Hungría: ACNUR consternado por las nuevas restricciones fronterizas y proyecto de ley sobre ONG

Jóvenes afganas observan cómo es alguien autorizado a entrar en la zona de tránsito de Röszke.  © ACNUR/Zsolt Balla

Jóvenes afganas observan cómo es alguien autorizado a en – , 16 de febrero de 2018 (ACNUR/UNHCR).- ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha expresado hoy su preocupación por las nuevas restricciones en los puntos fronterizos de Hungría que reducen aún más el acceso al territorio a solicitantes de asilo y refugiados. También ha hecho un llamamiento al Gobierno húngaro para que retire una propuesta de ley que impediría que quienes huyen de la guerra, la violencia y la persecución puedan recibir asistencia de primera necesidad y apoyo por parte de ONG y sociedad civil.

Durante las últimas semanas, ACNUR ha podido comprobar cómo las autoridades húngaras dejaban entrar al país a una media diaria de apenas dos solicitantes de asilo en las dos "zonas de tránsito" situadas en la frontera con Serbia.

Dado que los solicitantes de asilo que intentan cruzar la frontera a través de las concertinas son automáticamente devueltos, Hungría prácticamente ha cerrado sus fronteras a todos los que buscan protección internacional, siendo esto un claro incumplimiento de sus obligaciones en el marco del derecho internacional y de la UE.

ACNUR alberga también serias preocupaciones ante las tres nuevas propuestas legislativas presentadas por el gobierno húngaro al parlamento el pasado 13 de febrero. Estas propuestas se dirigen claramente a las organizaciones que apoyan la llegada o estancia de solicitantes de asilo y refugiados.

"Solicitar asilo es un derecho humano fundamental. Las personas deberían tener acceso a la protección y nadie debería ser sancionado por ayudar a aquellos que buscan asilo", afirmó Montserrat Feixas Vihé, representante regional de ACNUR para Europa Central.

Como el apoyo del Gobierno a los solicitantes de asilo ha ido disminuyendo con el paso del tiempo, el papel de las ONG es cada vez más importante.

"Las ONG cumplen un papel esencial a la hora de defender los derechos y el principio de legalidad, así como para distribuir asistencia a los refugiados y solicitantes de asilo, incluida la asistencia médica y psico-social, alojamiento, educación, empleo y ayuda legal. Las ONG complementan el trabajo de los gobiernos. Su importante labor debería ser facilitada en lugar de obstaculizada", añadió Montserrat Feixas Vihé.

En los últimos años, Hungría se ha convertido en un país cada vez más restrictivo para solicitantes de asilo y refugiados. La construcción de barreras físicas en la frontera y la inclusión de leyes y políticas restrictivas han aumentado el sufrimiento de las personas que, en ocasiones, se han visto obligadas a huir de situaciones insoportables en sus países de origen.

ACNUR llama al Gobierno húngaro, como miembro de la UE, a garantizar el acceso a su territorio para las personas en necesidad de protección internacional.

ACNUR también exhorta al parlamento húngaro a no adoptar el paquete legislativo propuesto. Es fundamental que Hungría siga demostrando su compromiso con la protección de los refugiados y solicitantes de asilo, entre otros aspectos, facilitando el papel fundamental y los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil.