A pesar del conflicto en Yemen, los refugiados siguen llegando por mar al país

El país desgarrado por los conflictos ahora acoge a 264.615 personas refugiadas, mientras que el número de desplazados internos alcanza un récord de 2.305.048.

Etíopes y somalíes en el centro de recepción de Mayfa'a en Yemen.  © ACNUR/J.Björgvinsson

GINEBRA, Suiza, 27 de octubre de 2015 (ACNUR) – A pesar del conflicto actual y del agravamiento de la crisis humanitaria, en lo que va de año casi 70.000 refugiados, solicitantes de asilo y migrantes -principalmente de Etiopía y Somalia- han llegado por mar a Yemen. Más de la mitad de estas llegadas se han producido desde que estalló el conflicto en marzo.

ACNUR y sus socios han proporcionado cobijo, comida y asistencia médica en el centro de acogida de Mayfa'a a aquellos que llegaron a través del mar Arábigo.

No obstante, para los que llegan a lo largo de la costa del mar Rojo, se ha interrumpido la utilización de las instalaciones de recepción después de que un ataque destruyera una población que acogía a las nuevas llegadas en Bab el-Mandeb (la semana pasada fueron saqueados las restantes instalaciones de acogida). Dos empleados de otras organizaciones que estaban trabajando en este centro de tránsito murieron a causa de este ataque: un asistente médico de la Media Luna Roja de Yemen y un refugiado somalí que estaba trabajando como intérprete.

Viajar a Yemen resulta especialmente peligroso. Hace tres semanas, un bote con inmigrantes y refugiados volcó en el mar Arábigo en su ruta hacia Yemen. De los 68 pasajeros sólo sobrevivieron 33: 32 fueron rescatados por un barco que pasó cerca de ellos y otro consiguió nadar hasta la costa. Society for Humanitarian Solidarity (SHS), sociedad galardonada con el Premio Nansen y que colabora con ACNUR, trasladó a los supervivientes a su clínica en Mayfa'a donde recibieron tratamiento médico.Desde principios de año se han registrado 88 muertes en el mar entre el Cuerno de África y Yemen.

La mayoría de los desplazamientos hacia Yemen han cambiado la ruta hacia la costa del mar Arábigo donde la gente cree que la situación está más tranquila. En septiembre, se registraron más de 10.000 llegadas nuevas, lo que supone un aumento del 50 por ciento comparado con agosto. En octubre se registraron más de 10.000 llegadas. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y sus socios han estado proporcionando acogida y servicios médicos. Si bien algunos son refugiados somalíes que previamente habían huido de Yemen, la mayoría son inmigrantes procedentes de Etiopía para los que Yemen es una parada transitoria en su viaje en busca de mejores oportunidades.

Mientras tanto, Yemen también está viendo un aumento continuo en el número de personas que se convierten en desplazados internos. El 15 de octubre, un mecanismo de seguimiento de desplazamientos de la OIM y ACNUR publicó nuevos datos que mostraron que la población de desplazados internos ha alcanzado un nivel récord de 2.305.048 personas.

Esta cifra, a mediados de mayo era de 545.719 personas. Actualmente, prácticamente uno de cada diez yemeníes ha tenido que buscar refugio en otras partes del país como resultado del conflictoen curso o de la escasez de servicios básicos y las mínimas oportunidades de subsistencia. ACNUR, junto a otros actores humanitarios, sigue ayudando a los yemeníes a cubrir sus necesidades a pesar de las enormes dificultades.

Desde finales de marzo, ACNUR ha repartido artículos de ayuda de emergencia a 22.883 familias desplazadas (147.386 personas). No obstante, el acceso a las poblaciones afectadas sigue siendo un importante factor de preocupación, ya que muchos de los más necesitados permanecen en regiones aisladas a causa del conflicto. ACNUR está supervisando las condiciones de las personas desplazadas con necesidades específicas como mujeres, niños, ancianos o aquellos con problemas médicos. Gracias a las evaluaciones periódicas, ACNUR puede concentrar sus esfuerzos de protección en aquellas personas con necesidades críticas. Los centros comunitarios también están prestando ayuda legal y social.

"Lamentablemente, el conflicto se propaga por el país y es la población yemení quién está sufriendo las consecuencias directas. ACNUR pide a las partes del conflicto que protejan la vida y los derechos de los civiles, incluyendo a refugiados y desplazados internos", declaró Adrian Edwards, portavoz de ACNUR, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

"Los refugiados han perdido sus medios de subsistencia y muchos vuelven a estar desarraigados al verse forzados a desplazarse a otras partes del país", añadió Adrian Edwards. ACNUR ha aumentado su ayuda social y servicios de protección para el creciente número de refugiados vulnerables.

En la actualidad, Yemen acoge a 264.615 refugiados, de los cuales 250.260 son somalíes. Desde marzo, más de 121.000 personas han huido de Yemen a países vecinos.