ACNUR amplía las oportunidades de los desplazados forzosos de acceder a la educación superior

La Agencia de la ONU para los Refugiados y el Servicio Jesuita para los Refugiados (JRS por sus siglas en inglés), a través de su socio Jesuit Commons: Higher Education at the Margins (JC:HEM), han firmado un acuerdo para mejorar las oportunidades de los refugiados y otros desplazados forzosos de acceder a la educación superior a través de cursos tanto online como presenciales.

Este acuerdo amplía el acceso a los cursos online que ya se están ofreciendo a los refugiados y a otros estudiantes desplazados en Jordania, Kenia y Malawi. El acuerdo llevará los cursos a Chad y a otros países donde operan tanto ACNUR como el Servicio Jesuita para los Refugiados. Además, ya se están llevando a cabo evaluaciones a los estudiantes en Chad.

"Asegurar el acceso a la educación es un derecho universal y una prioridad para ACNUR en todas sus operaciones. La educación es un proceso continuo. Además de la educación primaria y secundaria, ACNUR también quiere proporcionar oportunidades de educación superior a los estudiantes refugiados, pero la escasez de recursos continúa siendo una barrera para nosotros", dijo Volker Türk, Director de Protección Internacional de ACNUR, que acogió el acuerdo con satisfacción.

Ya se han matriculado cientos de desplazados en Jordania, Kenia y Malawi en estos cursos de educación superior online y en programas de la Universidad de Regis, en Denver, Colorado, así como en otros cursos de certificados que ofrecen otras universidades jesuitas. El JRS es un socio de ACNUR, además de una organización no gubernamental internacional católica que actúa en la defensa de los refugiados y otros desplazados forzosos a nivel global. JC: HEM es una iniciativa global de la Sociedad de Jesús encaminada a facilitar que aquellas personas que viven al margen de la sociedad tengan un acceso a la educación superior.

"Hemos visto cómo, tras ser desplazados de manera forzosa y vivir a menudo al margen de la sociedad, la educación les ofrece a los refugiados un enriquecimiento intelectual que les permitirá ser los líderes del mañana. En medio del conflicto y de la inestabilidad, la educación puede ser una manera de que los refugiados, ansiosos por reconstruir sus comunidades, curen sus heridas", dijo Peter Balleis, director de JRS Internacional

En el marco de esta colaboración se está valorando la posibilidad de ofrecer cursos de formación a distancia en varios idiomas. El plan es desarrollar un currículum de calidad para fortalecer las capacidades de los refugiados y de las comunidades de acogida. Los estudiantes se benefician de la formación online y de la orientación de los miembros de la facultad, elaborada a partir de instituciones jesuitas de educación superior repartidas por todo el mundo.

"Solo un pequeño porcentaje de estudiantes (refugiados) tienen, en este momento, acceso a la educación superior. Al aprovechar la tecnología, hemos acercado la universidad a los refugiados. Esperamos que este acuerdo haga que el acceso de los refugiados a la educación superior sea lo normal en el futuro, en lugar de una novedad", afirmó Mary McFarland, directora de JC:HEM Internacional.

En 2012, ACNUR introdujo una estrategia educativa de cinco años de duración destinada a aumentar el acceso a la educación superior, ampliar el número de becas universitarias y desarrollar el acceso a los programas acreditados de educación a distancia para los refugiados. Además, el acuerdo actual refuerza la colaboración de ACNUR con organizaciones religiosas o confesionales que trabajan en el sector humanitario como parte del diálogo dirigido por el Alto Comisionado para los Refugiados António Guterres sobre la fe y la protección de refugiados. Líderes religiosos y expertos en la fe se reunieron en Ginebra el pasado diciembre y hablaron de cómo los valores de las diferentes religiones del mundo apoyan la protección de los refugiados y la acción humanitaria dirigida a millones de desplazados forzosos y apátridas.