Declaración sobre la muerte de 13 ciudadanos sirios durante una tormenta en la noche, mientras intentaban ingresar a territorio libanés

Un joven refugiado sirio protegiéndose del frío en el Valle de la Bekaa, en el Líbano, en enero de 2016.  © ACNUR/Haidar Darwish

ACNUR está consternado por la muerte de 13 ciudadanos sirios – niños, mujeres y hombres – en las cercanías del puesto de frontera de Masnaa, en el este del Líbano, durante una tormenta en la noche del jueves (entre el 18 y 19 de enero), mientras intentaban ingresar a territorio libanés por una ruta utilizada por traficantes.

Las víctimas estaban intentando cruzar por un terreno difícil y accidentado, con temperaturas glaciales. Otras personas del grupo, entre ellas una mujer embarazada, fueron encontradas a tiempo y recibieron ayuda de algunos residentes de la zona, de las fuerzas armadas libanesas y de la protección civil para que llegaran a los hospitales antes de congelarse a muerte.

Estas trágicas muertes son un testimonio de la desesperación de quienes intentan alcanzar la seguridad en el Líbano y también un triste recordatorio de que la situación en Siria permanece muy complicada y hay personas que continúan asumiendo enormes riesgos al tratar de cruzar las fronteras en busca de seguridad.

ACNUR expresa sus más sentidas condolencias a las familias de las personas fallecidas. En todo el mundo, ACNUR continúa instando a los Estados a que garanticen el paso seguro y el ingreso a su territorio a las personas en necesidad de protección.

Contactos para la prensa: