Personas refugiadas y migrantes procedentes de Venezuela acceden a los servicios de documentación y reubicación interna de la Operación Acogida en Manaos

Espacio ideado por el Comité Federal de Asistencia de Emergencia del Gobierno Federal cuenta con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas, entidades de la sociedad civil y actores municipales y estatales

La venezolana Almeris, de 20 años, realizó con su hijo de apenas dos y con su marido un trayecto de casi 40 horas de autobús hasta llegar a Boa Vista.   © ACNUR/Alexandre Pereira

Manaos, 7 de noviembre de 2019 – Las personas venezolanas que llegan a Manaos cuentan con un nuevo Puesto de Reubicación Interna y Selección de la Operación Acogida. En el local se puede obtener información sobre cómo solicitar asilo o residencia temporal en Brasil, emitir documentos, recibir vacunas y ofrecerse voluntario para la estrategia de reubicación interna, que crea mejores oportunidades de integración social y económica en otras regiones del país.

Todos los servicios son gratuitos e incluyen orientación y derivación para los casos más urgentes de protección, tales como niñas, niños y adolescentes no acompañados, personas con discapacidad, mujeres embarazadas, adultos mayores y población LGBTI. El espacio, que funciona de lunes a viernes de 8:00 a 17:00 en la región Centro-Sur de Manaos (Avenida Torquato Tapajós nº 1047) fue ideado por el Comité Federal de Asistencia de Emergencia del Gobierno Federal por indicación del presidente Jair Bolsonaro.

El espacio está operativo desde el martes pasado (5 de noviembre) y ya está siendo solicitado por familias que se han visto forzadas a dejar Venezuela debido a las circunstancias políticas y socioeconómicas del país.

La venezolana Almeris, de 20 años, realizó con su hijo de apenas dos y con su marido un trayecto de casi 40 horas de autobús para llegar desde la provincia de Anzoátegui hasta Boa Vista (capital de Roraima). Después, la familia se enfrentó a otras 12 horas hasta alcanzar Manaos, adonde llegaron el pasado mes de septiembre. Fueron tres días en la carretera alimentando la esperanza de empezar una vida nueva en Brasil.

“Cuando decidimos abandonar Venezuela teníamos la esperanza de encontrar apoyo aquí para vivir y encontrar un empleo. Desde entonces no hemos conseguido documentos para lograrlo, como tarjeta de identidad fiscal (CPF) o cartera de trabajo. Entonces nos enteramos de que se iba a abrir este centro y que en él nos podrían ayudar. Nos ha facilitado mucho, pues ya no tenemos que ir de un lado a otro recavando información”, resalta Almeris, que trabaja actualmente como autónoma en la capital amazonense.

Este miércoles 6 de noviembre dio pasos importantes para su vida en el país. Junto con su hijo, el pequeño Jesús de dos años, y su esposo Jesús Carvalho de 24, Almeris hizo uso de varios servicios del centro para actualizar las vacunas de toda la familia de acuerdo con las cartillas brasileñas, emitir la Tarjeta de Identidad Fiscal (CPF) y acceder a la documentación sobre solicitud de asilo en el país.

El nuevo Puesto de Reubicación Interna y Selección de la Operación Acogida cuenta con el apoyo de varias agencias de las Naciones Unidas en Brasil, además de órganos públicos federales, estatales y municipales, así como de entidades de la sociedad civil. El objetivo es reunir en un único espacio la asistencia para miles de personas venezolanas que atraviesan la ciudad como consecuencia del elevado flujo migratorio procedente de su país.

En el centro, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) facilitan el acceso a información y a los procedimientos preparativos para solicitar asilo y residencia temporal. Un espacio de la Policía Federal permite la formalización de estas solicitudes y hace efectiva la documentación de estas personas, con objeto de que dispongan de acceso a derechos, servicios públicos y a la estrategia de reubicación interna.

“Hay mucha información importante y aquí podemos enterarnos bien, eso es una gran facilidad. Somos optimistas”, comenta Almeris. Con la documentación previa preparada y la tarjeta de identidad fiscal emitida por la Hacienda Federal, se dirige ahora al puesto de la Policía Federal. Buena noticia: su hijo Jesús y su esposo pudieron quedarse jugando en el espacio Súper Panas, ideado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En el espacio integrado Súper Panas, UNICEF y sus socios ofrecen apoyo psicosocial, incluyendo actividades de ocio y deportes: algo que resulta fundamental para el desarrollo y la recuperación emocional de niños, niñas y adolescentes migrantes. En estos centros UNICEF también trabaja para prevenir, identificar y derivar los casos de violencia y abuso contra niñas y niños.

En el mismo Puesto de Selección, el Fondo da su apoyo a un sector especial de protección para niñas, niños y adolescentes no acompañados y/o separados de sus padres en el que se trata de restablecer el contacto familiar y la acogida, derivación y gestión de casos de protección de complejidad media y alta.

Reubicación interna: la esperanza de un nuevo comienzo – Cuando Pablo, de 29 años, y Emily, de 27, decidieron abandonar la ciudad de Guayana (Venezuela), vieron en el sur de Brasil una oportunidad para volver a empezar. Su deseo: vivir y trabajar en Porto Alegre (Río Grande del Sur), donde mantienen contacto con unos amigos.

En el nuevo puesto de Manaos encontraron el apoyo de las Fuerzas Armadas para participar en la estrategia de reubicación interna. “Nuestro deseo de ir a Porto Alegre se debe a que tenemos amigos que trabajan y ya consiguieron establecerse allí. Queremos empleo y poder matricular a nuestros hijos en la escuela”, resalta Emily, madre de las pequeñas Cataleya y Mairy, de seis meses y cinco años respectivamente.

Después de iniciar el trámite de solicitud de la residencia en Brasil, Pablo y Emily serán reubicados. La reubicación interna es una decisión voluntaria, y quien quiera desplazarse debe contar con una cartilla de vacunación actualizada y portar documentos como la solicitud de asilo o residencia temporal, CPF y Cartera de Trabajo. Por eso es tan práctico el nuevo puesto que centraliza todos los servicios de la ciudad.

“Aquí tenemos esperanza porque encontramos todas las oficinas en un mismo lugar. Ahorramos el pasaje del autobús y otros gastos en Manaos, que es una ciudad muy grande. Por no mencionar que, si falta algún documento, podemos aprender cómo obtenerlo y qué tenemos que hacer sin tener que andar dando vueltas por la ciudad”, destaca Pablo, esposo de Emily.

Para mantener las vacunas al día, la comunidad cuenta con el apoyo de las secretarías municipales y estatales de sanidad (SEMSA y SUSAM), que son responsables de los programas de inmunización.

En el caso de grupos específicos, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) viene desarrollando actividades centradas en la resiliencia comunitaria y la divulgación de información sobre los derechos de mujeres, niñas y población LGBTI en Brasil.  El servicio es gratuito y funciona durante el horario de apertura del puesto.

ACNUR ofrece también apoyo al gobierno para procedimientos de registro e identificación de casos específicos de protección. La OIM brinda información sobre los derechos de las personas migrantes en Brasil y sobre cómo combatir la trata de personas y la explotación laboral.

Situación en Manaos – El gran número de personas venezolanas en Manaos es consecuencia de un flujo migratorio sin precedentes en el que millones de personas tuvieron que dejar sus casas. Según datos de la Policía Federal, a septiembre de este año se encontrarían en Brasil 213.000 personas venezolanas. Se estima que entre 16.000 y 20.000 están en el estado de Amazonas.

Desde agosto de este año, la Operación Acogida ha auxiliado a la organización del flujo de refugiados y migrantes en la ciudad en colaboración con diversos ministerios del Gobierno Federal (bajo la coordinación de la Casa Civil de la Presidencia de la República), Fuerzas Armadas, agencias de Naciones Unidas, actores federales, estatales y municipales, y sociedad civil.

Las Naciones Unidas estiman que más de 4,5 millones de personas venezolanas han tenido que abandonar ya su país en lo que constituye uno de los mayores movimientos de población de la historia reciente de América Latina, y uno de los grandes desplazamientos de la actualidad

A medida que la situación en Venezuela se deteriora, las personas refugiadas y migrantes procedentes de Venezuela que llegan hasta Brasil y otros países de la región presentan necesidades humanitarias más graves. El movimiento representa graves riesgos para la seguridad de las personas, que quedan expuestas a situaciones de explotación y de violación de sus derechos humanos.

En Brasil, la Operación Acogida actúa en la ordenación de la frontera entre Brasil y Venezuela, la acogida de las poblaciones más vulnerables y la implementación de la estrategia de reubicación interna, de la que ya se han beneficiado más de 16.000 personas venezolanas.