudades desempeñan un papel fundamental en la acogida, protección e integración de las personas que se ven obligadas a dejar su país y llegan al contexto urbano con muchos desafíos, pero también con muchas oportunidades para el desarrollo local.

“El protagonismo de las ciudades y de las autoridades locales en la respuesta al desplazamiento forzado ha sido un elemento recurrente en la región de las Américas, reconocido desde la adopción del Plan de Acción de México en 2004, que forjó el concepto de Ciudades Solidarias, hasta el Plan de Acción de Brasil de 2014”, afirmó Egas en su discurso de apertura de la reunión, dirigiéndose a representantes de las municipalidades de Buenos Aires (Argentina), Porto Alegre y São Paulo (Brasil), Nueva York (Estados Unidos), Quito (Ecuador), Santiago (Chile) y Teherán (Irán).

El representante de ACNUR también resaltó el papel de São Paulo como ciudad innovadora no solo del concepto de Ciudades Solidarias y de su aplicabilidad en las políticas públicas, sino también de la participación efectiva de las ciudades en las negociaciones internacionales y regionales sobre la protección e integración local de las personas refugiadas.

“Esperamos que la iniciativa de Ciudades Solidarias de ACNUR se convierta en un símbolo de innovación y desarrollo en la atención de las personas refugiadas, asegurando la protección de los derechos humanos”, dijo la Secretaria de Derechos Humanos y Ciudadanía de la Municipalidad de São Paulo, Berenice Giannella.

Las conclusiones de la reunión técnica de Ciudades Solidarias, que se termina hoy, se presentarán en la décimo primera reunión anual del Diálogo del Alto Comisionado sobre los Desafíos de la Protección, que se realizará en Ginebra, Suiza, el 18 y 19 de diciembre.