Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR llama a acciones urgentes por los niños Rohingya refugiados

Kristin Davis, Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR, conoció a refugiados Rohingya en Bangladesh.  © ACNUR/Andy Hall

Celebrando el Día Universal del Niño, Kristin Davis, aclamada actriz y Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR, está solicitando atención y financiación a nivel mundial para proporcionar más ayuda para salvar las vidas de los niños Rohingya refugiados en Bangladesh.

Al hablar con ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, al final de una visita al campamento de refugiados de Kutupalong en Bangladesh, Davis dijo: "Para mí, la parte más impactante de la crisis de refugiados Rohingya es la cantidad de niños que tuvieron que huir de sus hogares. Más de la mitad de los refugiados en el campamento son niños. Algunos de ellos han perdido a uno o a ambos padres y están solos. Estos niños se han enfrentado a horrores inimaginables y violencia caótica, y luego a un angustioso viaje hacia la seguridad. Ellos necesitan todo, incluyendo albergue, agua y comida. No puedo imaginar pasar por lo que estos niños y sus familias han pasado, y mucho menos tener la fuerza, la capacidad de recuperación y la valentía tan extraordinaria que estos niños poseen".

"Actualmente esta es la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo y ver el impacto de esta emergencia en los niños es devastador", continuó Davis. "Pero hay esperanza. He sido testigo del hecho de que ACNUR trabaja día y noche, junto con el Gobierno de Bangladesh y sus socios, para garantizar que los refugiados estén a salvo, albergados y protegidos. ACNUR también presta servicios y asistencia para salvar vidas,incluyendo agua potable, albergue, mantas, utensilios de cocina y lonas impermeables, incluso en las ubicaciones más remotas. Pero hay mucho más por hacer y se necesita desesperadamente más apoyo internacional".

"El hecho es que más fondos y más donaciones salvarán vidas. Los gobiernos, el sector público, el sector privado y las empresas, todos tenemos que hacer todo lo posible para ayudar y donar ahora para apoyar a los refugiados Rohingya", agregó Davis.

La comunidad Rohingya es una minoría apátrida de Myanmar. Desde que la violencia estalló el 25 de agosto de 2017 en el Estado de Rakhine, al norte de Myanmar, más de 600.000 personas han huido a Bangladesh. Los niños y las niñas representan el 54 por ciento de la población total, mientras que las mujeres conforman el 52 por ciento. Muchas otras personas refugiadas son adultos mayores que tienen necesidades especiales de protección.

En un conteo familiar reciente que se aplicó a más de 170.000 familias (más de 740.000 individuos) los equipos del ACNUR han descubierto hasta el momento que:

  • 5.677 (3,3%) de los hogares eran encabezados por niños y niñas.

  • Más de 4.800 hogares (2,8%) incluían niños separados o no acompañados.

  • Un tercio de las familias refugiadas eran altamente vulnerables.

  • Un 14 por ciento de las familias estaban compuestas por madres solteras que mantienen a sus familias con poco apoyo en condiciones muy duras.ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha desplegado a un adicional de más de 100 miembros especializados del personal y ha enviado cerca de 1.500 toneladas métricas de ayuda a Bangladesh desde el 25 de agosto, incluyendo tiendas, lonas plásticas, mantas, sets de cocina y bidones. Se está trasladando más ayuda por mar.

Louise Aubin, Coordinadora Senior de Emergencia del ACNUR con sede en Cox's Bazar, Bangladesh, dijo: "El primer objetivo del ACNUR es ayudar al Gobierno de Bangladesh a recibir, proteger y proporcionar asistencia vital a los cientos de miles de refugiados Rohingya. Sus familias y comunidades han sido destrozadas y necesitan desesperadamente los servicios más básicos, como asistencia médica, alimentos y albergue. Estamos aquí para ayudar a los refugiados a reconstruir sus vidas y para esto necesitamos apoyo internacional y fondos para responder a las necesidades humanitarias masivas que encontramos aquí".

El ACNUR necesita 83,7 millones de dólares para responder a las necesidades humanitarias en Bangladesh hasta finales de febrero de 2018 con el fin de satisfacer las necesidades de niños, mujeres y hombres que huyen del conflicto. Actualmente, la respuesta del ACNUR cuenta con menos de la mitad del financiamiento necesario.

www.unhcr.org/donatenow

Notas a los editores:

Embajadora de Buena Voluntad Kristin Davis:

  • La actriz de renombre internacional, Kristin Davis, se convirtió en Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR en 2016.

  • Kristin aboga por el trabajo del ACNUR y la difícil situación de los refugiados en apariciones en los medios de comunicación, eventos de recaudación de fondos y a través del activismo en las redes sociales.

  • En 2014, Kristin viajó al norte de Uganda y la República Democrática del Congo con el ACNUR. Allí conoció a familias de Sudán del Sur que habían sido desplazadas debido a conflictos y violencia. Ella escuchó las dificultades que habían soportado al dejar todo lo que tenían para llegar a un lugar seguro.

  • Después de su visita, Kristin filmó un video sobre una joven refugiada sudanesa llamada Fiona para el Día Mundial del Refugiado. El video fue utilizado como un Anuncio de Servicio Público que llegó a más de 300 millones de personas.

  • En diciembre de 2016, Kristin visitó Ruanda para reunirse con familias desplazadas de Burundi y el Congo. Kristin los visitó nuevamente en 2017 después de que se reasentaron, esta vez en Kentucky y Pennsylvania, en los Estados Unidos.

  • Kristin ha estado esta semana en Hong Kong para asistir a dos eventos de alto nivel con el ACNUR, una vez más apoyando el trabajo de recaudación de fondos. Aprovechó la oportunidad para visitar Bangladesh y ver por sí misma el trabajo que realiza ACNUR para la crisis Rohingya con el fin de crear conciencia y apoyar los esfuerzos de recaudación de fondos.

Ejercicio de conteo familiar en Bangladesh, más información:

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, completó la primera fase del recuento de familias Rohingya refugiadas a principios de noviembre. Se han contabilizado más de medio millón de refugiados de Myanmar. El ejercicio, llevado a cabo conjuntamente por el ACNUR y la Comisión de Repatriación y Alivio de Refugiados de Bangladesh, tuvo lugar en el campamento de Kutupalong, en áreas improvisadas y de extensión, y en áreas improvisadas de Balukhali, y ahora se extiende hacia el sur. Yendo de albergue en albergue, más de 100 encuestadores contratados por el ACNUR han recopilado datos (hasta el 19 de noviembre de 2017) sobre 172.032 familias (745.135 personas).

En un ejercicio de conteo familiar innovador y revelador, los equipos de ACNUR encontraron que un tercio de las familias son vulnerables. Hasta un 14 por ciento son madres solteras que mantienen unidas a sus familias con poco apoyo en condiciones difíciles en los campamentos. Otros están luchando con serios problemas de salud o discapacidades. También hay una alta proporción de personas mayores en riesgo, niños no acompañados y separados, y algunos de ellos cuidan a sus hermanos menores. Los niños constituyen el 54% de la población total y las mujeres el 52%. La mayoría de las personas contabilizadas (72%) llegaron a Bangladesh después de que estalló la violencia en el norteño estado de Rakhine en Myanmar a fines de agosto, mientras que los restantes buscaron seguridad en Bangladesh antes de la última afluencia. La mayoría (70%) provienen del municipio de Maungdaw, con una minoría de Buthidaung y Rathedaung.

La recopilación de datos móviles se diseñó de tal manera que los datos se pueden recopilar con GPS incluso cuando el equipo no tiene cobertura de red. Tan pronto como el dispositivo móvil cuenta con conexión, los datos recopilados se cargan automáticamente en un servidor seguro. Este diseño ha permitido que ACNUR recopile los datos necesarios y los consolide, analice y visualice rápidamente. El ejercicio RRRC-ACNUR extenderá rápidamente su cobertura más al sur hacia Teknaf en las próximas semanas. Los datos geo referenciados de cada familia y la tarjeta de conteo de familias RRRC con código de barras han dado forma a la situación de los refugiados Rohingya que viven en Bangladesh, en términos de demografía y ubicación.

El diseño y la metodología de este ejercicio de conteo familiar son algo únicos en el historial de registro de emergencias de ACNUR. Debido a que los refugiados todavía están en movimiento y la zonificación del sitio todavía está en progreso, los encuestadores visitan los albergues de forma individual, lo que significa que los refugiados no tienen que hacer cola para ser contabilizados. La información recopilada en este ejercicio en curso será útil no solo para ACNUR y las autoridades de Bangladesh, sino también para todos los socios humanitarios en su planificación e "intervenciones" en beneficio de los refugiados.

Para mayor información sobre el tema, contacte: