Se necesitan $65 millones de dólares para ayudar a los refugiados congoleños acogidos en Angola

Mujeres y niños congoleños llegan a un puesto fronterizo en Chissanda, en la provincia de Lunda Norte (Angola) huyendo de los ataques efectuados por la milicia en la provincia de Kasai (República Democrática del Congo) en mayo de 2017.  © ACNUR/Pumla Rulashe

GINEBRA, Suiza, 12 de junio de 2017 (ACNUR) – La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y sus socios están tratando de recaudar $65 millones de dólares para ayudar al creciente número de refugiados que llegan a Angola desde la República Democrática del Congo. Desde el mes de abril, han llegado a la provincia de Lunda Norte, en Angola, unos 30.000 refugiados huyendo de los violentos ataques que asolan la región de Kasai.

Las tensiones intercomunitarias y los conflictos entre diferentes grupos de milicianos y las fuerzas armadas congoleñas han provocado el desplazamiento de más de 1,3 millones de personas en el interior del país. Los organismos humanitarios temen que la situación pueda desembocar en un conflicto a gran escala que afecte a un mayor número de civiles. Según las estimaciones del Gobierno y de las Naciones Unidas, el número de refugiados podría llegar hasta 50.000 y podrían llegar diariamente entre 300 y 500.

Valentin Tapsoba, Director de la Oficina del ACNUR para África, señala la necesidad urgente de garantizar asistencia vital y protección a los traumatizados refugiados.

Añade que Angola les ofrece una cálida acogida pero que los centros de recepción que acogen a los refugiados han sobrepasado su capacidad y es imposible mantener los servicios básicos sin la ayuda inmediata de los donantes.

Los refugiados que llegan expresan su temor de regresar a la República Democrática del Congo a menos que cambie la situación y sea posible un retorno seguro y digno. La mayoría de los civiles de las zonas afectadas corre el riesgo de ser objeto de violaciones graves de los derechos humanos, como por ejemplo, mutilación física, asesinatos, violencia sexual, detenciones y arrestos arbitrarios en condiciones inhumanas.

Angola, país signatario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, ha acogido históricamente a los refugiados de la República Democrática del Congo y de otros países vecinos. Antes de la reciente afluencia, Angola acogía a unos 15.600 refugiados, de los cuales más de 13.400 proceden de la República Democrática del Congo.

El ACNUR necesita $35 millones de dólares hasta finales de año para seguir prestando asistencia a los refugiados asentados en zonas remotas de Angola, pero será imposible mantener la asistencia vital si no se dispone de más fondos.

Actualmente las actividades humanitarias se financian con $10 millones de dólares del Fondo Central para Emergencias de las Naciones Unidas.

Gracias a la Voluntaria en Línea Luisa Merchán por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.