Representante del ACNUR en Nigeria y ECOWAS concluye misión de investigación en dos estados receptores de refugiados

Personal del ACNUR y autoridades locales asisten a los cameruneses recién llegados que buscan seguridad en Obanliku, sureste de Nigeria, octubre 2017.  © ACNUR/Jacob Pahar

El Representante del ACNUR en Nigeria y ECOWAS, Antonio José Canhandula, realizó una misión de investigación en los estados de Benue y Cross River, Nigeria, del 8 al 10 de enero de 2018, donde interactuó con refugiados cameruneses en Abande, en el área del gobierno local de Kwande, Utanga; y Amana, en el área del gobierno local de Obanliku.

El Representante sostuvo reuniones con el gobierno estatal y líderes tradicionales, y expresó el compromiso del ACNUR de trabajar en estrecha colaboración con las autoridades locales para proporcionar asistencia a los refugiados cameruneses sin dejar de lado a las comunidades de acogida.

"Nos comprometemos a trabajar con el Gobierno de Nigeria para garantizar que se proporcione un entorno comunitario seguro para los refugiados cameruneses y sus comunidades de acogida en los estados de Benue y Cross River", dijo Canhandula. "Como tal, nuestra recomendación es que los refugiados estén alejados de la frontera, de acuerdo con los estándares internacionales", agregó.

La prioridad inmediata del ACNUR es trabajar junto con la Agencia Estatal de Manejo de Emergencias en el espíritu de la Declaración de Nueva York de 2016, para crear campamentos temporales, a la espera de una identificación, con una visión a largo plazo para explorar vías que permitan a los refugiados vivir en comunidades de acogida, obtener acceso a oportunidades donde puedan ser más autosuficientes y contribuir a la economía local, impulsando así el desarrollo de las comunidades que los albergan, explicó.

Desde octubre del año pasado, ACNUR ha visto un aumento constante en el número de personas, predominantemente de la región anglófona de Camerún, que han huido de sus hogares a los estados de Cross River y Benue en Nigeria, en busca de seguridad. Con respecto al número de refugiados cameruneses en Nigeria, el Representante del ACNUR observó que se habían registrado 8.050 refugiados, principalmente en el estado de Cross River. Muchos más no han sido registrados.

Mientras tanto ACNUR, junto con la Comisión Nacional para los Refugiados, Migrantes y Desplazados Internos, continuará el registro biométrico de los recién llegados en los estados de Cross River y Benue.

"Me gustaría expresar mi agradecimiento con el Gobierno de Nigeria por el apoyo mostrado hasta ahora, Asimismo, agradecemos los esfuerzos de las autoridades estatales por brindar asistencia de socorro a los recién llegados", dijo Canhandula. Esto, agregó, es una medida crítica para muchos que llegan con las manos vacías.

Muchas de las personas refugiadas son mujeres, niños y adultos mayores, y actualmente son alojadas por locales en comunidades nigerianas cerca de la frontera con Camerún. Aquellos que han logrado cruzar la frontera hacia Nigeria han pasado por varios puntos de entrada no oficiales.

La situación podría empeorar si no se encuentra rápidamente una solución a la crisis en la región anglófona de Camerún. Al ACNUR le preocupa que a medida que continúe la crisis en Camerún y el gobierno adopte medidas de seguridad adicionales, aumente la llegada de solicitantes de asilo. El diálogo político también es necesario, ya que ayudará a poner fin a la crisis actual.

Contactos para los medios: