Declaración conjunta sobre la protección en el Mediterráneo a la luz de la decisión del Consejo de la UE del 23 de abril de 2015

GINEBRA, 27 de abril de 2015 (RESG de la ONU para Migración y Desarrollo, ACNUR, OACNUDH, OIM) – Dada la intensificación de los movimientos por barco y la continua e intolerable pérdida de vidas en el mar Mediterráneo, nosotros, los firmantes*, tomamos nota de la decisión asumida en la reunión extraordinaria del Consejo Europeo realizada el 23 de abril de 2015. Reconocemos el empeño específico del Consejo mediante el cual "movilizará todos los esfuerzos a su disposición para evitar que sigan produciéndose muertes en el mar y abordar las causas profundas del drama humano [...]".

La decisión del Consejo es un importante primer paso hacia la acción colectiva europea: el único enfoque que puede abordar un fenómeno de tal magnitud, complejidad y naturaleza transnacional. También ayudará a allanar el camino para la ulterior elaboración de un nuevo Programa de Migración de la UE.

Se han decidido varias medidas preliminares. Somos conscientes de que los detalles aún deben ser resueltos en consulta con múltiples partes interesadas, incluidas las instituciones que representamos, y ofrecemos nuestro total apoyo para desarrollarlos más a fondo.

La anunciada triplicación de los recursos para las Operaciones Tritón y Poseidón de Frontex es alentadora en la medida en que resulte, ahora y en el futuro previsible, en el aumento de los rescates de migrantes y refugiados en peligro en el mar. Aunque los esfuerzos de los buques mercantes son dignos de elogio y gratitud, estos no están bien equipados para rescatar a cientos de personas al mismo tiempo, y no son el sustituto del esfuerzo integral y dotado con recursos necesarios dirigido por la UE con un particular enfoque en el abordaje de las necesidades de protección de migrantes y refugiados vulnerables, en particular, niños no acompañados, sobrevivientes de violencia y aquellos con necesidades especiales.

Algunas de las medidas propuestas se enfocan en interrumpir el tráfico de migrantes y frenar los movimientos, en cooperación con terceros países. Pero las medidas para la aplicación de la ley deben ir acompañadas de esfuerzos destinados, en primer lugar, a reducir la necesidad de los migrantes y refugiados de recurrir a traficantes. La situación actual exige medidas que vayan más allá de la seguridad fronteriza.

La mayor parte de los casos de tráfico no involucra el delito de trata de personas. Es importante mantener esta distinción en las declaraciones y acciones iniciadas en respuesta a la crisis actual. Además, las personas que recurren a los traficantes y quienes son víctimas de los tratantes no son delincuentes. Esos barcos llevan seres humanos que tienen derecho a sus derechos humanos y necesitan ayuda y protección internacional. Todas las acciones deben respetar escrupulosamente el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Derecho Internacional de los Refugiados, el Derecho Internacional Humanitario, el Derecho del Mar, y garantizar un trato digno, seguro y humano a los migrantes.

Esperamos trabajar con los Estados miembros y las instituciones de la UE en la elaboración de acciones concretas que respeten los derechos de todos los migrantes y los refugiados, y en las consultas para aumentar los cupos de reasentamiento ofrecidos, los acuerdos de asistencia antes y después de la llegada, y la reubicación para aliviar la carga de los Estados que están en la frontera sur de Europa.

Los esfuerzos para impedir el tráfico serán en vano si no se adoptan medidas para abordar las excesivamente restrictivas políticas migratorias en Europa, así como los factores impulsores del conflicto, las violaciones de los derechos humanos y la privación económica en muchos de los países de origen y tránsito. Las medidas coercitivas deben cumplir las normas aplicables a los derechos humanos en las fuerzas de seguridad y la administración de justicia.

En tanto que las instituciones y los Estados Miembros de la UE trabajan en el desarrollo de la Agenda Europea de Migración, esperamos poder trabajar estrechamente con la UE y otras partes interesadas para ampliar y mejorar las medidas anunciadas, con el fin de poner en marcha un plan más integral, acorde con las normas y estándares internacionales.

En este sentido, creemos que se necesitan medidas adicionales, más allá de las ya anunciadas, para abordar los múltiples factores que impulsan a las personas a desplazarse en circunstancias tan precarias y transformar esto en una respuesta verdaderamente integral. Estas medidas pueden incluir: establecer políticas migratorias que satisfagan las necesidades reales del mercado de trabajo; aumentar la provisión de canales seguros y regulares para el ingreso, incluso haciendo que la reunificación familiar sea más accesible y más fácil; hacer que el sistema europeo común de asilo sea más cohesionado, especialmente a través de medidas de solidaridad dentro de la UE; hacer inversiones de desarrollo basadas en evidencia y mejor orientadas en los países de origen y de tránsito; revisar las medidas relativas a las prácticas comerciales y la migración laboral; detener el tráfico de armas; promocionar proactivamente la solución pacífica de conflictos; y combatir enérgicamente toda forma de racismo, intolerancia religiosa y xenofobia.

La comunidad internacional tiene la responsabilidad compartida de garantizar la protección de los migrantes y refugiados que están realizando la travesía a través del mar Mediterráneo. La magnitud, complejidad y sofisticación de la respuesta deben estar en consonancia con la magnitud y complejidad del problema. Necesitamos una respuesta verdaderamente integral que sirva como testimonio de quienes se perdieron en el mar y quienes han sobrevivido para contar la experiencia.

Todas las instituciones que representamos están interesadas en ser parte de la solución a la actual tragedia en el Mediterráneo. Estamos elaborando planes para aumentar nuestro apoyo en diversas áreas indicativas, por ejemplo a través de:

RESG de la ONU para Migración y Desarrollo

  • Diplomacia activa con los Estados de Europa, África y otros lugares para salvaguardar los derechos de todos los migrantes y promover políticas migratorias justas y equitativas que contribuyan al desarrollo sostenible.

ACNUR

  • Reforzar el apoyo operativo, según sea necesario, en el sur y el sureste de Europa, el norte de África y en el Cuerno de África

  • Apoyar las diversas propuestas ya realizadas bajo la Iniciativa para el Mar Mediterráneo Central, incluyendo: aumento de reasentamiento de refugiados, mejoramiento de la reunificación familiar y otras formas de admisión; apoyo a las medidas de solidaridad y responsabilidad compartida dentro de la UE, incluyendo la reubicación, posiblemente a través de un proyecto piloto para la llegada de sirios a Grecia e Italia; y campañas de información a lo largo de las rutas de tránsito destinadas a informar a la población sobre los riesgos de ulteriores movimientos

  • La difusión de la Guía sobre salvamento en el mar desarrollada con la Organización Marítima Internacional y la Cámara Naviera Internacional

OACNUDH

  • Difusión de los Principios y Directrices recomendados sobre los derechos humanos en las fronteras internacionales de la OACNUDH

  • Apoyar una investigación independiente sobre los recientes sucesos trágicos en el Mediterráneo

  • Proporcionar asesoramiento sobre los derechos humanos de todos los migrantes en los lugares de origen, tránsito y destino

  • Promover el cumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos en la aplicación de ley

  • Luchar contra el racismo, la intolerancia religiosa y la xenofobia en todas sus formas

OIM

  • Implementar el Proyecto de Migrantes Desaparecidos que busca documentar la pérdida de vidas

  • Cooperar e implementar esfuerzos contra la trata y el tráfico

  • Establecer un Mecanismo de Respuesta y Recursos para Migrantes a lo largo de las rutas migratorias en los países africanos subsaharianos pertinentes para identificar a las personas que necesitan ayuda, ofrecer asesoramiento, establecer mecanismos de referencia y proporcionar asistencia, incluso con el retorno voluntario de los migrantes económicos

  • Apoyar los Programas de Desarrollo Regional y de Protección de la UE

  • En respuesta al llamado específico a la OIM en la conclusión del Consejo de la UE, trabajar para el fortalecimiento institucional de los países de origen y apoyarlos en el retorno voluntario y la reintegración para garantizar que el retorno hace parte de una respuesta integral

* António Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

Zeid Ra'ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Peter Sutherland, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Migración y el Desarrollo

William L. Swing, Director General de la Organización Internacional para las Migraciones