La conferencia de Ginebra sobre los refugiados sirios concluye con nuevos compromisos para la admisión y el reconocimiento de los desafíos futuros

  © ACNUR

GINEBRA, Suiza, 30 de marzo de 2016 (ACNUR) – La conferencia internacional en Ginebra acerca de la grave situación de los refugiados sirios concluyó hoy con nuevos cupos de reasentamiento y otras formas de admisión humanitaria ofrecidas por los Estados, pero también con el reconocimiento de los retos a afrontar en los próximos tres años para reducir la brecha entre el número de cupos que los países están dispuestos a ofrecer para los refugiados sirios y el número que ACNUR considera que se requiere con urgencia.

En sus consideraciones finales, Grandi dijo que la conferencia había logrado "un claro reconocimiento de la necesidad de solidaridad y reparto de responsabilidades para los refugiados". Sin embargo, también advirtió a los delegados del más amplio contexto global del desplazamiento y de los enormes desafíos que nos esperan, como la necesidad de alcanzar una solución política para Siria, y responder a los flujos de desplazamiento, en curso y secundarios, provocados por los conflictos en todo el mundo.

"Estoy consciente de que nuestro llamamiento llega en un momento de gran dificultad, y en un contexto muy preocupante", dijo Grandi. "La solidaridad que necesitamos es global, en esta coyuntura. Es esencial que haya un esfuerzo colectivo de muchos Estados, y de muchos actores dentro de los Estados".

En general, reconoció que este miércoles se lograron avances en seis áreas:

  • Juntos, los Estados asumieron compromisos para un modesto incremento en el número de cupos de reasentamiento y admisión humanitaria, llevando el total de los cupos actualmente disponibles a 185.000. Varios países ofrecieron un aumento significativo de sus programas de reasentamiento global para este año y los próximos. Asimismo, la UE se comprometió a reasentar a un mayor número de refugiados desde Turquía.

  • Varios Estados reafirmaron su compromiso con la reunificación familiar, así como su disposición a agilizar los procedimientos.

  • Varios países latinoamericanos y europeos anunciaron nuevos programas de visas humanitarias y la ampliación de los programas existentes.

  • Trece Estados confirmaron programas de becas y visas de estudio para los refugiados sirios.

  • La aceleración de los procesos de admisión a través de la eliminación o simplificación de barreras administrativas fue mencionada por varios Estados.

  • Dos países asumieron importantes compromisos financieros en apoyo de los programas de reasentamiento de ACNUR. Varios países de reasentamiento ofrecieron compartir su experiencia con los países nuevos en este procedimiento.

El ACNUR estima que al menos el 10% de los 4,8 millones de refugiados que se encuentran en los países vecinos de Siria necesitarán ser reasentados o beneficiarse de otro tipo de ayuda humanitaria para su traslado a otros lugares en condiciones de seguridad antes de finales de 2018. Los beneficiarios de estas medidas incluirán a personas altamente vulnerables, como sobrevivientes de tortura, refugiados gravemente enfermos, o mujeres cabeza de familia, con hijos que cuidar y sin el apoyo de otros familiares.

En la conferencia del miércoles también se contemplaron medidas complementarias al reasentamiento y la admisión humanitaria, como visas humanitarias, patrocinios privados, reunificación familiar, becas, evacuación médica y programas de movilidad laboral, las cuales se podrán implementar incluso a través de la participación del sector privado. Estos mecanismos ayudarán a complementar los programas de reasentamiento existentes y permitirán garantizar que quede cierta disponibilidad de cupos para los refugiados que los necesiten en otras partes del mundo.

La conferencia es uno de los eventos clave en 2016 sobre los refugiados sirios. Sigue a la Conferencia de Londres de febrero, que se centró en las dimensiones financieras del desafío humanitario que suponen los más de 13,5 millones de personas en necesidad de asistencia en Siria, y los 4,8 millones de refugiados en la región limítrofe, así como las necesidades de las comunidades que los acogen. Asimismo, precede a la Cumbre sobre refugiados que se celebrará en septiembre en la reunión de la Asamblea General.