El Alto Comisionado celebra el 40 aniversario a la Convención de la Organización de la Unidad Africana sobre refugiados

Declaración del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres con ocasión del 40 aniversario de la entrada en vigor el 20 de junio de 1974 de la Convención de la OUA por la que se regulan los aspectos específicos de problemas de refugiados en África, de 1969.

"Este viernes 20 de junio, no sólo celebramos el día Mundial del Refugiado, es además el 40 aniversario de la entrada en vigor de una convención de avanzada en su momento, que ha salvado la vida de millones de personas en el continente africano. Me refiero, por supuesto a la Convención de la OUA por la que se regulan los aspectos específicos de problemas de refugiados en África".

Este esencial documento, firmado y ratificado por 45 países africanos, construyó sobre la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los refugiados. Además de ampliar la definición de refugiado para incluir a las víctimas de conflicto y violencia, promovió el concepto de la repartición de las cargas y puso un nuevo énfasis en la repatriación (ayudar a los refugiados a regresar a sus hogares).

A lo largo de sus cuatro décadas de existencia ha permitido encontrar protección en los países vecinos a millones de personas que huyeron de guerras, guerras civiles y abusos masivos de los derechos humanos en África. La Convención Africana sobre Refugiados, como se la conoce, es considerada uno de los documentos para la protección de los refugiados más generosos y flexibles.

La ampliación de la definición de refugiado y de las circunstancias objetivas que fuerzan a las personas a huir contenidas en la Convención de la OUA inspiraron en América Latina la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados de 1984, y el conjunto de estos documentos ha ayudado a fortalecer los conceptos de protección de refugiados.

A partir de 1974 la Organización de la Unidad Africana (OUA) se ha convertido en la Unión Africana (UA). Me enorgullece decir que me encontraba en Kampala el año 2009 cuando una vez más la UA innovó al adoptar la Convención de la Unión Africana para la protección y la Asistencia de los desplazados internos en África. Esta Convención de Kampala marcó un hito en la prevención y respuesta a una de las crisis humanitarias más urgentes del continente, el desplazamiento interno.

Cuatro décadas atrás cuando entró en vigor la Convención de la OUA, África estaba envuelta en guerras de independencia y en guerras provocadas por el enfrentamiento de poderes de la Guerra Fría. Hoy en día se ve afectada por violencia de otra naturaleza. Rebeldes y milicias luchan por el control de territorios y recursos – petróleo, oro, diamantes y minerales, alimentando la economía de guerra con sus ingresos.

Los países africanos han mantenido consistentemente abiertas sus fronteras a los refugiados y han comprendido – de manera pionera – el concepto de reparto de las cargas. En momentos de tantas emergencias humanitarias, la Convención de la OUA y la Convención de Kampala nos muestran la importancia de defender los derechos humanos. Y en este trascendental aniversario, constituyen un llamado al resto del mundo para que acuda en ayuda de las comunidades en África y de todos aquellos lugares que están enfrentando una carga desproporcionada acogiendo a los refugiados".