ACNUR y Vodafone llevan el aprendizaje a través de tablets a 18.000 refugiados somalíes

Se formarán a 378 maestros para proporcionar educación a través de tablets a unos 18.000 jóvenes de entre siete y veinte años en 13 centros educativos de los campamentos de Dadaab.

Michael Mutinda, maestro en una de las escuelas primarias de Dadaab, enseña como utilizar una tablet a sus alumnos.  © ACNUR/D.Mwancha

DADAAB, Kenia, 9 de octubre de 2014 (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados y la Fundación Vodafone han abierto este mes centros equipados con tecnología móvil que permitirán a miles de jóvenes somalíes finalizar, complementar, y ampliar sus estudios en el extenso complejo de campamentos de refugiados de Dadaab, en Kenia.

Garantizar una educación de calidad para la población de más de 350.000 refugiados en Dadaab sigue siendo un reto por diversas razones, incluyendo las restricciones de financiación y la escasez de maestros cualificados. No obstante, ACNUR y La Fundación Vodafone, la rama filantrópica de la empresa británica Vodafone, confían en que el programa Instant Network Schools (Escuelas de Red Instantánea), lanzado este mes, ayudará.

En total se formarán a 378 maestros para proporcionar educación a través de tablets a unos 18.000 jóvenes de entre siete y veinte años en 13 centros de red instantánea en los campamentos de Dadaab.

Los centros se abrieron en seis escuelas primarias existentes, tres escuelas secundarias así como en cuatro escuelas de formación profesional, y permitirán a los estudiantes acceder a Internet y a otra tecnología de la información y la comunicación. Desde su lanzamiento, el programa ha captado un gran interés entre los jóvenes.

Un gran número de niños en edad escolar llega a los campamentos de Dadaab sin educación previa y la tasa de escolarización permanece baja. ACNUR ha constatado que, de los 279.000 niños que viven en Dadaab, el 41% está inscrito en escuelas primarias y solo el 8,5% en escuelas secundarias.

Safaricom, la filial de Vodafone en Kenia, está proporcionando la conectividad en las 13 escuelas de red instantánea por medio de energía solar, mientras que la empresa china de equipos de telecomunicaciones Huawei ha donado 235 tablets al programa.

Los profesores de Dadaab han sido formados en una serie de programas educativos basados en el uso de las tablets, que proporcionan a los alumnos información a la cual no hubieran tenido acceso en otras circunstancias, debido a la escasez de recursos.

Las tablets también proporcionan a los alumnos un lazo con la vida fuera de los campamentos de refugiados. Como parte de sus estudios, los alumnos utilizarán esta tecnología para ponerse en contacto con alumnos y profesionales de otros países.

"Estamos contentos con esta cooperación que trae tecnología a nuestro sistema educativo. La educación es esencial en la vida de los refugiados, al ser lo más importante que pueden llevarse de vuelta a sus países de origen. Nos comprometemos a velar por el éxito del proyecto", declaró el representante de ACNUR en Kenia, Raouf Mazou. El programa cuenta con el apoyo de las secciones de innovación y educación de ACNUR.

Andrew Dunnett, el director de la Fundación Vodafone, añadió que los programas de aprendizaje a través de tablets proporcionarán a un gran número de niños en Dadaab "una fuente de información ilimitada a la que de lo contrario no hubieran podido acceder".

La Fundación Vodafone también ha abierto otras tres escuelas de red instantánea: dos en Ajuntok, en Sudán del Sur y el otro en Goma, en el este de la República Democrática del Congo. Otros 5.000 jóvenes se beneficiarán de estas escuelas.

Gracias a la Voluntaria en Línea Natalia Walker Sáez por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.