Comentario - ACNUR pide acceso a las personas refugiadas en la frontera entre Argelia y Níger

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se muestra preocupado por la seguridad de personas vulnerables provenientes de Siria, Yemen y Palestina que se encontrarían bloqueadas en la frontera sur de Argelia con Níger.

ACNUR recibió información de que el grupo, compuesto por alrededor de 120 personas sirias, palestinas y yemeníes, fue detenido en el centro Tamanrasset en el sur de Argelia antes de ser llevado a un área cerca del puesto fronterizo de Guezzam el 26 de diciembre.

Algunas de las personas en este grupo son conocidas por ACNUR como refugiadas registradas que han huido del conflicto y la persecución o afirman haber intentado buscar protección internacional en Argelia.

De acuerdo con la información obtenida por ACNUR, 20 personas de este grupo continúan varadas en el desierto, a tres kilómetros del puesto fronterizo de Guezzam, donde se encuentran expuestas a las inclemencias del tiempo. Por otro lado, no se cuenta con información de las restantes 100 personas que fueron llevadas a la frontera.

ACNUR está en contacto con las autoridades argelinas por el incidente y aboga por el acceso a estas personas para evaluar sus necesidades de protección. Sin embargo, en relación a algunas informaciones publicadas por la prensa argelina que sugieren que estas personas fueron trasladadas a la frontera con el acuerdo de ACNUR, queremos clarificar que ACNUR no ha estado involucrado en modo alguno en esta situación.

Dada la urgente necesidad de brindar asistencia humanitaria a las personas bloqueadas en la frontera, ACNUR hace un llamamiento a las autoridades argelinas para acceder a estas personas, atender sus necesidades humanitarias, identificar a quienes se encuentran en necesidad de protección internacional y garantizar su seguridad.

Sin dejar de reconocer los desafíos a los que se enfrenta Argelia para dar respuesta a los movimientos mixtos, ACNUR mantiene una comunicación regular con las autoridades para abordar la situación de las personas refugiadas y solicitantes de asilo que pueden ser objeto de arrestos y expulsiones.

Argelia ha abierto sus puertas a cerca de 50.000 refugiados sirios que han buscado protección en el país y ACNUR hace un llamamiento a las autoridades para que extiendan su hospitalidad a quienes la necesitan.

Si bien la gestión de las fronteras sigue siendo una prerrogativa soberana de cada gobierno, ACNUR reitera que la seguridad de las fronteras y la protección internacional no son mutuamente excluyentes.

ACNUR subraya que cualquier persona cuya vida esté en riesgo en su país de origen debe poder acceder al territorio y buscar asilo en un país seguro y que cada solicitud de asilo debe ser estudiada individualmente.

 

Contactos para los medios: